Ecoperiodismo

¿Sabes qué es el pacto de Milán?

José María Capitán es dietista-nutricionista en el Servicio de Salud del Ayuntamiento de Sevilla, donde es uno de los responsables de la implantación del Pacto de Milán en la ciudad de Sevilla, al que se adscribió la ciudad hace apenas un año

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
22 may 2022 / 04:00 h - Actualizado: 22 may 2022 / 04:00 h.
"Ayuntamiento de Sevilla","Clima","Lipasam","Ecoperiodismo","Universidad de Sevilla","Cambio climático"
  • José María Capitán.
    José María Capitán.

-¿Qué es el Pacto de Milán?
-En la Expo Mundial de la Alimentación celebrada en 2015 en Milán, se presentó el Pacto de Milán sobre Políticas Alimentarias Urbanas. Hasta el momento el Pacto de Milán ha sido firmado por 210 ciudades de todo el mundo de las cuales 29 son de nuestro país. El objetivo del Pacto es desarrollar sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos, resilientes, seguros y diversificados para asegurar comida sana y accesible a todos los ciudadanos promoviendo, para ello, dietas sostenibles, equidad social y económica, una producción de alimentos sostenible y la reducción del desperdicio alimentario.

-¿Cómo afecta a los consumidores, en qué nos ayuda?

-A través del Pacto de Milán se pretende concienciar a la población de la necesidad de incluir la sostenibilidad en todo lo relacionado con nuestra alimentación, debemos tener en cuenta que hasta 1/3 de todos los GEI están relacionados con la producción, transporte, conservación, cocinado, gestión de residuos y desperdicio de los alimentos. El desarrollo del Pacto de Milán debe acercar al consumidor productos alimentarios más sanos, seguros y sostenibles estableciendo canales cortos de distribución, apostando por los productos de temporada, promoviendo una alimentación más vegetal y sistemas productivos basados en la agroecología. El desarrollo del Pacto de Milán nos acerca a los ODS establecidos por Naciones Unidas y debería ayudarnos a todos a frenar el cambio climático y apostar por una sociedad con futuro.

-En lo que se refiere a garantizar alimentos saludables y accesibles, ¿tiene alguna relación con la cercanía, es decir con el consumo cercano al kilómetro cero?

-Sí, efectivamente, aunque el transporte de los alimentos, en especial, el que se produce en barcos y por carretera no es el factor más importante en las emisiones de GEI, sí debemos hacer un gran esfuerzo por disminuir su impacto. En una región como la nuestra, en la que tenemos a nuestra disposición un gran número de alimentos de producción local, deberíamos ser capaces de priorizar aquellos que no tienen que ser transportados desde grandes distancias y apoyar, de este modo, a nuestro tejido productivo local, a nuestros agricultores, sin los cuales una alimentación sostenible se vuelve mucho más complicada

-Evidentemente con lo que si imagino que guarda relación directa es con el consumo de productos ecológicos.

-Debe ser sin duda la tendencia, aunque para que sea posible cambiar a sistemas productivos basados en la agroecología y que esto tenga un impacto positivo sobre el clima y la sostenibilidad, de forma paralela, debemos trabajar en la disminución del desperdicio alimentario y en la reducción del elevado consumo que hacemos actualmente de productos de origen animal, adecuando su ingesta a nuestra tradicional dieta mediterránea, en la que su consumo era mucho menos frecuente.

-En este sentido, como nutricionista, siempre se dice que los alimentos ecológicos son más saludables que los producidos con el apoyo de químicos y pesticidas ¿es cierto?

-Actualmente no hay ningún estudio importante que pueda relacionar de forma inequívoca la presencia en los alimentos de restos de agrotóxicos con una peor salud en los seres humanos, a no ser que haya habido una exposición aguda a los mismos. Esto no significa que no sea preferible para la salud que estos insumos agrícolas no estén presentes en nuestra dieta, significa solo que es difícil, mediante estudios, determinar la causalidad y el efecto real de los agroquímicos sobre la salud. A pesar de ello, parece lógico que estas sustancias que contaminan los suelos y las reservas hídricas afectando a la vida animal y a los ecosistemas deban reducirse, no solo en el medioambiente, sino también en nuestra alimentación para gozar de una mejor salud. Otra cosa son los alimentos ultraprocesados que se venden como ecológicos, estos no marcan una diferencia sustancial respecto a los ultraprocesados no ecológicos y, en general, debemos seguir calificandolos como de no saludables.

-¿Cómo está implementando el Pacto de Milán el Ayuntamiento de Sevilla?

-El Servicio de Salud del Ayuntamiento de Sevilla lleva trabajando por la sostenibilidad alimentaria y la alimentación saludable desde hace varios años. En concreto, desde nuestro servicio trabajamos en educación nutricional y en todos los materiales didácticos que confeccionamos para la etapa escolar se promociona los principios de la salud y la sostenibilidad alimentaria, de igual forma también educamos sobre estos conceptos en los talleres que impartimos en secundaria y en la universidad. Otras acciones significativa son la inclusión de algunos aspectos relacionaos con “la compra verde” en los pliegos de condiciones del servicio de comedor de la Universidad de Sevilla, con quien colaboramos estrechamente; el trabajo que se hace desde Asuntos Sociales haciendo accesible la alimentación a los más desfavorecidos y nuestra implicación en comedores escolares a través del Plan EVACOLE. Otras delegaciones, poco a poco, están incorporando en sus programas políticas más sostenibles, como por ejemplo Participación Ciudadana, con su programa de Huertos Urbanos Ecológicos, o LIPASAM, con el incremento del reciclaje de residuos y su clara apuesta por la economía circular. Desde hace algunos meses, el Servicio de Salud está teniendo contacto con sectores de la sociedad civil y juntos estamos tratando de definir acciones que impulsen el Pacto de Milán, si bien es cierto, que estamos al comienzo de estas relaciones, confiamos en que pronto den su fruto.

-¿Hay una hoja de ruta?

Estamos trabajando actualmente en esa hoja de ruta que debe sumar nuevas acciones a las que ya venimos realizando, esperamos poder aportar pronto nuevos datos.

-¿Es Sevilla pionera de algún modo en la aplicación de este pacto de la alimentación?

-El Ayuntamiento de Sevilla elaboró recientemente un documento denominado “Sevilla 2030: La estrategia de la ciudad alineada con los objetivos de desarrollo sostenible”. En el que se establecen de forma directa 36 estrategias para contribuir al cumplimiento de 65 metas de los 17 ODS, en los que se trabaja, entre otros temas, la lucha contra la alimentación no saludable y la obesidad, algo que también contempla el Pacto de Milán. El consistorio sevillano mostró su voluntad de formalizar su adhesión al Pacto de Milán en el Pleno Municipal de nuestra ciudad en diciembre de 2016 donde los distintos grupos municipales, Partido Popular, Partido Socialista, Participa Sevilla e Izquierda Unida acordaron trabajar para desarrollar sistemas alimentarios conforme a los objetivos del Pacto de Milán, con el fin de reducir los desperdicios de alimentos y preservar la biodiversidad y, al mismo tiempo, mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático. El día 8 de julio de 2021, se formalizó la solicitud de suscripción al Pacto de Milán asumiendo los principios y compromisos establecidos en dicho pacto.

La implicación de la ciudad de Sevilla con la sostenibilidad alimentaria y la promoción de una alimentación saludable es firme y en este sentido ha sido una de las primeras ciudades en España en trabajar en esta dirección, pero cada vez se suman más instituciones, lo cual es esperanzador ya que un cambio en la tendencia climática que sufrimos requiere del trabajo conjunto de todos y, en este sentido, el ayuntamiento, como la administración más cercana a los ciudadanos tiene mucho que decir y hacer.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla