martes, 19 noviembre 2019
09:24
, última actualización

Sevilla, ciudad de acogida

Recursos. La ciudad cuenta con distintas posibilidades que abarcan desde temas básicos como la vivienda, el empleo, el idioma o la asistencia jurídica al transporte o el ocio

27 feb 2017 / 06:25 h - Actualizado: 27 feb 2017 / 06:25 h.
  • El centro cuenta con zonas comunes como la cocina, el comedor o la sala de estar. / Jesús Barrera
    El centro cuenta con zonas comunes como la cocina, el comedor o la sala de estar. / Jesús Barrera
  • El Centro de Acogida de Refugiados depende de la Secretaría General de Inmigración y Emigración del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y se encuentra en Sevilla Este. / Jesús Barrera
    El Centro de Acogida de Refugiados depende de la Secretaría General de Inmigración y Emigración del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y se encuentra en Sevilla Este. / Jesús Barrera

Cada minuto 24 personas tienen que huir de sus países y abandonar sus casas para salvar su vida. En 2015, según datos de ACNUR, se alcanzó la cifra de 65,3 millones de personas que tuvieron que abandonarlo todo, y se espera que durante este año la cifra siga aumentando.

Sevilla no es ajena a esta situación y la ciudad cuenta con diversos recursos para dar acogida a los refugiados. Al comienzo del mandato del alcalde de la ciudad, Juan Espadas, que coincidió con las primeras noticias de la posibilidad de que España acogiera a un importante grupo, el regidor hispalense tuvo un primer encuentro con una veintena de asociaciones que ya trabajaban entonces, y lo siguen haciendo, con el colectivo. En concreto se citaron en Plaza Nueva representantes de los sindicatos CCOO y UGT o entidades como la Plataforma Somos Migrantes, Cruz Roja, Sevilla Acoge, Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Banco de Alimentos, Fundación Persán, Fundación La Caixa, Plataforma de Voluntarios de Sevilla, Plataforma de ONG, Save The Children o la Asociación Comisión Católica Española de Migraciones (Accem), entre otras.

De ese encuentro Espadas aseguró que el Ayuntamiento haría las veces de canalizador de los recursos con los que la ciudad cuenta para hacer una suerte de inventario y valorar las necesidades que había para paliarlas y que la capital hispalense contara con una «red potente y bien coordinada» para los refugiados para cuando éstos llegaran a Sevilla. Entonces se estimaba que el grupo podía alcanzar las 800 personas. «Vamos a preparar la ciudad para tener una red bien organizada y que además se abrirá a la participación ciudadana para quien quiera ofrecer algún tipo de recursos», dijo el alcalde, quien aseguró que Sevilla, como cuarta capital de España no podía permanecer «parada esperando a que nos digan qué tenemos que hacer, sino que nos vamos a organizar con un dispositivo para desarrollar una acogida de verdad, integradora».

Aquella red no llegó a materializarse ni terminaron de llegar esas 800 personas que se esperaban. De hecho, España tan solo ofreció 500 plazas en octubre a Grecia e Italia en el marco del cumplimiento de sus compromisos de reubicación con la Comisión Europea. En este contexto, el pasado diciembre llegó a Madrid un grupo de 189 refugiados procedentes de Grecia. De ellos, Andalucía acogió a 49 personas, de las cuales 19 llegaron a la capital hispalense.

Sin embargo, Sevilla sí que terminó por incluirse dentro de Red de Ciudades Refugio el pasado mes de junio gracias a una moción de IU que el pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad. En ella se pedía también instar a la Unión Europea, al Gobierno Central y a la Administración local a cambiar las políticas de migración ante la «crisis humanitaria de los refugiados» y la reactivación de la mesa de coordinación con entidades sociales que trabajan con la población inmigrante y refugiada en la ciudad y poner a su disposición instalaciones municipales así como ejecutar partidas presupuestarias para estos fines.

Precisamente es en este sentido en el que más se ha avanzado desde el gobierno local. Actualmente, el Ayuntamiento, a través de Emvisesa, mantiene convenios con varios colectivos para la cesión de 24 viviendas. De ellas, la mayoría las gestiona el Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

Además ha concedido distintas ayudas directas a entidades para proyectos dirigidos a la población refugiada como 59.957 euros para la mejora de las condiciones higiénicas y del acceso al agua potable en asentamientos informales de refugiados en los distritos de Marjayoun y Hasbaya (Líbano); 49.142 euros a Movimiento por la paz, el desarme y la libertad para el apoyo al ejercicio del derecho a la alimentación de la población refugiada saharaui. También se han destinado partidas a la atención básica a los desplazados del conflicto armado o para mitigar el impacto de la escasez de agua de la población refugiada siria en las comunidades jordanas de acogida. En total, más de 330.000 euros en ayudas. El borrador de presupuestos para 2017 contempla una partida de hasta dos millones de euros en cooperación al desarrollo.

