Menos pasión

Opciones para quienes no quieran pasar el calvario. Aunque la oferta no sea para tirar cohetes, la Jerusalén sevillana admite otros planes

07 abr 2017 / 08:55 h - Actualizado: 07 abr 2017 / 09:15 h.
"Teatro","Isla Mágica","Ocio","Planes para otra Semana Santa"
  • Visita al Acuario de Sevilla, una de las mejores opciones de ocio en Semana Santa. / José Luis Montero
    Visita al Acuario de Sevilla, una de las mejores opciones de ocio en Semana Santa. / José Luis Montero

Que nadie se engañe: esto es Sevilla y el iconoclasta no sale en la foto. Pero algunas opciones le quedan a quien no le haya pasado la ITV a la burra para hacer su particular entrada en la Jerusalén sevillana –toda ella pasión cofradiera– o bien le apetezca compartir la contemplación de las procesiones con otras experiencias menos barroquizantes o devocionales, en una oda a la variedad. La previsión meteorológica, con todas sus incertidumbres y sus cambios de hoy para mañana, parece sugerir que lo mejor que puede hacer una persona que tenga tres euros es irse al chino a por un flotador y tirarse en el estanque de los patos –o en otro donde no esté prohibido, salvo que esté uno emparentado con los ánades y pueda demostrarlo– o a la playita, a refrescarse. Y si no, siempre estará Isla Mágica, que inaugura temporada el Sábado Santo.

Como se cumplen veinte años del parque temático, pero tampoco está la economía para tirar la casa por la ventanilla del banco, celebración va a haber aunque no sea con novedosas atracciones mecánicas. A cambio, se van a recuperar algunos de los espectáculos representados a lo largo de todo este tiempo. Y ya más adelante, a partir del 27 de mayo en que abra Agua Mágica, sí que se estrenará un nuevo divertimento denominado Arrecife y que será, básicamente, una piscina dividida entres partes, cada una para una cosa: lanzamiento desde una tirolina, juegos infantiles y otras manifestaciones del espíritu humano ideales para cuando el cerebro rompe a hervir.

También con el agua como trasfondo se celebra todos los sábados y domingos en Triana, en la orilla de la O, el mercado al aire libre llamado Paseo del Arte, que es muy entretenido de visitar por lo que tiene también de recorrido cultural por una zona del arrabal por lo común poco frecuentada, y a la que se accede por el Callejón de la Inquisición. Allí se ponen pintores, alfareros, artesanos del cuero y del alambre y, en general, una muy vistosa tropa de espíritus creadores desplegando sobre el adoquinado todo su batiburrillo de obras, primores y cachivaches. Es interesante mirar los tenderetes, conversar con sus dueños, ver la dársena desde allá abajo y, en general, hacer algo insólito que haga justicia al nombre de tiempo libre. Si la caza de ratas gordas como ovejas no está prohibida –ver ordenanzas–, el visitante puede aprovechar para llevarse el arco y el carcaj y así ir ensayando de extra para cuando vuelvan los de Juego de tronos.

¿Teatro? Pues aunque parezca mentira en Semana Santa, también lo hay. Eso sí: micro. Sábado Santo (de 10.30 a 23.20 horas) y Domingo de Resurrección (de 20 a 22 horas), Microteatro Sevilla –que está en el número 3 de la calle José Gestoso– acoge diversas obras cortas, a razón de cuatro euros cada una, por cabeza. En la sesión de tarde, las tituladas Agur compadre, Retrato de un cautiverio, Una vida olvidada, En Sevilla hay que morí y Long Fidelity; para la sesión golfa, Alerta ovni, El poder de la lengua, María llena eres de... gracia y Juego de tronos; en la sesión infantil, Jungle’s Kitchen, Las aventuras de Pinocho y Mago Manete.

De todos modos, a la calle José Gestoso habría que llegar en helicóptero si uno quiere mantener las distancias con el fenómeno cofradiero, y da la sensación de que el espacio aéreo estará cerrado para usos culturales. Así que el Acuario de Sevilla, alejado de la vorágine, es la opción estelar para esta semana si uno no quiere estremecerse al compás de una marcha en una callejuela con geranios. Precisamente este sábado hay prevista una visita a las zonas técnicas, o sea, a las entrañas del acuario, y se podrán ver las salas de filtraciones del tanque central y la de todos los sistemas. Hay que apuntarse hasta las seis de la tarde del viernes en taquilla@acuariosevilla.es. Al final, la idea del flotador no era mala: todo lo que no es Semana Santa tiene algo que ver con el agua. Ahora para que llueva.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla