viernes, 20 septiembre 2019
17:25
, última actualización

«Hay que quitar los árboles enfermizos de Adriano»

Es todo un referente del movimiento asociativo y el líder vecinal más longevo de Sevilla. Lo mismo repinta pasos de peatones que corta el tráfico. Cuentan que tiene la Medalla de Sevilla en papel

Manuel J. Fernández M_J_Fernandez /
20 nov 2016 / 21:15 h - Actualizado: 21 nov 2016 / 07:00 h.
  • El representante vecinal del Arenal, Antonio Fernández, con la sentencia del TSJA de la botellona. / El Correo TV
    El representante vecinal del Arenal, Antonio Fernández, con la sentencia del TSJA de la botellona. / El Correo TV

TAGS:

Antonio Fernández (presidente) y Manolo Contreras (secretario) llevan tantos años en la asociación que incluso se permiten regañar sobre dónde han quedado para la entrevista con el periodista. «Antonio, ¿dónde estás?... ¿dónde? Habíamos dicho que en tu despacho para que no andaras tanto». Y tras un paseíllo a la manzana, Antonio aparece apoyado en su bastón y, con mascota y gafas de sol, se detiene ante el paso de peatones de Antonia Díaz. Señala que ahí fue atropellado hace unos años y desde entonces «las piernas van lentas».

—¿Cuál es la fórmula para mantenerse tantos años al pie del cañón?

—No dejar de aprender y estar siempre escuchando a todos. Me fallan las piernas pero mientras tenga la cabeza bien... Aquí vamos a seguir dando caña.

—El Arenal lideró la cruzada vecinal contra la botellona e hizo historia al obtener el respaldo de los tribunales en 2002...

—Cuando se hacen bien las cosas... Los vecinos hicimos valer nuestros derechos ante la impunidad del gobierno local de entonces.

—Sin embargo, el fenómeno ha resurgido...

—Hubo un tiempo que estuvo muy bien, que se controló la cosa. Pero últimamente se está formando una plazoleta de botellona en General Castaños.

—¿Qué propone?

—Que se hagan cumplir las normas y las leyes, que están para cumplirlas.

—¿Qué dice el delegado del distrito, que además es responsable de la Seguridad?

—Lo primero que tengo que decir es que Juan Carlos Cabrera es una persona atenta, acogedora y que muestra mucho interés en solucionar los problemas, hasta donde puede. A él se le ha expuesto recientemente este repunte de la botellona y el problema del ruido que genera la movida nocturna en todo el barrio.

—¿Qué otras reivindicaciones le ha planteado?

—En la Expo hubo que levantar el acerado por necesidad. Se tapó provisionalmente con hormigón y así lleva desde 1992. El año pasado conseguimos que el Ayuntamiento arreglara de la esquina de Antonia Díaz a la plazoleta. Falta por sustituir la otra mitad de los números impares.

—¿Qué peticiones hay en materia de limpieza?

—Hay una cantidad de árboles que está en malas condiciones. Son árboles viejos, que son enfermizos. Mi hijo no se puede acercar a ellos en floración por el asma que le provoca. Hay que quitar estos árboles grandotes, que son peligrosos. Una vez le cayó una rama al coche del hijo de Manuel Chaves. Queremos que se pongan naranjos. También hay todavía alcorques vacíos.

—La sede de Lipasam en Antonia Díaz es ahora de Parques y Jardines...

—Sí, ya que la hemos perdido como centro social, que al menos sirva su cercanía para que vean la dificultad que tienen estos árboles... aunque a veces se tienen las cosas muy cerca y no se ven.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016