Heliópolis estalla contra la «botellona de récord» antes del derbi Betis-Sevilla

«Heliópolis ha amanecido convertido en Hendiópolis» afirman los vecinos del barrio aludiendo a la basura y «ríos de orines» como consecuencia de la concentración de aficionados

07 nov 2022 / 10:12 h - Actualizado: 07 nov 2022 / 14:35 h.
"Ayuntamiento de Sevilla","Lipasam","Estadio Benito Villamarín","Botellón"
  • Vehículos de Lipasam limpian la zona en la mañana de este lunes.
    Vehículos de Lipasam limpian la zona en la mañana de este lunes.

El presidente de la Asociación Parque Vivo del Guadaíra, Antonio Fajardo, ha estallado este lunes contra la «botellona de récord en el peor sentido de la palabra», de cerca de cinco horas de duración, que se ha vivido en el entorno del Parque del Guadaíra con motivo del derbi Betis-Sevilla de este pasado domingo 6 de noviembre. «Heliópolis ha amanecido convertido en 'Hendiópolis», ha lamentado, aludiendo así a la basura y a los «ríos de orines» como consecuencia de la concentración de aficionados.

En declaraciones a Europa Press, Fajardo ha relatado la «tarde-noche de sobresaltos» que han sufrido los vecinos de la zona desde las 15,00 horas, momento a partir del cual empezaron a concentrarse en las inmediaciones del estadio Benito Villamarín «miles de personas» a beber y a usar material pirotécnico «como nunca» y con «el riesgo que ello acarrea» en una zona con escasa luz. Desde que las botellonas pre derbi se trasladaron hace un año al Parque del Guadaíra, «nunca habíamos visto una cosa igual. Ha sido una botellona récord por la duración, por la gente, por los daños y por la extensión», ya que, afirma el presidente de Parque Vivo del Guadaíra, la concentración de personas ha llegado hasta la zona de los juegos infantiles, que ha amanecido este lunes rodeada de botellas y restos de plástico.

Desde primeras horas de la mañana, operarios de Lipasam se afanan en recoger los restos de basura, ha explicado Antonio Fajardo, que llama la atención también sobre el aparcamiento de decenas de coches en cualquier sitio del barrio, incluido esta vez dentro del propio parque. El presidente de la Asociación Parque Vivo del Guadaíra ha lamentado que «no vimos presencial policial» en la zona de la botellona. Sobre este particular, la Subdelegación del Gobierno desplegó un operativo de seguridad compuesto por más de 800 efectivos.

«La solución es compleja pero la hay«, ha sostenido Fajardo, apuntando a la «ley seca» aprobada por el Ayuntamiento de Sevilla con motivo de la Semana Santa y que consiste en la prohibición de vender bebidas alcohólicas durante unas horas coincidiendo con el paso de las cofradías por un conjunto de calles del Casco Histórico. Igualmente, ha recordado que la Ley del Deporte «impide que se entre en un estadio de fútbol bajo los efectos del alcohol», por lo que si hubiera controles a las puertas del campo esto «persuadiría» de hacer botellonas antes. Por último, ha apuntado a las horas del derbi. «Si el partido es a las cuatro, no se producen estas concentraciones», ha asegurado.

Sobre estas botellonas, la Fiscalía de Medio Ambiente ha archivado recientemente la denunciada presentada en el mes de marzo por las asociaciones de vecinos Parque Vivo del Guadaíra, Bermejales Activa y Foro de Heliópolis contra el Ayuntamiento de Sevilla por las botellonas que se celebran los días de partido del Real Betis Balompié. En el escrito emitido con fecha 20 de, la fiscal de Medio Ambiente, Dolores Rodríguez, archiva la denuncia por «delito medioambiental por abandono de residuos» --botellas de vidrio, sobre todo-- argumentando que «de la sola lectura de la denuncia y de la documentación se infiere que estamos ante una cuestión que ha de ser resuelta en el ámbito administrativo y no penal, sin perjuicio de las acciones civiles que puedan asistir a los perjudicados por las lesiones».

Los vecinos relataban en su escrito de denuncia que, aunque Lipasam recoge los residuos una vez terminan los partidos, «quedan restos que estaban provocando lesiones y heridas por caídas fortuitas de menores», apuntándose, en palabras de la fiscal, «sospechas sin ningún sustento de que por parte de la Administración y del club de fútbol se hubiera desviado intencionadamente esta actividad al Parque Guadaíra y, en todo caso, apuntando a una dejación de funciones por parte de la Administración al consentir dicha actividad».

«No se deduce del relato que se hace la existencia de un daño sustancial al entorno medioambiental, el cual, por otro lado, solo se podría atribuir a una colectividad indeterminada de personas o riesgo alguno de daño», sentencia por último la Fiscalía. Ante este escrito, la Asociación Parque Vivo del Guadaíra ha advertido de que «la fiscal no cita en su Decreto que se haya realizado prueba pericial alguna, o que se haya solicitado informe al Ayuntamiento o a la Subdelegación del Gobierno» por lo que considera que «no ha fundamentado suficientemente el archivo de la investigación requerida, por lo que el Decreto no puede calificarse como tal investigación sino que ha estado sometido al criterio subjetivo de la fiscal».


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos