martes, 11 agosto 2020
21:30
, última actualización
Coronavirus

«La crisis actual está afectando en especial al colectivo de personas sin hogar»

Entrevista a Rocío Candelario, trabajadora social del Centro de Acogida AFAR

23 abr 2020 / 04:00 h - Actualizado: 23 abr 2020 / 04:00 h.
"Coronavirus"
  • «La crisis actual está afectando en especial al colectivo de personas sin hogar»

Rocío Candelario Leal es trabajadora social, forma parte del equipo multidisciplinar del Centro de Acogida para Personas Sin Hogar “Manuel Ángel Cano”, de la Asociación Nacional AFAR, que acoge a personas sin hogar en periodo de convalecencia. Su labor se centra en la atención a las personas en situación de exclusión social. Es una profesional muy implicada en su trabajo, la cual agradece la magnífica colaboración y el apoyo que están recibiendo por parte del equipo sociosanitario del Centro de Salud "Mª Fuensanta Pérez Quirós" en Sevilla Este, dependiente del SAS.

P- AFAR es una entidad de naturaleza asociativa y civil de carácter benéfico y sin ánimo de lucro. Fundada en Sevilla, en el año 1987, por D. Manuel Ángel Cano Muñoz y declarada de utilidad pública por el Ministerio del Interior en 2003. Sus actuaciones van dirigidas a personas gravemente excluidas o en riesgo de exclusión social, proporcionando una atención integral e individualizada. ¿El acogimiento residencial es sobre todo para personas sin hogar que acaban de salir del hospital tras una convalecencia?

R- Sí, este programa está destinado a personas en situación de calle que, tras su ingreso hospitalario, precisan de un recurso residencial donde pasar el periodo de convalecencia, ya que carecen de un hogar o un alojamiento digno así como de redes de apoyo. Son derivadas por las Unidades de Trabajo Social de los hospitales de la provincia de Sevilla o a través del Centro de Orientación e Inserción Social (COIS).

P- Tengo entendido que usted trata con enfermos complejos, ya que suelen vivir en la calle y tienen patologías diversas. ¿Qué trabajo desarrolla con estas personas sin hogar?

R- En coordinación con la Unidad de Trabajo Social del centro hospitalario que deriva, se acoge a la persona beneficiaria explicándole las normas de funcionamiento del centro, sus derechos y obligaciones. Se establece de forma consensuada con el usuario un plan de intervención individualizada en el que se concretarán los objetivos y metas a cumplir. Actualizamos su situación administrativa, regularizando documentación personal y tramitando ayudas individuales a las que tenga derecho.

Puesto que el alojamiento en AFAR es temporal, es necesaria la colaboración de las Unidades de Trabajo Social Municipales y de los Centro de Tratamiento de Adicciones, para la búsqueda de alternativas residenciales que permitan la salida de estas personas del centro a recursos más específicos o permanentes, evitando así la situación de calle. Asimismo se interviene a nivel familiar, procurando que se recuperen las redes de apoyo o se inicien contactos inexistentes anteriormente.

Se realiza un acompañamiento de la persona, en las gestiones sociales y sanitarias, manteniendo siempre como objetivo conseguir la autonomía e inclusión de la persona en la sociedad.

P- El equipo sanitario del Centro de Salud de Sevilla "Mª Fuensanta Pérez Quirós" está en contacto permanente con usted y el resto de profesionales de AFAR, tanto telefónicamente como presencialmente cuando es necesario. ¿Cómo es la colaboración y el apoyo prestado por el SAS?

R- Antes de que se instaurara el estado de alarma, la relación ya era muy buena. Desde que se abrió el centro "Manuel Ángel Cano" en la zona de Sevilla Este, el SAS nos ha tendido una mano amiga en todo momento. Estamos muy agradecidos a todo el equipo del Centro de Salud "Mª Fuensanta Pérez Quirós": la Dra. Ángeles Hermosa (siempre atenta y cuidadosa con todas nuestras personas usuarias), Juan Castañeda y Francisco Rodríguez (que desde el inicio nos facilitaron el trabajo), Rosario Barroso, enfermera y, por último, Ana Molto, gestora de casos por el COVID-19, quien contacta con nosotras cada día para preocuparse sobre el estado de las personas usuarias, así como de los profesionales que trabajamos en el centro.

«La crisis actual está afectando en especial al colectivo de personas sin hogar»

P- ¿Cuál es el equipo técnico y administrativo que trabaja en AFAR?

R- El centro cuenta con un director, una administrativo y una coordinadora, compartidos con el Centro de Personas Sin Hogar situado en Alcalá de Guadaira, así como con una terapeuta ocupacional, una educadora social, una monitora de taller, una trabajadora social, cinco auxiliares de Enfermería y una persona de servicio.

P- Por lo que me comenta, tanto el personal de AFAR como el del SAS están prestando una atención muy importante a las personas en situación de exclusión social que, muchas veces, pasan desapercibidas y parece que nadie se ocupa de ellas, pero afortunadamente no es así. ¿Cuál es su visión al respecto?

R- Mi visión es que la ciudad de Sevilla nunca ha sido impasible ante la realidad de las personas sin hogar. De hecho, desde el año 2007, el Ayuntamiento de Sevilla puso en marcha unas mesas de trabajo para la optimización de los recursos de atención a este colectivo y la coordinación entre entidades públicas y del tercer sector, que intervienen en el ámbito de la exclusión social y el sinhogarismo. Así como la detección de nuevas necesidades no cubiertas y la creación de dispositivos y servicios para satisfacerlas, como es el caso de los espacios públicos (centros deportivos), adaptados como alojamientos alternativos de urgencias para dar cabida a todas las personas que carecen de vivienda en la ciudad de Sevilla durante el confinamiento por el COVID-19.

En estas mesas nos reunimos mensualmente (mesa técnica para el estudio de casos) y trimestralmente (mesa estratégica para la consecución de los objetivos enmarcados en la “Estrategia Municipal Integral de Atención Social a Personas Sin Hogar en Sevilla 2019-2023”).

A pesar de todos los esfuerzos realizados, la diversidad de las situaciones y problemas, dificultan una respuesta global, siendo necesaria en muchos casos un solución individualizada, quedándose la persona fuera del sistema o de los recursos.

P- ¿En la coyuntura actual de crisis sanitaria del COVID-19, para la atención de los enfermos residentes disponen en el centro de medios de seguridad?

R- Sí, desde la entidad se nos han proporcionado EPIs y continúan haciéndolo a día de hoy, teniendo al principio de la crisis gran dificultad para comprarlos por el desabastecimiento generalizado que ha sufrido la población y en particular este sector. El Distrito Sanitario, por mediación del Centro de Salud "Mª Fuensanta Pérez Quirós", nos ha proporcionado mascarillas y batas quirúrgicas.

P- ¿Se ha producido algún caso positivo de coronavirus?

R- No. El martes 14 de abril las profesionales del Centro de Salud "Mª Fuensanta Pérez Quirós", Ana Molto y Ana Moreno, acudieron al centro de AFAR para realizar test rápidos de detección del COVID-19, a profesionales y residentes del centro, todos con resultado negativo.

P- ¿Cuántas personas tienen actualmente acogidas en AFAR?

R- El centro cuenta con una capacidad para 12 personas. Actualmente tenemos 9 personas alojadas, un usuario hospitalizado en la Unidad de Paliativos del Hospital San Lázaro y dos nuevos ingresos, uno programado para esta semana y otro para la próxima semana.

P- ¿Ante esta emergencia sanitaria los trabajadores sociales tienen un papel fundamental como profesionales de la atención y la intervención social?R- Intentamos mejorar el día a día de nuestro colectivo, una labor que es aún más difícil en estos momentos, ya que algunas personas han presentado dificultades de adaptación al confinamiento, agravándose en alguna ocasión por presentar problemas de salud mental. Continuamos con nuestras funciones habituales, aunque he de destacar que, debido a la paralización de los recursos sociales, encontramos escollos a la hora de acceder a Dependencia, a valoración de Grado de Discapacidad, a otros recursos residenciales, etcétera, lo cual repercute en el proceso de la persona beneficiaria.

En estos momentos desde el centro dedicamos mayor tiempo a cuidar el estado de salud de nuestros residentes, a servir de nexo entre el centro y el sistema sanitario, bien sea con Atención Primaria de forma diaria o con hospitales y centros de especialidades cuando es preciso, ya que las citas programadas se están llevando a cabo a través de contacto telefónico. También se mantiene comunicación con las Unidades de Trabajo Social sanitario, recibiendo derivaciones y realizando acogidas de personas beneficiarias, con el objetivo de colaborar en la descongestión de centros hospitalarios, siempre y cuando contemos con plazas disponibles, pues como se ha mencionado con anterioridad, si no tenemos acceso a recursos externos no contaremos con plazas en un futuro.

La profesión de Trabajo Social está presente en diferentes ámbitos de actuación (salud, servicios sociales, educación, justicia, penitenciarias, tercer sector, adicciones...), áreas donde la población en situación de cierta vulnerabilidad (personas mayores, personas con dependencia, diversidad funcional o con diferentes patologías crónicas) debe ser atendida y tratada a diario. Por ello considero que la labor de los trabajadores sociales, durante la crisis sanitaria y después de ella, ejerce un papel fundamental. La crisis sanitaria que nos acecha conlleva una crisis económica y, por ende, una crisis social, afectando en especial a las personas más vulnerables, en concreto al colectivo de personas sin hogar.

P- ¿Qué cualidad esencial debe tener una persona que quiera ser trabajador o trabajadora social?

R- Qué difícil contestar a esta pregunta. Para mí una trabajadora social tiene que tener muchas cualidades: tolerancia, empatía, saber escuchar, sentido de la ética, creatividad, compañerismo, prudencia, ... . Todas son esenciales.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016