lunes, 24 enero 2022
14:34
, última actualización

Obras en la antigua biblioteca pública para evitar desprendimientos

La Junta acometerá trabajos de conservación en el zócalo y la cornisa del edificio clausurado hace casi 20 años. Instalará una malla para evitar la posible caída de piezas de la fachada trasera

25 ago 2018 / 19:17 h - Actualizado: 25 ago 2018 / 21:48 h.
"Ayuntamiento de Sevilla","Infraestructuras"
  • La antigua biblioteca pública de Sevilla, localizada en la calle Alfonso XII, se cerró al público en el año 1999. / Fotos: Jesús Barrera
    La antigua biblioteca pública de Sevilla, localizada en la calle Alfonso XII, se cerró al público en el año 1999. / Fotos: Jesús Barrera

Casi 20 años lleva cerrada a cal y canto la que fuera la biblioteca pública por excelencia de la ciudad hasta que abriera sus puertas en el 99 Infanta Elena junto al parque de María Luisa. Ahora, la Junta de Andalucía, propietaria del inmueble, realizará labores de conservación y mantenimiento en este espacio, que, junto al Palacio de Monsalves, está llamado a ser protagonista de la ansiada ampliación del Museo de Bellas Artes.

En concreto, las labores que se acometerán en el edificio, situado en la calle Alfonso XII, están relacionadas con el estado de su fachada. La Consejería de Cultura tiene previsto acometer obras de cosido, rejuntado y regularización de piedras en el zócalo del inmueble deteriorados tras años de abandono. Igualmente, la administración andaluza pretende reparar y sustituir el ladrillo cerámico vidriado que compone la cornisa de la antigua biblioteca pública. Unos trabajos que se acometerán manualmente. Finalmente, la Junta tiene previsto colocar mallas en algunos elementos que componen la fachada de la finca para evitar desprendimientos a distintas alturas en la fachada trasera de la edificación.

El coste de esta intervención de conservación y mantenimiento está presupuestado en 15.450 euros con cargo, en su totalidad, a las cuentas de gasto de este año, dentro de la partida destinada a la reparación y rehabilitación de museos.

Y es que el espacio, desde que fue adquirido por la Junta de Andalucía en 2003, está vinculado al futuro del Palacio de Monsalves, con el que colinda en su trasera y en el que la Consejería afirma realizar «de forma permanente» acciones de conservación. En 2010, después de tres años de negociaciones, el Ministerio de Cultura acordó con el Gobierno andaluz la ampliación del Bellas Artes al Palacio. El coste calculado de la ampliación ascendía entonces a 16 millones de euros con cargo al presupuesto de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos, el organismo autónomo responsable de la ejecución de las obras en los edificios que son competencia del Ministerio de Cultura, que se ha encargado en este tiempo de la ampliación y rehabilitación del Archivo General de Indias o del Arqueológico.

La antigua biblioteca pública, construida inicialmente por la Compañía Sevillana de Electricidad, fue vendida al Estado en 1972 para dotar a la ciudad de este servicio bibliotecario y de salas de estudio, que se mantuvo en funcionamiento casi 27 años. El inmueble, al igual que Monsalves –la primera sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía–, se encuentra en el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad como equipamiento sociocultural, por lo que la adaptación del espacio, con una superficie de 3.475 metros cuadrados distribuidos en tres plantas, con semisótano y ático sobre rasante, como sede del Bellas Artes no requeriría de una tramitación urbanística para su puesta en funcionamiento.

Desde la aprobación en el Consejo de Ministros del acuerdo para que estos dos edificios se incorporasen como espacios de la cuarta pinacoteca del país, han sido más los desencuentros entre las administraciones que los avances efectivos para que así sea. En los años de gobierno del PP, y con la crisis económica de por medio, poco o nada se ha hecho al respecto. Con la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa, el nuevo ministro de Cultura, José Guirao, conocedor de la realidad sevillana por las funciones desempeñadas en la capital hispalense –fue director de Bienes Culturales–, aseguró en una visita a la ciudad que le «encantaría ser el que inaugurara la ampliación del Bellas Artes y el Arqueológico pero no lo sé. Desde luego, lo intentaremos». Más allá de las buenas intenciones, el consejero de Cultura andaluz quiere concretar el proyecto para lo que se reunirá a finales de este mes con Guirao.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla