Menú

Siete detenidos de una banda que cometía alunizajes y butrones

06 mar 2022 / 11:32 h - Actualizado: 06 mar 2022 / 11:35 h.
"Investigación","Construcción","Seguridad vial","Valencia","Electrodomésticos","Distribución","Guardia Civil","Seguridad ciudadana","Robos","Tabaco"
  • Siete detenidos de una banda que cometía alunizajes y butrones

La Guardia Civil de Bétera y Llíria ha detenido, en el marco de la operación 'Matalaf', a cinco hombres y dos mujeres de entre 27 y 58 años acusados de pertenecer a una banda organizada especializada en cometer alunizajes y butrones en establecimientos y naves industriales. Tras esta operación se ha desarticulado por completo a este grupo criminal y se ha conseguido detener a todos sus miembros.

Se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, falsificación de documento público, contra la seguridad vial, siete delitos de robo y hurto con uso de vehículo, daños, robo con violencia e intimidación y 61 delitos de robo con fuerza, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

La operación se inició a mediados del mes de agosto, cuando los agentes tuvieron conocimiento de varios robos en empresas de los polígonos de Náquera y Llíria. Tras las primeras indagaciones, los agentes pudieron constatar que se trataba de una banda organizada con una "intensa actividad delictiva", cuya actividad principal eran asaltos a establecimientos comerciales y naves industriales.

Esta banda estaba asentada en la provincia de Valencia, aunque también se desplazaba a Castellón para ejecutar los robos. En ellos sustraían productos de alto valor, especialmente teléfonos, perfumes y electrodomésticos, para su posterior distribución ilícita en el mercado. Además, los detenidos llegaron a robar en criaderos y tiendas de animales de compañía.

DETENIDO EL LÍDER DE LA BANDA

Asimismo, los agentes han detenido al líder de la banda, encargado de seleccionar los establecimientos donde se iban a llevar a cabo los robos.

El resto del grupo se encontraba "perfectamente estructurado" y cada miembro tenía su tarea asignada. Uno se encargaba de alquilar los vehículos, otros efectuaban labores de vigilancia a las empresas y otros realizaban el butrón días antes y se encargaban de taparlo para que no pudiera ser detectado por nadie.

La organización alquilaba y sustraía vehículos de alta gama para, posteriormente, realizar con ellos robos con fuerza, algunos mediante el método del alunizaje y otros con el procedimiento del butrón. Los detenidos aprovechaban el fin de semana y fechas señaladas para cometer el robo y llevarse más material.

Para dificultar la labor policial, se vestían con monos o ropa de trabajo para pasar desapercibidos. Además, cambiaban las placas de matrícula a los vehículos sustraídos empleados en la comisión de los robos y llegaron a desvalijar 14 comercios en tres días.

Durante las investigaciones, la Guardia Civil localizó una casa de campo que habían reconstruido con materiales obtenidos de los robos, hasta convertirla en un chalet en el término municipal de Llíria, donde también se localizaron los vehículos usados por la organización.

12 REGISTROS

El pasado 15 de febrero, los investigadores realizaron 12 registros llevados a cabo en las localidades de Burjassot, Benimàmet, Alboraia, València, Vilamarxant y Llíria. En total, se intervinieron cinco vehículos (dos de alta gama) valorados en 100.000 euros, 25.000 euros en efectivo y material de vigilancia como inhibidores o walkies. También se ha encontrado una escopeta, un revólver apto para hacer fuego con diversa munición y tres pistolas simuladas.

Además, se han intervenido 150 teléfonos, dos cachorros de Pomenaria valorados en 3.400 euros, 2.000 prendas de ropa deportiva, electrodomésticos, aparatos de aire acondicionado, mobiliario (colchones, sofás, sillones, entre otras), herramientas (fresadoras, taladros, radiales, entre otras), material de construcción, piezas de recambios de vehículos y tabaco, entre otro material. Igualmente, se han podido recuperar siete vehículos sustraídos y una ambulancia medicalizada con un valor de 100.000 euros.

Finalmente, la investigación terminó con la detención de un total de siete personas, todas ellas de nacionalidad española, acusadas de más de 70 hechos delictivos cometidos en menos de siete meses, en las provincias de Valencia y Castellón. El valor de los efectos recuperados está valorado en más de 800.000 euros.

La operación ha sido llevada a cabo por la Guardia Civil en colaboración con la unidad especial de la Agrupación Rural de Seguridad (ARS) nº2 de Sevilla y la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia (USECIC) de Valencia.

Las diligencias han pasado a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Llíria y se ha decretado el ingreso en prisión de tres personas.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos