«Las familias tenemos que arropar y apoyar al profesorado andaluz»

El Correo de Andalucía entrevista a Leticia Vázquez, presidenta de la confederación andaluza de ampas por la educación pública (CODAPA).

Ezequiel García ezegarcia85 /
15 nov 2022 / 04:02 h - Actualizado: 15 nov 2022 / 05:02 h.
"Conciertos","Ciudadanos","Fondos","Educación","Historia","Formación","Cambio climático","Entrevista","Infancia","Voluntariado","Presupuestos","Conciliación","Pandemia"
  • «Las familias tenemos que arropar y apoyar al profesorado andaluz»

Retomamos las entrevistas a miembros del sector educativo. Hoy hablamos con Leticia Vázquez Ferreira, presidenta de CODAPA. Esta gaditana, nacida en 1974, entra en el movimiento asociativo y de voluntariado a través de la AMPA de su colegio y de su instituto. Es presidenta de CODAPA desde hace tres años y de la Federación provincial de Cádiz desde 2017.

Para Vázquez Ferreira, este movimiento de familias le ha dado la oportunidad de “reencontrarse con la educación y saber que es lo más importante hoy día para caminar hacia un futuro con oportunidades. Educación en todas partes, como el aire, pero de la de calidad, por favor”, indica.

-¿Qué ofrece CODAPA a la educación pública como organización líder representante de las familias en la educación pública?

La CODAPA, dentro de sus funciones estatutarias, ofrece un marco de defensa de los valores de la escuela pública andaluza y un espacio de formación, información y colaboración con las federaciones que la integran y a las AMPA.

-¿Qué le falta al sistema educativo andaluz para que CODAPA estuviera medianamente satisfecha con los dirigentes actuales?

Falta una revisión integral de los sistemas de enseñanza, de formación continua del profesorado. Los espacios donde se imparten clases han de ser revisados también. Proponemos siempre las actuaciones que estimamos oportunas en los distintos foros, siempre con un planteamiento pedagógico y con voluntad de sumar para la mejora de la escuela pública.

-¿Cómo ha sido la primera toma de contacto con las actuales consejera y viceconsejera?

Bien, ha sido una toma de contacto cordial pero necesitamos que este sea continuo para poder ser verdaderamente útiles para la comunidad educativa andaluza.

-Están a punto de aprobarse los presupuestos y se ve el mayor gasto de la historia en educación. ¿Cómo valora estos números?

Estamos estudiando la situación, ya sabemos que los números tienen que ajustarse a las partidas donde haya verdadera necesidad, y la educación pública estaba necesitada de muchos fondos para paliar los déficits que venía arrastrando y seguro, necesita mucho más para llegar a ser la educación pública que queremos, con equidad y que no deje a nadie atrás. Año tras año, he escuchado lo de “los mayores presupuestos”, la realidad es que los centros siguen con carencias, así que serán los mayores pero no suficientes.

-Os definís como organización que busca una educación laica y carente de todo tipo de adoctrinamiento. ¿No iría esto en contra de la libertad individual por querer imponer un único sistema educativo?

Eso no es así exactamente. Es cierto que queremos que la red de centros públicos sean espacios de convivencia, libre pensamiento y críticos, espacios laicos, buscando la mejor versión de cada alumna y alumno, pero no cargamos contra otras escuelas. Más bien, trabajamos para recuperar el espacio de la Pública que atiende a niñas y niños de todos los estratos sociales, etnias, procedencia... garantizando la equidad, la igualdad y la inclusión. Pero eso es algo que va con la administración educativa, no personalizamos.

-Por lo tanto, ¿qué solución le daría CODAPA al régimen de conciertos?

El régimen de conciertos nace con unas condiciones que hoy son inexistentes. Mientras no haya plazas en la escuela pública, tal como fue concebido de manera primigenia. Esto daría para mucho más, pero es la base.

-¿Cómo es la relación con las AMPAS de los colegios concertados y privados?

Nosotras representamos a las AMPA de la escuela pública, pero dado que algunas familias de la concertada no tienen manera de formarse en participación, en ocasiones también acuden a nosotras, pero como excepción, no es lo general. De los centros de la educación privada no tengo conocimiento.

-Un nuevo cambio normativo ha provocado el rechazo de la comunidad educativa. ¿Qué opináis las familias de la LOMLOE?

De la comunidad educativa no, de quienes son escépticos con el cambio que exige la LOMLOE, que no es más que un cumplimiento de las directrices europeas en las que vamos bastante rezagados. La Ley pretende cumplir con los objetivos de desarrollo marcados para caminar hacia sociedades más justas. Todo cambio es controvertido pero el desarrollo de la norma dirá si cumple con los objetivos de su preámbulo.

-¿Viven los docentes excesivamente fiscalizados por las familias o, por el contrario, seguís siendo el principal apoyo de ellos?

Eso de fiscalizar es una palabra muy gruesa. Las familias queremos lo mejor para el alumnado y los centros, pero parece que a veces molesta que se opine. Está claro que hemos de mejorar la relación para que eso deje de ser una frase hecha. La familia participa, no fiscaliza.

-¿Es la burocracia el mayor problema del profesorado andaluz?

Uno de ellos. Comprobamos a diario cómo esa burocratización a veces se come la atención al alumnado, por ello pedimos a la administración que baje el ritmo en ese sentido o mejore lo que entendemos que es un proceso de diagnóstico e informes, necesario pero complicado de realizar en un determinado horario laboral.

-¿Cómo valora la pasada legislatura con Ciudadanos al frente de la consejería?

Nuestra relación ha sido cordial, buena incluso, pero menos cercana que en anteriores legislaturas porque entiendo que la carga adicional de la pandemia ha marcado una agenda distinta que exigía más relación con las direcciones y administraciones. Pasado todo lo grave ya, esperamos que esa fluidez se retome.

-¿Qué ha pasado en Andalucía para estar bien arriba en las listas de fracaso y abandono escolar en España?

Demasiados virajes políticos, nunca hay un pacto de mínimos que estabilice la educación y la deje cambiar de manera natural siguiendo el ritmo de los tiempos. Hace falta unidad y confianza para transmitirla a nuestro alumnado y eso, no lo estamos haciendo bien y se refleja en ellas y ellos. No obstante, he de decir que la infancia y la juventud han sido un ejemplo de resiliencia y de adaptación en el periodo pandémico. Merecen ser escuchados y atendidos en sus lógicas preocupaciones y reivindicaciones, pienso que se les escucha poco y se les hace menos caso.

-La educación, ¿en la Casa o en la Escuela?

La educación en todas partes, siempre.

-¿Se encuentra el actual sistema educativo agotado? ¿Necesita de una revisión? ¿Cuál modelo elegiría?

Agotadísimo. Es necesario repensar esta escuela nuestra y dar lo mejor de la sociedad, las administraciones y los partidos políticos a los que van a ser la ciudadanía del futuro. No tenemos tiempo que perder.

-¿Por qué muchas familias siguen denostando la FP en detrimento de los Bachilleratos para sus hijos a pesar de la demanda que los primeros tienen?

Nos dan miedo los cambios, sobre todo si no están bien explicados. Hacer pedagogía crítica de la educación cuesta mucho. Pero, creemos que eso está girando ya, por suerte.

-¿Qué postura tiene CODAPA sobre la escasez de plazas públicas en la Formación Profesional?

Es una exigencia que se repite por parte de CODAPA y las federaciones provinciales porque hay mucho alumnado que se queda sin escolarizar porque no hay suficiente oferta de plazas públicas en aquello que quieren estudiar, y la demanda aumenta, esperemos que no se convierta en un nicho de negocio y mercado por falta de plazas públicas...

-Hace escasos días os manifestasteis para bajar de una vez las ratios ¿Se conseguirá en este mandato? ¿Y no cerrar líneas?

Cuando luchas por algo es porque sabes que es posible y lo más importante, es necesario. La bajada de ratio es una necesidad, siempre lo ha sido y esto va de la mano con que no se pierdan plazas en la escuela pública, con una mejora de la calidad educativa y la atención al alumnado y que el profesorado pueda hacer su trabajo con más calidad, porque hoy día lo que hacen es un esfuerzo ingente en sacar adelante un grupo-clase sin morir en el intento.
-¿En qué punto se encuentra el plan de bioclimatización de los centros?

Está en un punto muerto. El Plan de Bioclimatización nace de una lucha de las familias que pretende mejorar las condiciones de los centros educativos en este aspecto. Pocos avances ha habido desde entonces pero seguimos insistiendo en su desarrollo total para la mejora del bienestar de la comunidad educativa.

-¿Adelantaríais el calendario de inicio de curso?

¿Adelantar el calendario con nuestros centros sin adaptar? Es un debate abierto e interesante pero si seguimos así veremos a ver qué pasa con la temperatura en unos años. El cambio climático es una realidad, no me atrevería a decir irreversible pero sí muy grave y merece la atención de la comunidad educativa antes de aventurarnos a establecer nuevos cambios en las fechas.
-¿Y la reducción de la estancia de los alumnos en las aulas ante las condiciones climatológicas de Andalucía?

Este es un tema delicado. Nuestros centros públicos, con sus planes de apertura, son espacios necesarios para la conciliación de las familias y en muchos casos, garantía de estabilidad en la alimentación y el bienestar para niñas y niños de bajos recursos. Creo que todo pasa por adaptar los centros a las condiciones de temperatura y confort, pero ya, porque vamos tarde, de nuevo.

-Por último, ¿cuál es la mayor amenaza actual de la educación andaluza?

La mayor amenaza actual es el agotamiento y la falta de ilusión. Hay que incidir en los cambios de metodología, abrir la escuela a la sociedad y a las familias y dotar al profesorado del prestigio que merece, no con una ley de autoridad, si no dignificando su función proporcionando los medios que necesitan. Contrariamente a lo que parece que muchos piensan, la función del profesorado es reconocida por las familias, su esfuerzo es ingente y la dotación poca. Ellas y ellos son los que tienen en sus manos a la sociedad del futuro, nuestras hijas e hijos, y las familias tenemos que apoyarlos, arroparlos y ser parte de la vida de los centros para esa necesaria colaboración.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos