martes, 27 octubre 2020
10:09
, última actualización

La brecha digital de género se ha reducido en España

El estudio ‘Mujeres y digitalización: de las brechas digitales a los algoritmos’ muestra que las mujeres siguen manteniendo una posición desfavorable en competencias digitales y usos de Internet

Verónica Ojeda verojeper /
14 jul 2020 / 12:50 h - Actualizado: 14 jul 2020 / 12:55 h.
"Empresas","Producción","Comunicación","Infraestructuras","Empleo","Empleo","Formación","Barcelona","Inglés","Distribución","Videojuegos","Telecomunicaciones","Transparencia","Diseño","Juego"
  • La brecha digital de género se ha reducido en España

«Mujeres y digitalización: de las brechas digitales a los algoritmos» es el nuevo estudio que ha publicado el Instituto de la Mujer, en colaboración con el Observatorio de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (ONTSI), de Red.es. Este estudio analiza las tres brechas digitales de género, relativas al desigual acceso a las infraestructuras y herramientas digitales; el nivel de competencias digitales y de usos de Internet, que coloca a las mujeres en una posición desfavorable respecto a las oportunidades que ofrecen para el empleo las nuevas herramientas digitales, y la tendencia a colocar a los hombres en el centro de los espacios de participación sociopolítica digital.

La brecha digital se reduce en España

El estudio refleja que entendiendo la primera brecha digital de género como «la diferencia existente entre hombres y mujeres respecto a haber usado algún dispositivo tecnológico para conectarse a Internet», hay que destacar que se ha reducido progresivamente en España, pasando de 8,1 a 1 punto. Aunque según manifiestan, las mujeres mantienen una posición desfavorable en competencias digitales y usos de internet. No obstante, es importante visibilizar que el aumento del uso de internet por parte de las mujeres es un hecho muy relevante porque «nos habla de las presencias de las mujeres en las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación específicamente) y de que hoy ya no cumplen con el estereotipo que las situaba en contraposición a la tecnología». De hecho, el estudio explica que «la brecha digital de género desaparecerá por sí misma a medida que se produzca el relevo generacional».

Porcentaje bajo de mujeres investigadoras en las TIC

En cuanto a las competencias avanzadas, como programación, la brecha en España es de 6,8 puntos, siendo la media de la UE de 8 puntos. Este dato está relacionado con el porcentaje más bajo de mujeres investigadoras en el sector de servicios TIC, ya que se reduce al 23,4 por ciento, y también con los estereotipos de género.

Respecto al porcentaje de graduados/as en STEM (del inglés Science, Technologies, Engineering and Mathematics), España se sitúa en la posición 12 dentro de la UE, con una diferencia entre sexos de 17 puntos. «De todos los datos incluidos en el indicador de desarrollo digital de la mujer, el relacionado con el porcentaje de graduados en STEM es el que presenta mayor distancia entre hombres y mujeres», detalla el estudio.

Solo un 6 por ciento de mujeres editoras en Wikipedia

La brecha simbólica («tendencia a colocar a los hombres en el centro de los espacios de participación sociopolítica digital») destaca datos como que solo un 6 por ciento de quienes han realizado más de 500 ediciones en Wikipedia son mujeres. Por eso, el movimiento ciberfeminista señala la necesidad de realizar todos los esfuerzos necesarios para que «las mujeres participen más activamente en la creación de contenidos digitales vinculados a la producción de conocimiento».

Digitalización y empleo

El estudio también analiza las transformaciones de la digitalización en el mercado de trabajo: creación y destrucción de empleos e identificación de las competencias profesionales asociadas a dicha digitalización.

En los empleos TIC, el estudio identifica uno de los principales retos de género en cuanto a la segregación horizontal. Solo un 2 por ciento de las mujeres ocupadas lo están en el sector TIC, frente al 5,7 por ciento de los hombres empleados. «Esta escasa presencia de mujeres se está identificando como una de las principales barreras para conseguir que Europa llegue a alcanzar los objetivos de digitalización».

Solo un 8 por ciento de las mujeres ocupan puestos especializados

El estudio Barcelona Digital Talent (2019) muestra que solo un 8 por ciento de las mujeres ocupan puestos técnicos y especializados y que solo representan el 22 por ciento del total de candidaturas presentadas a las ofertas de trabajo ligadas al sector digital. Es decir, en 2018 solo 2 de cada 10 profesionales digitales que se ofrecían en este mercado de trabajo fueron mujeres.

Otro aspecto que destacar es la considerable brecha salarial de género que hay en el sector TIC, ya que los hombres cobran un 8,9 por ciento más que las mujeres en su misma posición. Igualmente, este estudio muestra que hay muy pocas mujeres liderando equipos y ocupando puestos de alta dirección en este ámbito. De hecho, en cuanto a iniciativa empresarial, apenas alcanzan el 17 por ciento de las creadoras de start-ups.

Teniendo en cuenta algunos de los estudios recientes sobre el futuro del trabajo de las mujeres, cabe destacar que según el Fondo Monetario Internacional (informe Brussevich, 2018) el 11 por ciento de los puestos de trabajo ocupados por mujeres están en alto riesgo de automatización, frente al 9 por ciento de los ocupados por hombres.

Sesgos de género

Los sesgos de género en la participación y liderazgo vinculados a la inteligencia artificial, el Big Data y el Machine Learning es otro de los aspectos analizados por el estudio ‘Mujeres y digitalización’.

En cuanto a la participación en el diseño y aplicación TIC, solo un 12 por ciento de personas que participan en el desarrollo de este tipo de innovaciones con capacidad de decisión de alto nivel son mujeres. Asimismo, tal y como expresa el estudio, «solo el 11 por ciento de las personas que programan código fuente (escriben software) son mujeres». Del mismo modo, menos del 25 por ciento del personal investigador en inteligencia artificial en instituciones y organizaciones académicas son mujeres.

En el campo de la ciberseguridad, los pocos estudios con datos señalan que únicamente el 11 por ciento de las personas que trabajan en ciberseguridad a nivel mundial son mujeres; en Norteamérica este porcentaje asciende a un 14 por ciento y en Europa desciende al 7 por ciento.

El estudio recopila experiencias llevadas a cabo, tanto de carácter internacional como en España, destacando los programas educativos STEM Talent Girl, para fomentar vocaciones científicas y tecnológicas entre las jóvenes, mediante la mentorización con profesionales, la iniciativa MSchools (en el marco del Mobile World Congress en Barcelona) que pretende integrar las tecnologías digitales en el aula, ofreciendo nuevas formas de enseñanza y aprendizaje, o el juego ‘She’ desarrollado por Aiwin, empresa española de videojuegos, que permite identificar hasta doscientos sesgos inconscientes acerca de las mujeres en la toma de decisiones de las empresas a los que se enfrenta el cerebro diariamente.

Roles y responsabilidades entre hombres y mujeres

Por último, ‘Mujeres y digitalización: de las brechas a los algoritmos’ estudia los condicionantes socioculturales, institucionales y psicosociales que explican la desigual distribución de roles y responsabilidades entre hombres y mujeres, así como algunas de las intervenciones, internacionales y nacionales, llevadas a cabo tanto a nivel educativo como de políticas públicas y empresas en los ámbitos TIC/STEM.

Entre las recomendaciones del estudio es relevante mencionar: fomentar la creación de contenidos no lesivos para la igualdad de género, para sensibilizar contra el ciberacoso o sexting; apoyar la elección de estudios tecnológicos por parte de las niñas; desarrollar medidas para reorientar la trayectoria profesional de quienes verán sus puestos de trabajo afectados por la digitalización y la automatización; integrar la perspectiva de género en todo el sistema I+D+i relacionado con el diseño y producción de nuevos avances tecnológicos, así como en la formación para la creación de tecnologías (como programación y creación de códigos y algoritmos); y promover la transparencia de los sistemas de inteligencia artificial, con el registro y notificación sobre dónde se utilizan y para qué, para atajar los sesgos y la discriminación.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016