A esto se le suma que, en cumplimiento con lo aprobado en pleno, se mantienen reuniones periódicas con las asociaciones que están coordinando la atención a la población refugiada y con la Junta de Andalucía.

El Consistorio tiene marcadas las próximas líneas de actuación a solicitud de estas entidades. Entre las acciones que se pondrán en marcha está el lanzamiento de una campaña de sensibilización dirigida a la respuesta de la población a los refugiados para favorecer la integración; el trabajo de preparación del personal municipal para atender los trámites y demandas de este colectivo residente en la ciudad; se van a iniciar estudios en el servicio de estadística para facilitar y agilizar el empadronamiento de la población refugiada; y finalmente la oficina por el derecho a una vivienda digna trabajará para apoyar la captación por parte de las asociaciones de viviendas en el sector privado para su alquiler a estas personas.

Las asociaciones

«Los gobiernos van siempre a un ritmo más lento y no han estado a la altura de una situación como esta, pero la ciudadanía ha ido por delante y ha demostrado que se puede y se quiere acoger a los refugiados», explica Miguel Ángel Gómez, voluntario en el área de Comunicación de la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio de Andalucía. «La población sevillana está comprometida y colabora para apoyar a quienes se han visto obligados a dejarlo todo atrás», dice Gómez que estima que la ciudad «está preparada para acoger a todos aquellos refugiados que finalmente lleguen a la capital hispalense».

Gómez anima a todos aquellos que quieran echar una mano a que se sumen a alguna organización. Todas ellas se adaptan al tiempo del que se dispone «y todas las manos son necesarias».

Es precisamente en las asociaciones donde los refugiados encuentran su particular tabla de salvación. En Sevilla actúan más de una veintena de asociaciones. Algunas de ellas hacen un seguimiento integral, respondiendo a todo tipo de necesidades. Desde la vivienda, hasta la vestimenta, la comida, el pago de los suministros básicos, el transporte, el idioma o incluso el ocio.

Este es el caso de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. Esta organización, que lleva trabajando desde 1979, tiene como misión «defender y promover los Derechos Humanos y el desarrollo integral de las personas refugiadas y migrantes con necesidad de protección internacional y/o en riesgo de exclusión social».

Para ello, desarrollan dos líneas de trabajo para el reconocimiento de los derechos de los refugiados. Por un lado realizan la atención al colectivo mediante diferentes actividades que se agrupan en tres áreas: acogida temporal, atención jurídica e inclusión socio-laboral; y por otro lado, realizan campañas de sensibilización, incidencia política y participación ciudadana.

El CEAR cuenta actualmente en la capital hispalense con 16 pisos en los que acogen de manera temporal a personas solicitantes de asilo y refugiadas. El objetivo es facilitarles «un espacio para avanzar en el proceso de su autonomía y la plena integración social» en los que están acompañadas por los equipos profesionales multidisciplinares de atención social, psicológica, jurídica y laboral.

Estos dispositivos de acogida suponen en total 108 plazas de asilo y 45 plazas de atención humanitaria.

Los ciudadanos de a pie también se han sumado a una red de viviendas para acoger en sus propias casas a los refugiados. Para ello se ha creado la plataforma ciudadana Refugiados Bienvenidos. En su web se facilita un formulario para entrar a formar parte de una base de datos donde el que esté interesado pueda ofrecer un hogar a las personas refugiadas que llegan a su localidad. Además desde esta plataforma ciudadana ofrecen un mapa en tiempo real para saber los puntos de España donde se han ofrecido hogares.

Pero no solo un lugar donde alojarse es lo que necesitan los refugiados al llegar. Por ello, además del CEAR otras entidades trabajan con el colectivo en Sevilla. Es el caso, por ejemplo de la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio de Andalucía. Su labor, desde 2015, se desarrolla tanto en proyectos locales como en las zonas donde se encuentran los campamentos de refugiados. Así, para quienes han llegado a la capital hispalense realizan intercambios idiomáticos, «que son casi jornadas de convivencia», charlas de concienciación en colegios e institutos, así como el envío de material humanitario y el apoyo económico a proyectos que desarrollan asociaciones locales en las zonas donde se encuentran los campamentos de refugiados.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016