«El Padre Pío es un meteorito del Medievo en pleno siglo XXI»

Entrevista a José María Zavala, periodista, escritor y uno de las mayores expertos del santo capuchino

23 sep 2021 / 04:44 h - Actualizado: 22 sep 2021 / 16:47 h.
$hmKeywords_Schema
  • «El Padre Pío es un meteorito del Medievo en pleno siglo XXI»

Con motivo de la festividad del Padre Pío, día 23 de septiembre, entrevistamos a uno de los mayores divulgadores del gran santo capuchino del siglo XX, José María Zavala. Este periodista madrileño viajó al santuario de San Giovanni Rotondo -donde vivió este gigante de la santidad casi toda su vida-, para investigar el complejo universo de Franceso Forgione, su nombre de seglar, y escribir varios libros del santo italiano. En su vida personal y profesional hay un antes y un después desde su conversión por intercesión de San Pío de Pietrelcina, de quien es hijo espiritual.

P- Ha comentado que Dios, que no quiere nuestro sufrimiento, nos ha dado a un gigante como el Padre Pío para ayudarnos a salir de situaciones muy dolorosas. ¿Es verdad que el santo capuchino cambia la vida de las personas que se acercan a él?

R- El Padre Pío es un meteorito del Medievo en pleno siglo veintiuno. Cuando irrumpe en tu vida, como lo hizo en la mía en 2008, te puedes preparar... ¡para bien! Es un gran santo para los tiempos de hoy, que está haciendo posible centenares de conversiones y curaciones por su intercesión. ¡Y cuántas más habrá que yo no sepa!

P- Es usted un gran divulgador de la vida y milagros de San Pío de Pietrelcina, a través de sus libros (Padre Pío. Los milagros desconocidos del santo de los estigmas, Padre Pío y El santo. La revolución del Padre Pío) y películas (Renacidos y El misterio del Padre Pío) o impartiendo conferencias. Recogen testimonios e historias de fe y conversión. ¿Por qué decidió investigar sobre el santo italiano?

R- Porque es el santo que cambió mi vida. Jamás había oído hablar de él hasta que unos amigos me lo dieron a conocer. Y desde ese momento hubo un antes y un después. Llevaba 15 años sin pisar un confesonario y por fin hinqué las rodillas en él para pedirle perdón a Jesús por tantas ofensas.

«El Padre Pío es un meteorito del Medievo en pleno siglo XXI»

P- Se le conoce mundialmente por el santo de los estigmas, ya que durante 50 años llevó en su cuerpo llagas abiertas y sangrantes. Recibió el don de la estigmatización en 1918, dentro del Convento de San Giovanni Rotondo (Italia), donde residió hasta su muerte. Sus manos, pies y costado estaban traspasados y chorreaban sangre. Había sido obra del propio Jesucristo. Siguiendo las enseñanzas del Padre Pío, ¿cuánto más sufrimiento hay más fruto hay?

R- Es una ecuación que no falla. Cumplir la voluntad de Dios es muy difícil y sólo con su gracia se puede conseguir después de tropezar y morder el polvo una y mil veces. Lo importante es no desalentarse y seguir adelante con la frecuencia de sacramentos, empezando por la Penitencia y siguiendo por la Eucaristía.

P- El Padre Pío sufrió mucho por las llagas que tenía en su cuerpo, pero sobre todo porque lo masacraron algunos hombres de la Iglesia con calumnias y difamaciones. En su magnífica película documental El misterio del Padre Pío, estrenada el 23 de noviembre de 2018, muestra usted de manera rigurosa esta implacable persecución. ¿Por qué este complot a uno de los más grandes santos de la Historia?

R- Todos los grandes santos, sin excepción, han sufrido persecuciones por parte de los que estaban en su mismo barco, como el Padre Pío, que es la persecución más dolorosa de todas. Jesús, salvando las distancias, se vio abandonado por sus discípulos en el Huerto de los Olivos y no digamos ya las tremendas calumnias que tuvo que soportar en silencio por personas que se consideraban «justas».

P- El santo italiano tuvo una vida sumergida en el padecimiento, pero gozaba mucho con cada alma que salvaba. En el convento capuchino de San Giovanni dedicó medio siglo casi exclusivamente a confesar a decenas de miles de personas que acudían a verle atraídas por su fama de santidad y sus milagros. ¿La confesión era y sigue siendo algo fundamental para Padre Pío?

R- La Santa Misa era el centro de su vida interior y la confesión frecuente, el requisito imprescindible para recibir a Jesús en la Sagrada Forma. Porque el Padre Pío, además de confesar a más de 500.000 personas a lo largo de su vida, también se confesaba él.

P- Sor Consolata, una religiosa muy cercana al santo, decía que la Virgen asistía a las misas del Padre Pío. ¿Puede contarnos más sobre este hecho?

R- La Virgen, en efecto, asistía a las Misas del Padre Pío, rodeada de una legión de ángeles. Y no sólo ella: también San Francisco de Asís. Durante la consagración, el Padre Pío era coronado de espinas. Y esto no son metáforas, sino certezas de almas elevadas, como la de Sor Consolata, que lo vieron todo.

P- El 25 de abril de 1959 el santo enfermó gravemente, pero se curó el 6 de agosto con ocasión de la visita de la Virgen de Fátima. Con motivo del primer centenario de las apariciones marianas en Portugal, usted escribió un libro muy interesante sobre este tema, titulado El secreto mejor guardado de Fátima: Una investigación 100 años después (2017). ¿La Iglesia ha revelado públicamente todos los mensajes que la Virgen comunicó a los tres pastorcitos?

R- Es una pregunta complicada para responderla en tan poco espacio. Me viene ahora a la memoria la frase que pronunció Javier Sierra, tras leer el libro: «Creía saberlo todo sobre Fátima, pero Zavala me ha convencido de lo contrario»...

P- ¿Padre Pío es un gran intercesor?

R- Por supuesto. Diría más: es un gran intercesor en especial para hoy.

P- Como periodista de investigación que es, ha escrito libros de contenido histórico como El secreto del Rey, Infantas, Las últimas horas de José Antonio, El patrimonio de los Borbones, La pasión de Pilar Primo de Rivera o Isabel íntima. La reina más célebre de la historia de España, entre otros muchos. Es usted un escritor muy prolífico, con un estilo riguroso y ameno. ¿Tiene inspiración divina?; o, dicho de otra manera, ¿saca sus fuerzas del Señor?

R- El Señor me ha concedido el don de la escritura y lo que yo hago ahora es ponerlo a su servicio y al de las almas. Mientras escribo un libro de espiritualidad me encomiendo siempre al Espíritu Santo para que haga mucho bien.

«El Padre Pío es un meteorito del Medievo en pleno siglo XXI»

P- En los últimos años su trabajo se centra más en escribir libros y dirigir películas de temática religiosa, que no beata. ¿Cómo se produjo este cambio? Creo que el Padre Pío ha tenido mucho que ver porque su conversión fue el 5 de agosto de 2009.

R- Esa fecha marca un antes y un después en mi vida. Retorno a Dios y, en coherencia, me pongo a su servicio para salvar almas.

P- Sus últimos libros se han convertido en éxitos comerciales, el último se titula Medjugorje. El misterio de rodea a uno de los fenómenos más sorprendentes del catolicismo (2021), donde ha viajado a esta remota aldea de Bosnia-Herzegovina para documentarse y contarnos estas apariciones marianas. ¿La Iglesia no las ha aprobado todavía?

R- La llamada Comisión Ruini, constituida en su día a instancias de Benedicto XVI, ha dado su visto bueno a las siete primeras apariciones. La Iglesia tampoco puede pronunciarse del todo mientras los fenómenos sigan produciéndose. Además, la Iglesia permite las peregrinaciones a Medjugorje con las parroquias, cuando antes sólo podían ser a título particular, así como la presencia allí de multitud de sacerdotes que no paran de confesar.

P- ¿Cuáles son sus próximos proyectos? ¿Ha pensado en escribir sobre las apariciones marianas de Garabandal, en Cantabria?

R- Me han pedido en infinidad de ocasiones que escriba un libro sobre Garabandal y, si Dios quiere, algún día lo haré. Ahora mismo estoy en pleno rodaje de mi próxima película sobre Carlo Acutis, titulada «El cielo no puede esperar», con un mensaje muy actual dirigido especialmente a los jóvenes de 15 a 25 años. Este joven, beatificado en 2020 por el Papa Francisco, constituye un ejemplo de amor a Jesús y a la Eucaristía.

P- ¿Todo el mal que hagamos lo pagamos con creces, tanto en la tierra como en el cielo?

R- No le quepa a usted la menor duda.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla