lunes, 17 mayo 2021
14:56
, última actualización

El martes 13 pierde fuelle con la pandemia

La combinación de este día de la semana con esta jornada del mes ha dado para una superstición histórica que ni el ilustrado Feijóo pudo combatir, aunque el COVID-19 parece difuminarla ahora

Álvaro Romero @aromerobernal1 /
13 abr 2021 / 16:59 h - Actualizado: 13 abr 2021 / 17:04 h.
$hmKeywords_Schema
  • El martes 13 pierde fuelle con la pandemia

Que el nombre de un día cualquiera como martes proceda del dios romano de la guerra, Marte, y que un martes, concretamente el 29 de mayo de 1453, cayera nada menos que Constantinopla en manos de los turcos, con lo que se ponía fin definitivo al glorioso Imperio Romano, hizo mucho para considerarlo de auténtica mala suerte. El mismísimo papa envió una flotilla de ayuda a la ciudad sitiada, pero Constantinopla cayó antes de que llegara el auxilio. Cuando los tardíos salvadores se cruzaron con barcos de refugiados que huían de Constantinopla, les preguntaron qué día había caído la ciudad, y contestaron que el martes, y aquella respuesta inauguró una especie de mito maléfico que pronto se asoció, además, al número de mal augurio 13. Las razones son antiguos y muy diversas. En la Última Cena, por ejemplo, Jesús y sus doce apóstoles sumaban esa cifra, pero se consideraba que era Judas, el traidor, el que hacía el número 13. La Cábala enumera, por otra parte, 13 espíritus malignos; y el Apocalipsis, el último libro de la Biblia reserva su capítulo 13 para hablar del Anticristo. No es de extrañar que en España se consolidara aquel refrán que decía “En martes 13 ni te cases ni te embarque sin de tu casa te apartes”.

El caso es que ha costado muchísimo desterrar las supersticiones, y esta mucho más. Uno de los ilustrados más célebres de nuestro país, el benedictino gallego Benito Jerónimo Feijoo combatió esta superstición en su libro Cartas eruditas y curiosas, pero el hombre consiguió más bien poco, porque hasta el conocido refrán tuvo siguió teniendo más influencia. Hasta los aviones suelen eliminar la fila 13 en la supersticiosa convicción de que nadie en su sano juicio compraría un billete para esa fila.

Sin embargo, como hay gente para todo, ha abundado en los últimos tiempos gente que se ha tomado la superstición al revés, y considera el día de hoy de buena suerte. Tanto es así que mucha gente apuesta por el 13 en los juegos de azar. Ahora con la pandemia, cuando llevamos casi 400 días de mala suerte generalizada, con casi 60 martes y tantos 13 días 13, el maleficio parece haberse relativizado.


Edictos en El Correo de Andalucía