jueves, 06 agosto 2020
06:00
, última actualización
Coronavirus

«El importante papel de la Atención Primaria no se ve reflejado en los medios de comunicación»

Entrevista a Manuel Aljama, director del Centro de Salud «Mª Fuensanta Pérez Quirós» de Sevilla Este

28 abr 2020 / 04:33 h - Actualizado: 27 abr 2020 / 23:38 h.
"Coronavirus"
  • «El importante papel de la Atención Primaria no se ve reflejado en los medios de comunicación»

Manuel Aljama Alcántara es el director del Centro de Salud "Mª Fuensanta Pérez Quirós", situado en Sevilla Este. Médico de Familia, es experto en gestión sanitaria y máster en Urgencias, Emergencias y Catástrofes. En la actualidad, además de coordinar la atención primaria a los usuarios del centro, realiza a través de su personal médico-sanitario un seguimiento diario y reforzado a diversos centros residenciales que acogen a personas enfermas sin hogar, con discapacidad intelectual, autistas, toxicómanos, etcétera. Uno de sus esfuerzos diarios se está centrando, en estos momentos de crisis sanitaria, en no dejar desatendidos a colectivos vulnerables. Además, recalca que los centros de Atención Primaria están evitando la saturación de la urgencia hospitalaria.

P- Es poco conocido por la gente que los centros de salud del SAS, además de la atención primaria a sus pacientes, también están haciendo seguimientos diarios a los centros residenciales. ¿Cuántos están siendo controlados, por el Centro de Salud que usted dirige?

R- Desde nuestro Centro de Salud, ahora y antes de esta crisis sanitaria, atendemos a las residencias: Ballesol Azalea, ANDE Carmen Sevilla II y ATUREM. También a otros centros sociosanitarios más pequeños como las dos casas-hogar de la Fundación FAISEM, en calle Laos y en calle Flor de Salvia, las dos casas-hogar de CEAR (Comité Español de Ayuda al Refugiado), AFAR, MPDC (Movimiento por la Paz el Desarme y la Libertad) y otros cinco pisos de acogida de Cáritas. En total, 3 grandes residencias y 11 casas-hogar.

En Sevilla Este hay otro centro de salud: "Puerta Este Dr. Pedro Vallira" que atiende a otra residencia de mayores, Residencia Ferrusola. Aunque habitualmente depende del Ministerio de Trabajo y Migraciones, durante esta crisis sanitaria también han prestado atención al Centro de Acogida de Refugiados (CAR), con 105 refugiados.

P- ¿De qué tipo de pacientes estamos hablando?

R- Las residencias Ballesol y Ferrusola son grandes centros de mayores, con más de 80 plazas cada una. La residencia Carmen Sevilla II, de la Fundación ANDE, con 83 residentes actualmente, atiende a personas con discapacidad intelectual y alto nivel de dependencia. La residencia ATUREM cuenta con 40 residentes gravemente afectados por discapacidad intelectual.

Atendemos las dos casas-hogar de FAISEM (Fundación Andaluza para la Integración Social del Enfermo Mental), con 18 usuarios cada una, con personas con dependencia y discapacidad derivada de padecer trastornos mentales graves.

En las 5 casas de acogida de Cáritas, con 23 residentes, las 2 de CEAR con 15, AFAR con 7 y MPDL con 6, residen personas en riesgo de exclusión social, sin techo, refugiados, etcétera.

En total nuestro centro de salud atiende a 290 residentes, de los cuales 80 son mayores, 159 son grandes dependientes, discapacitados intelectuales o enfermos mentales y 51 son personas en riesgo de exclusión social

Por las especiales características de los residentes, las medidas de prevención, higiene, aislamiento y demás medidas encaminadas a evitar el contagio y trasmisión del virus son, evidentemente, mucho más complejas que en el resto de la población.

P- ¿Los médicos y enfermeros de su Centro de Salud tienen asignados a pacientes de estas residencias a los que luego valoran?

R- Por supuesto. Para garantizar la continuidad asistencial y optimizar la coordinación con los profesionales de los centros sociosanitarios, tenemos designado un médico para cada uno de los centros y una enfermera responsable de todas las residencias. Es decir, todos los residentes de un centro tienen un mismo médico del S.A.S. y todos los centros tienen de referente a una enfermera dedicada específicamente a las residencias. Esto ya era así antes de la crisis sanitaria por el coronavirus. Ahora lo hemos reforzado, con la presencia de otra enfermera gestora de casos y seguimiento diario por parte de la dirección y de la coordinadora de cuidados del centro de salud, con el apoyo de nuestra trabajadora social.

P- El equipo médico-sanitario del Centro de Salud de Sevilla "Mª Fuensanta Pérez Quirós" está en contacto permanente con las trabajadoras sociales y el resto de profesionales de las residencias, tanto telefónicamente como presencialmente cuando es necesario. ¿Cómo es la colaboración y el apoyo prestado por ustedes?

R-. La actitud ha sido de absoluta colaboración y compromiso por ambas partes. Antes de esta crisis, médicos y enfermera acudían y atendían a los centros sociosanitarios a demanda, cuando precisaban de su intervención. Desde que el centro de salud se hizo cargo del control de los centros sociosanitarios en el estado de alarma, la actitud de las direcciones de los centros y de sus trabajadoras, siempre ha sido de absoluta cooperación y compromiso. De un valor y entrega por parte de estas trabajadoras para sus residentes, encomiable, a pesar de las dificultades añadidas de falta de recursos materiales y a veces humanos.

Desde que se decretó que todos los centros sanitarios y sociosanitarios, pasaban a depender del Sistema Nacional de Salud, nuestra enfermera coordinadora de cuidados y yo, visitamos todos y cada uno de los centros, ofreciendo nuestro apoyo y colaboración. Desde el principio, se han implantado las medidas de aislamiento y control reflejadas en el Plan de Contingencia que la residencia elaboró siguiendo nuestras recomendaciones. Desde el centro de salud, hemos procurado ayudar en todo lo que podíamos, suministrando material, y con la presencia diaria de nuestras profesionales, que han realizado una magnífica labor. Pero nada es comparable con la dura batalla que cada una de estas trabajadoras de las residencias, enfermeras, auxiliares, limpiadoras, etc., libra diariamente contra el COVID-19, en un momento en el que la crónica negra de los medios de comunicación, pone el foco en enumerar las bajas, creando un entorno de desconfianza en las residencias y sus trabajadoras.

P- ¿Qué colectivos están siendo los más vulnerables durante esta crisis sanitaria?

R- En general las personas mayores y las que padecen otras enfermedades crónicas como diabetes, cardiopatías, enfermedades pulmonares, cáncer, inmunodeficiencias...., también los más desfavorecidos, sin hogar, sin recursos. Pero un grupo especialmente vulnerable es el de los discapacitados intelectuales y enfermos mentales, en los que las indicaciones de higiene, aislamiento, mascarillas, etcétera son mucho más difícil de lograr.

P- ¿Ha habido casos positivos por el COVID-19 en estos centros residenciales?

R- Sí, y, a pesar que desde muy pronto hemos tenido casos, sólo 4 residentes han precisado ingreso, 3 ya están de alta y actualmente, todos los residentes, están asintomáticos y, a fecha de hoy, no hemos sufrido ninguna pérdida irreparable. También hemos tenido 3 positivos en las trabajadoras.

P- Tengo entendido que los médicos y demás personal sanitario que trabaja en el centro que usted dirige, están muy implicados con estos colectivos, a los cuales no se abandona, sino todo lo contrario.

R- Así es. Tengo la enorme suerte de contar con unos excepcionales profesionales, que trabajan y se implican mucho más de lo exigible. En Semana Santa, y ante la preocupación por la acumulación de días festivos, con los centros de salud cerrados, la inmensa mayoría de profesionales se brindaron desinteresadamente a mantener la actividad que fuera necesaria.

Si bien desde los Servicios Centrales del SAS se autorizó mantener la actividad necesaria en los distritos el Jueves y Viernes Santo, para el seguimiento de los pacientes, con el reconocimiento del abono de la jornada y compensación de días libres, en el Distrito Sanitario Sevilla se decidió reforzar solamente los puntos de urgencias de atención primaria, y las residencias más afectadas, y no se nos permitió abrir los centros. A diferencia del resto de distritos de la provincia.

Pero la actitud del conjunto de los profesionales, de manera altruista, los ha llevado a teletrabajar desde sus casas en el seguimiento de pacientes, con especial dedicación en todas las residencias desde el jueves hasta el domingo, sin compensación alguna.

P- Por tanto, ¿la labor asistencial y organizativa prestada a estos centros está siendo de gran importancia en esta coyuntura?

R- Sin duda. Los planes de contingencias implantados y desarrollados por iniciativa de los centros de Atención Primaria para la protección de los profesionales y su población asignada, han consistido en el desarrollo de iniciativas que han conseguido mejorar la accesibilidad de la población en general, evitando riesgos de infección, la saturación de la urgencia hospitalaria, y dirigiendo adecuadamente el recurso necesario para cada paciente que nos consulta. Además, contemplando como objetivo prioritario, el seguimiento de las residencias y demás centros pacientes en seguimiento que no han necesitado, afortunadamente, servicios hospitalarios y por tanto no están figurando en las estadísticas actuales.

Todas las estimaciones que hasta ahora se realizan, indican que la mayor parte de la población afectada, está en la parte sumergida del iceberg, pacientes asintomáticos y leves, que es la parte que corresponde a la Atención Primaria. Gracias a la capacidad de contención y resolución de los equipos de Atención Primaria, sin desatender a los pacientes crónicos o con otras enfermedades que forman parte de nuestra actividad y compromiso diario sociosanitarios. El importante papel de la Atención Primaria no se ha visto reflejado en los medios de comunicación, oscurecido por la abundantísima información sobre servicios hospitalarios, especialmente los de Urgencias y UCIs.

«El importante papel de la Atención Primaria no se ve reflejado en los medios de comunicación»

P- ¿Los profesionales de su centro de salud están teniendo la protección adecuada?

R- Aún no contamos con toda la protección que nos gustaría, pero está siendo muy complicado para todo el mundo. Al principio no contábamos más que con mascarillas quirúrgicas, 12 mascarillas FFP2 y 3 EPIs (mascarilla FFP2, gafas y bata) para un centro de 70 profesionales. Nos están llegando con “cuenta gotas”.

Hemos tenido donaciones de particulares, de pantallas protectoras faciales. Tenemos batas, pero no son impermeables, y usamos gorros de ducha, de plástico, como protección en la cabeza.

La mejor protección es el cumplimiento estricto de los procedimientos. Circuitos diferenciados para pacientes sospechosos, toma de decisiones en base a interrogatorio y exploraciones mínimas: anamnesis, temperatura, pulsioximetría y frecuencia cardiaca. Extremar precauciones y uso de EPIs en caso de tener que realizar cualquier otra técnica o exploración, y sobre todo mucha higiene y limpieza.

P- ¿En patología respiratoria es especialmente necesario ir protegido?

R- Sí, pero siempre ha debido ser así, también en otros casos como gripe, tuberculosis, etcétera. Las medidas de protección serán diferentes, dependiendo de qué tipo de patología respiratoria. En el caso del COVID-19, además de aislamiento respiratorio, precisa protección de contacto. De ahí la importancia del lavado de manos, desinfección, batas, etc. Ahora somos más conscientes de la importancia, por la gravedad de esta pandemia. Esta crisis sanitaria va a cambiar nuestra forma de comportarnos. Estamos aprendiendo a estornudar, a toser, a respetar los espacios entre personas, a tener una higiene de manos adecuada, a protegernos convenientemente. Profesionales y ciudadanos estamos aprendiendo que se puede estar más de un mes sin ir al centro de salud, y que muchas cosas las podemos resolver telefónica o telemáticamente.

P- ¿Sevilla Este es donde menos afectados por el COVID-19 hay?

R- Pues la verdad es que no lo sé. La información no nos llega desagregada por barrios. Circulan muchos chistes sobre Sevilla-Este o “Córdoba-Sur”. Hay quien dice que “como está tan lejos, el bicho tarda más en llegar”. En nuestra población, las cosas van bien por ahora y creo que estamos conteniendo bien la epidemia. Nosotros, al igual que otros centros, nos organizamos muy pronto, con un Plan de Contingencia, que se ha ido mejorando con las aportaciones de otros colegas, basados en la propia experiencia de cada uno. Pero es cierto que esto no ha sido así en todos y cada uno de los centros, lo que podría explicar la diferente situación de colapso y saturación en algunas zonas.

P- Por último, este Centro de Salud es un referente en la realización de mamografías dentro del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama. ¿Está suspendida actualmente esta prestación sanitaria o sigue haciéndose a las mujeres usuarias de Sevilla?

R- No, no está suspendida. Es cierto que se recomienda no salir de casa y no acudir a centros sanitarios, si no se trata de un caso urgente. Pero si una mujer acude a su cita, será atendida en la entrada del centro de salud y, si no tiene síntomas de infección o patología respiratoria, será acompañada a la sala de mamografías donde, con las debidas precauciones, se le realizará la prueba.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016