jueves, 17 octubre 2019
07:28
, última actualización

La Marea Blanca por la sanidad pide a los sevillanos que tomen la calle

El movimiento que en Granada ha convocado a 100.000 personas, liderados por el médico Spiriman, tiene prevista una manifestación entre San Telmo y la Plaza Nueva a partir de las 12.00

14 ene 2017 / 19:23 h - Actualizado: 14 ene 2017 / 21:28 h.
  • Jesús Candel, ‘Spiriman’, al frente de la Marea Blanca de Granada el 27 de noviembre de 2016. / Pepe Torres (Efe)
    Jesús Candel, ‘Spiriman’, al frente de la Marea Blanca de Granada el 27 de noviembre de 2016. / Pepe Torres (Efe)
  • Protesta en Sevilla contra los recortes en 2012. / J .M. Paisano
    Protesta en Sevilla contra los recortes en 2012. / J .M. Paisano

TAGS:

Sevilla está convocada este domingo para unirse al movimiento Marea Blanca que reivindica una sanidad pública sin recortes. Una manifestación «apolítica y asindical», como la definió Antonio Gutiérrez, presidente de uno de los 85 colectivos que se han sumado, el Sindicato Médico.

Se desarrollará desde la sede del Gobierno Andaluz en el palacio de San Telmo hasta la plaza Nueva desde las 12.00 horas y los organizadores estiman la asistencia de 10.000 personas.

La manifestación de Sevilla se suma a las que se celebrarán de forma simultánea en Granada (esta, liderada por la cabeza de este movimiento, el médico de Urgencias Jesús Candel, Spiriman, quien lleva encadenando movilizaciones multitudinarias en la vieja capital nazarí para evitar la fusión de sus dos hospitales.

En Sevilla el papel de líder lo abordarán José Baena, presidente de la Coordinadora de Asociaciones Independientes de Sevilla (CAIS); y Antonio Guerrero, de la Asociación de Atención Temprana. «Queremos que la administración se replantee escuchar a la sociedad», expuso el viernes Guerrero, quien pidió el día 4 a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que lo reciba, «sin que hasta ahora haya tenido ni contestación ni tampoco presiones para que no salgamos a la calle», expresó en la misma conversación telefónica.

Entre las 85 entidades están los sindicatos sanitarios, también CCOO y CGT, el PP, Podemos, Ciudadanos e IU, nueve colegios profesionales de la salud (incluidos el de médicos y enfermería, dos asociaciones de consumidores, Facua y UCE y 16 de vecinos. Marea Blanca se posiciona en contra de los recortes sanitarios y por una sanidad «digna, pública y universal», como expuso Baena el viernes en una rueda de prensa a las puertas del consistorio.

«Durante muchos años en Andalucía hemos podido estar orgullosos de nuestro prestigioso Sistema Sanitario Público Andaluz. Todo fundamentado en una red de recursos sanitarios que intentaban, junto a la enorme profesionalidad de sus trabajadores, mantener la salud de la ciudadanía. Pero... Desde el 2010 venimos notando que la Junta va tomando decisiones políticas que en nada contribuyen a mejorar el sistema, reduciéndose en más de 7.000 puestos de trabajo, es más, empieza el declive a partir del 2012, utilizando a los MIR [médicos internos residentes, que completan su formación en una especialidad] como mano de obra barata, y empeorando a marchas forzadas hasta nuestros días», indica el manifiesto de la Marea Blanca. Entre las reivindicaciones concretas para Sevilla están «Tres hospitales completos [es decir, la reapertura del Hospital Militar, abandonado desde 2004] con todas sus anteriores carteras de servicios» y la oposición al cierre de quirófanos y de camas, entre otras (que incluyen hasta la reposición del médico rural de la aldea de Trajano, en Utrera), según el citado manifiesto.

El presidente del CAIS lamentó en la rueda de prensa que desde que se iniciaran los recortes «se han perdido 300 camas en los hospitales de la provincia de Sevilla» y los usuarios del SAS sufren «retrasos injustificables», que se suman al «maltrato al usuario», las «urgencias saturadas» o que incluso los usuarios de los hospitales se tengan que traer calefactores, mantas o papel higiénico de sus propios hogares».

Además, los promotores de la manifestación esgrimen estadísticas por las que la sanidad andaluza está a la cola de las autonomías: en gasto sanitario y camas por mil habitantes (la última), en presupuesto por habitante (la penúltima, por encima de Valencia), en número de médicos y enfermeros por mmil habitantes (la última de nuevo...)

Marea Blanca entiende que en 2010 se inició «un proceso de recortes» que también afectó al Servicio Andaluz de Salud. En otras comunidades autónomas, en especial Madrid, las mareas blancas tuvieron un importante papel en las movilizaciones sociales entre 2011 y 2015, mientras que en Andalucía la reivindicación sanitaria en la calle resultó testimonial entonces... hasta que en octubre de 2016 Spiriman logró catalizar la protesta en contra de la fusión de los dos hospitales de su ciudad y sacó a 100.000 vecinos –Granada no llega a los 235.000 habitantes– a la calle.

En defensa de la política sanitaria de la Junta salió ayer el consejero de Salud, Aquilino Alonso: se refirió a los años de crisis económica «y que han afectado a la vida de la gente en muchos ámbitos, y tras los que estamos procediendo a la recuperación de derechos» y también incrementando el presupuesto de sanidad, «en más de un 5 por ciento este año 2017». Alonso reconoció que hay «que mejorar y seguir avanzando». Defendió que la gente «tiene derecho a plantear sus reivindicaciones como consideren oportuno», si bien dejó caer que en las protestas de hoy subyace también «un componente político».

En esta línea se expresó el viernes el diputado por Sevilla Antonio Pradas: denunció la «pinza sanitaria entre PP-A y Podemos para poner en jaque» la sanidad pública andaluza.

Sevilla está convocada hoy domingo para unirse al movimiento Marea Blanca que reivindica una sanidad pública sin recortes. Una manifestación «apolítica y asindical», como la definió Antonio Gutiérrez, presidente de uno de los 85 colectivos que se han sumado, el Sindicato Médico. Se desarrollará desde la sede del Gobierno andaluz en el palacio de San Telmo hasta la Plaza Nueva desde las 12.00 horas y los organizadores estiman la asistencia de 10.000 personas.

La manifestación de Sevilla se suma a las que se celebrarán de forma simultánea en Granada (esta, liderada por la cabeza de este movimiento, el médico de Urgencias Jesús Candel, Spiriman, quien lleva encadenando movilizaciones multitudinarias en la vieja capital nazarí para evitar la fusión de sus dos hospitales), Málaga y Huelva.

En Sevilla el papel de líder lo abordarán José Baena, presidente de la Coordinadora de Asociaciones Independientes de Sevilla (CAIS); y Antonio Guerrero, de la Asociación de Atención Temprana. «Queremos que la administración se replantee escuchar a la sociedad», expuso el viernes Guerrero, quien pidió el día 4 a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que lo reciba, «sin que hasta ahora haya tenido ni contestación ni tampoco presiones para que no salgamos a la calle», expresó en la misma conversación telefónica.

Entre las 85 entidades están los sindicatos sanitarios, también CCOO y CGT, el PP, Podemos, Ciudadanos e IU, nueve colegios profesionales de la salud (incluidos el de médicos y enfermería), dos asociaciones de consumidores, Facua y UCE y 16 de vecinos. Marea Blanca se posiciona en contra de los recortes sanitarios y por una sanidad «digna, pública y universal», como expuso Baena este pasado viernes en una rueda de prensa a las puertas del consistorio.

«Durante muchos años en Andalucía hemos podido estar orgullosos de nuestro prestigioso Sistema Sanitario Público Andaluz. Todo fundamentado en una red de recursos sanitarios que intentaban, junto a la enorme profesionalidad de sus trabajadores, mantener la salud de la ciudadanía. Pero... desde el 2010 venimos notando que la Junta va tomando decisiones políticas que en nada contribuyen a mejorar el sistema, reduciéndose en más de 7.000 puestos de trabajo, es más, empieza el declive a partir del 2012, utilizando a los MIR [médicos internos residentes, que completan su formación en una especialidad] como mano de obra barata, y empeorando a marchas forzadas hasta nuestros días», indica el manifiesto de la Marea Blanca. Entre las reivindicaciones concretas para Sevilla están «tres hospitales completos [es decir, la reapertura del Hospital Militar, abandonado desde 2004] con todas sus anteriores carteras de servicios» y la oposición al cierre de quirófanos y de camas, entre otras (que incluyen hasta la reposición del médico rural de la aldea de Trajano, en Utrera), según el citado manifiesto.

El presidente del CAIS lamentó en la rueda de prensa que desde que se iniciaran los recortes «se han perdido 300 camas en los hospitales de la provincia de Sevilla» y los usuarios del SAS sufren «retrasos injustificables», que se suman al «maltrato al usuario», las «urgencias saturadas» o que incluso los usuarios de los hospitales se tengan que traer calefactores, mantas o papel higiénico de sus propios hogares».

Además, los promotores de la manifestación esgrimen estadísticas por las que la sanidad andaluza está a la cola de las autonomías: en gasto sanitario y camas por mil habitantes (la última), en presupuesto por habitante (la penúltima, por encima de Valencia), en número de médicos y enfermeros por mmil habitantes (la última de nuevo...)

Marea Blanca entiende que en 2010 se inició «un proceso de recortes» que también afectó al Servicio Andaluz de Salud. En otras comunidades autónomas, en especial Madrid, las mareas blancas tuvieron un importante papel en las movilizaciones sociales entre 2011 y 2015, mientras que en Andalucía la reivindicación sanitaria en la calle resultó testimonial entonces... hasta que en octubre de 2016 Spiriman logró catalizar la protesta en contra de la fusión de los dos hospitales de su ciudad y sacó a 100.000 vecinos –Granada no llega a los 235.000 habitantes– a la calle.

En defensa de la política sanitaria de la Junta salió ayer el consejero de Salud, Aquilino Alonso: se refirió a los años de crisis económica «y que han afectado a la vida de la gente en muchos ámbitos, y tras los que estamos procediendo a la recuperación de derechos» y también incrementando el presupuesto de sanidad, «en más de un 5 por ciento este año 2017». Alonso reconoció que hay «que mejorar y seguir avanzando». Defendió que la gente «tiene derecho a plantear sus reivindicaciones como consideren oportuno», si bien dejó caer que en las protestas de hoy subyace también «un componente político».

En esta línea se expresó el viernes el diputado por Sevilla Antonio Pradas: denunció la «pinza sanitaria entre PP-A y Podemos para poner en jaque» la sanidad pública andaluza.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016