domingo, 16 mayo 2021
21:45
, última actualización

El derecho a formar una familia

Esta controvertida técnica aún está prohibida en España aunque se permite registrar a los niños nacidos gracias a ella

14 dic 2016 / 14:02 h - Actualizado: 15 dic 2016 / 08:00 h.
"Sociedad","Demografía","Infancia","Los hijos más buscados"
  • Cada vez son más las parejas que recurren a la gestación subrogada. Actualmente no es posible hacerlo en España pero sí en otros muchos países. / Redmadre
    Cada vez son más las parejas que recurren a la gestación subrogada. Actualmente no es posible hacerlo en España pero sí en otros muchos países. / Redmadre

Hace unos días volvió a estallar en España la polémica sobre la gestación subrogada y su posible legalización tras la detención y posterior puesta en libertad con cargos de una joven gaditana y una pareja de Almería que supuestamente habría costeado hasta dos procesos de fecundación in vitro para esa mujer y «comprado» el bebé por 10.000 euros.

Pero, ¿en qué consiste exactamente la gestación subrogada? Se trata de que una mujer, de común acuerdo con una persona o pareja, acepta que se le transfiera a su útero el embrión previamente engendrado mediante fecundación in vitro por esa otra persona o pareja, con el fin de quedar embarazada de dicho embrión, gestarlo a término y parirlo en sustitución de la mencionada persona o pareja.

Esta práctica no es legal en España. Los contratos de gestación por sustitución son nulos de pleno derecho, de manera que la filiación corresponde a los padres biológicos, según el artículo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida. Sin embargo, desde 2010 sí que es posible registrar a estos niños a nombre de los padres «intencionales», si se cumplen una serie de requisitos, recogidos en una Instrucción de la Dirección General de los Registros y del Notariado. Es decir, no se puede llevar a cabo en España pero sí hacerlo en el extranjero y que los niños residan aquí con sus padres. Es más, recientemente, el Tribunal Supremo ha reconocido el derecho de los padres por gestación subrogada a cobrar bajas por maternidad.

«En España no es que haya hipocresía, hay una falta de valentía política», explica Aurora González, portavoz de la Asociación por la gestación subrogada en España (gestacionsubrogadaenespaña.es). «Es una realidad ya. Son muchas las parejas que recurren a esto y evitaría muchas situaciones fraudulentas tanto para quienes deciden tener el hijo como para las mujeres que los gestan».

Y es que existen muchas voces que ponen en duda que las mujeres que prestan su vientre lo hagan realmente de manera libre y desinteresada. La teoría dice que deben ser personas que ya han tenido descendencia previamente y que su situación económica debe ser resuelta. De hecho, hay países donde la ley obliga a que todo el proceso se haga sin contraprestación económica. Pero no en todos los sitios donde se realiza es así. Aquí insisten quienes reclaman una regulación en España, que de esta manera se controlaría más los posibles abusos al respecto. «Todo se solucionaría con una ley», asegura Pedro Fuentes, presidente de la Asociación Son Nuestros Hijos formado por familias que han completado el proceso para conseguir que se reconozcan los derechos de sus hijos.

Según la Asociación por la gestación subrogada en España, será Ciudadanos el partido que presente la iniciativa para comenzar el proceso para hacerlo legal en España en los próximos meses. «De esta manera se acabaría también con una desigualdad que se da actualmente por motivos económicos y de sexo», explica González. «Ahora mismo quienes tienen dinero pueden formar una familia pues pueden pagar todo lo que supone el proceso en el extranjero, quienes no pueden afrontarlo no son tan afortunados».

Tanto Fuentes como González coinciden en señalar que el perfil mayoritario de las personas que acuden a la gestación subrogada para formar una familia es de una pareja heterosexual, «en un 80 por ciento de los casos. Los homosexuales y los solteros son el otro 20 por ciento».

Actualmente está permitido ya sea de manera regulada o por falta de prohibición en gran cantidad de países, «en 21 de los 28 estados de la Unión Europea», destaca González. Ucrania, México, Grecia, Rusia, Reino Unido... Algunos de ellos tienen una legislación al respecto, otros alguna normativa que limita en qué casos se permite... En concreto, en Estados Unidos hay varios estados donde está regulado y es legal. «California es, sin duda, el más permisivo de todos y donde actualmente acuden la mayoría de las parejas homosexuales y personas solteras que optan por la gestación subrogada», explica Pedro Fuentes. En Ucrania, por ejemplo, se permite pero solo para parejas heterosexuales en la que alguno de los dos acredite tener un problema médico que le impida tener hijos propios.

En general, «quienes deciden recurrir a la gestación subrogada toman la decisión de dónde hacerlo en función de su economía y del tipo de familia de la que se trata», detalla Fuentes. Si se trata de parejas heterosexuales, «en los últimos años la mayoría recurre a Ucrania. Tienen una regulación medianamente buena y su precio es más asequible, entre 60.000 y 70.000 euros». Para los homosexuales y solteros, «la opción es California». El problema, que «como la sanidad estadounidense es tan cara, la cuantía del proceso se eleva a los 100.000 o 120.000 euros».

Una vez que se ha tomado la decisión, hay que acudir a una agencia en el país donde se va a realizar. «Allí se contacta con una agencia que es la que pone en contacto a los padres intencionales con las posibles gestantes, los donantes de óvulos y semen, así como con los abogados que llevarán el proceso», especifica Fuentes quien insiste en que la gestante es quien debe aceptar también realizar ese proceso. «En mi caso, ella nos conoció previamente, hablamos mucho y de hecho seguimos manteniendo el contacto pues nosotros pedimos que si en un futuro mi hijo quisiera conocerla, ella estuviera dispuesta». Normalmente, se acude varias veces al país durante el proceso, para ver cómo evoluciona todo.

Una vez la gestante da a luz comienza el proceso para que el niño sea de los padres intencionales de manera legal. «Aquí hay de todo un poco, la mayoría no tienen problemas pero hay quien se atasca en el proceso legal y pueden pasar años», detalla. Por ello, aconsejan asesorarse previamente de iniciar todo el proceso. De hecho, la gestación subrogada está tan demandada que han surgido múltiples agencias en España que asesoran y acompañan a quienes se deciden a hacerlo. «Es verdad que hay muchas agencias pero también asociaciones de familias donde resolver dudas y contar con la experiencia de quien ha pasado por esto antes», comenta.

En todo el proceso pasan unos 24 meses, pues al tiempo de embarazo se le suman los intentos previos, la búsqueda... Algo que ha supuesto un reclamo para quienes previamente se decidían a adoptar. Una decisión que Aurora González considera un error. «Si quieres darle una familia a alguien que no la tiene debes tenerlo claro y estar convencido, al igual que si lo que quieres es formar una propia. No tiene nada que ver una cosa con la otra. A la gente se le llena la boca con la adopción pero nadie debería recurrir a ella como medida desesperada porque son niños que merecen una familia y esta confusión provoca que luego se produzcan abandonos».


Edictos en El Correo de Andalucía