lunes, 17 mayo 2021
09:48
, última actualización

El plan de contingencia de la empresa Pagés prevé contar con 5.597 localidades de la Maestranza

La delegación del Gobierno andaluz, que recibió el pasado miércoles el documento, valorará este martes todos los parámetros antes de dar una respuesta definitiva a Ramón Valencia

12 abr 2021 / 20:24 h - Actualizado: 12 abr 2021 / 20:28 h.
"Real Maestranza","Policía Local","Seguridad"
  • El plan de contingencia de la empresa Pagés prevé contar con 5.597 localidades de la Maestranza

La delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla se encuentra valorando el plan de contingencia sanitaria presentado el pasado miércoles por la empresa Pagés en el que, entre otras medidas, se condiciona la reapertura de la plaza de toros de la Real Maestranza a poder contar con la mitad de su aforo. En dicho plan, filtrado por la revista digital ‘Eurotoro’, se alude a la “inviabilidad de cumplir con los abonados que tenemos en la actualidad” para justificar ese porcentaje del 50% del aforo cuestionando las medidas actualmente en vigor que fijan una separación mínima de metro y medio de espectador a espectador lo que, en el caso del coso sevillano, implicaría reducir su aforo a 1.362 localidades.

Con el aforo del 12,5% indicado sólo podríamos satisfacer como máximo al 50% de nuestros abonados actuales, dejando sin localidad al otro 50% restante lo que sin duda es un problema para nosotros al no poder atender a aquellas personas que cada año renuevan su localidad para la temporada taurina en Sevilla” señala el plan de Pagés que, previsiblemente, será valorado in situ este mismo martes apurando el plazo de una semana fijado por la Junta. En el informe, entre otras cuestiones, se detallan las medidas concretas orquestadas para minimizar el riesgo de contagio como la eliminación de propaganda en papel, la supresión de cuatro de las ocho taquillas disponibles o la ampliación del horario de apertura de las puertas de entrada a la plaza, adelantado a dos horas antes del comienzo del espectáculo “para evitar aglomeraciones y que el acceso sea escalonado y fluido”.

Test de antígenos

De la misma forma se pretende que la salida del público –al que se le habría tomado la temperatura a la entrada- se realice de forma escalonada y por zonas. Pero seguramente la medida más llamativa es el control de acceso de los espectadores mediante un documento acreditativo de test de antígeno negativo realizado con un máximo de 72 horas antes del festejo a los espectadores que acudan a la plaza que podrá ser facilitado por parte de la empresa en zonas aledañas.

Pagés, en cualquier caso, muestra una atención especial a las posibles aglomeraciones que se puedan montar a la entrada y la salida del coso. Para ello, incide el plan, “se ha contratado personal legitimado para el control de accesos, vigilantes de seguridad y se va a solicitar el apoyo a la Policía Local para facilitar y hacer cumplir las medidas establecidas”. Al refuerzo de las medidas higiénicas en los servicios de la plaza se suman otros acuerdos llamativos como la eliminación del habitual ambigú, la prohibición de fumar o vapear en la plaza o la supresión de la venta de almohadillas y el reparto del habitual programa de mano. La empresa, además, repartirá mascarillas FFP2 antes del comienzo del espectáculo obligando a su uso.

Los toreros y sus cuadrillas tampoco se escapan de cumplir estos protocolos y serán sometidos a la toma de temperatura a la llegada a la plaza. De la misma forma, están obligados a mantener la distancia de seguridad cuando se encuentren en el callejón y a usar mascarillas mientras no estén de turno. Hay otros detalles, en casi un centenar de páginas, que dan fe del detallismo de las medidas como la hipotética atención a un torero herido o lesionado en la enfermería que sólo podrá ser acompañado en su interior “por el mozo de espadas”. Hay que recalcar que el plan prevé acondicionar en torno al 50% del aforo total de la plaza disponiendo un asiento sí y otro no, tanto en sentido horizontal como vertical. Para ello ya se han adherido unos vinilos que marcarían los asientos que no se pueden ocupar. Sería un total de 5.597 localidades, algo menos de las 11.194 que ahora mismo afora el recinto. Mientras tanto, continúa la venta presencial de localidades sueltas con la vista puesta en el hipotético estreno de la temporada, marcado el próximo 18 de abril con un cartel de campanillas en el que brillan los nombres de Morante, Roca y Aguado. Si la Junta no determina lo contrario.


Edictos en El Correo de Andalucía