La carencia de agentes pone en peligro la seguridad ciudadana

Patrulleros. La Policía Nacional y Local denuncian la crisis de personal que están viviendo en los últimos años. Suman un déficit de unos 800 policías

27 dic 2016 / 07:00 h - Actualizado: 27 dic 2016 / 08:00 h.
"Policía Local","Policía Nacional","Menos policías, menos seguridad"
  • La carencia de agentes pone en peligro la seguridad ciudadana
  • La carencia de agentes pone en peligro la seguridad ciudadana

La Policía Nacional y la Policía Local de Sevilla sufren una importante merma de agentes que pone en peligro la seguridad ciudadana. Es un hecho que los sindicatos de ambos cuerpos llevan años denunciando. A esto se le suma la falta de coordinación entre los políticos que dirigen estos cuerpos de seguridad que «interponen sus intereses a los de los ciudadanos», afirma la Unión Federal de la Policía (UFP). Pero en la calle todo cambia, el hacer de los policías les lleva a colaborar en sintonía para solucionar entre todos las carencias que sufren en el día a día, aunque reconocen que en muchas ocasiones el ciudadano está desprotegido porque deben asumir otras funciones.

La Policía Nacional de Sevilla tiene en activo a 2.350 agentes aproximadamente y debería tener 2.900 para cubrir los servicios y las unidades. Esta carencia es un secreto a voces, de hecho, el propio ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, lo reconoció ante los medios de comunicación. A este respecto, la UFP ha explicado a este periódico que «los problemas de escasez de la plantilla de la Policía Nacional se focalizan especialmente en las unidades de Seguridad Ciudadana, que además son las que mantienen presencia activa en la calle prestando las labores de prevención y atención al ciudadano».

Este déficit es el mismo que presenta la Policía Local, la cual depende del Ayuntamiento de Sevilla que preside Juan Espadas. El mismo Consistorio ha reconocido en varias ocasiones la falta de agentes y las deficiencias que esto supone para la seguridad del ciudadano. Actualmente este cuerpo cuenta con 1.150 policías y según la normativa europea debería de haber dos por cada dos mil habitantes, es decir, una ciudad como Sevilla que tiene cerca de 700.000 habitantes debería contar con 1.400. Hay una merma de 250 agentes. Además, la edad media de estos trabajadores ronda los 50 años y está cerca de la segunda actividad –en la escala básica a los 55 años y esto supone que a los agentes se les excluye de algunas funciones–. Pero no solo eso, la jubilación anticipada está próxima a firmarse y esto supondría, según cálculos de los sindicatos de la policía local, que en 2020 haya 200 policías menos en las calles de la capital hispalense.

La falta de personal de los dos cuerpos de policía obliga a los sindicatos a solicitar que se convoquen cuanto antes unas oposiciones que cubran las bajas.

Falta de coordinación

Otro de los problemas que más daño hace a la labor policial en general es la falta de coordinación operativa de los diversos cuerpos policiales de la provincia sevillana. Esta falta de cooperación y coordinación, explica la UFP, «nace en la politización de los cuerpos policiales, pues cada dirigente cree tener su cortijo independiente de los demás, cuando una Ley Orgánica obliga a la coordinación entre ellos, (LO 2/86)». Es importante señalar, aclara el secretario provincial de la UFP en Sevilla, Antonio Jurado, que la relación entre los funcionarios es óptima y que son sus responsables políticos los que hacen que la falta de coordinación la sufra el ciudadano».

Es llamativo presenciar que ambos cuerpos –Nacional y Local– sufren una falta de medios importante y de vital importancia para su seguridad. La más llamativa, quizás, es la falta de chalecos antibalas para hombres y mujeres mientras España está en alerta 4 por terrorismo. Los edificios que ocupan los cuerpos son deficitarios y a pesar de que muchos han sido construidos hace pocos años, presentan deficiencias serias que afectan a los policías y a los ciudadanos.

«Comisario Vidal vuelve»

La Policía Nacional vive momentos de idas y salidas. En concreto, la última salida afectó al Comisario Francisco Javier Vidal, cesado recientemente de su función de comisario de Seguridad Ciudadana. Un cese inesperado y que no ha gustado a la plantilla como se pudo observar en la concentración que tuvo lugar el pasado día 22 de diciembre en la rotonda de Blas Infante en la que más de medio centenar de policías de paisano portaron carteles en los que se podían leer mensajes como «Comisario Vidal vuelve». El secretario de organización de la UFP, Pablo Cambronero, ha desvelado que esta maniobra se ha producido porque Vidal «siempre se ha caracterizado durante su corto mandato por la responsabilidad y trabajo incansable para mejorar las condiciones de trabajo de sus policías y la calidad del servicio público al ciudadano». Su marcha ha obligado al sindicato a pronunciarse sobre el trato que el comisario ha recibido y lo califican de «injusto».


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos