Menú

Simbología de las cruces callejeras en Sevilla

Si ha paseado alguna vez por la ciudad pues que se haya sorprendido porque hay muchas pequeñas plazas y calles que tienen incrustadas, sobresaltadas o elevada, cruces. Hoy les explico su significado.

02 dic 2022 / 05:12 h - Actualizado: 02 dic 2022 / 05:10 h.
"Pasajes de la historia de Sevilla"
  • Simbología de las cruces callejeras en Sevilla

Sevilla es una ciudad religiosa pero también cargada de simbología y significados, uno de ellos es el que tiene que ver con cruces y que podemos encontrar en medio de la verdadera plaza del Museo, en San Jacinto, en Santa Cruz, en calle Feria, Baratillo, San Francisco o las Culebras, entre otros muchos lugares. ¿Qué significan?

Todas ellas tienen un motivo y su significado que pueden marcar, por ejemplo, un cementerio o un lugar donde se produjo un hecho relevante. Así, a la salida de la plaza de la Inmaculada encontramos una gran cruz pétrea, es la «Cruz de Juramento», en calle Fray Ceferino, entre la Catedral y el Archivo de Indias. Se la llama así por ser el punto donde se juraban lo tratos comerciales y el manifiesto de carga de los barcos que, en ocasiones, partían para rutas comerciales o la denominada «Flota del Oro» del Nuevo Mundo. Era la cruz que servía de testigo para jurar esos tratos poniendo a Dios de testigo, algo que, en la época, eran palabras mayores.

Simbología de las cruces callejeras en Sevilla

Una de mis «cruces» preferidas es un pequeño crucero en la plaza de Santa Marta, casi en Mateos Gago, allí tenemos que se ubicó este crucero que, originalmente, venía del hospital de San Lázaro y servía de humilladero. Es de 1564 de Diego Alcaraz y tiene un gran valor para la ciudad de Sevilla.

La cruz de la «Casa de Pilato», en calle Águilas, incrustada en la fachada de la misma y que tenía como finalidad marcar ese Vía Crucis que le llevaba al templete de la Cruz del Campo en Nervión.

En la plaza de las Cruces nos encontramos con tres pilastras o columnas que tratan de «recrear» el fatal destino de Cristo, la Cruz de Jesús de Nazaret y las de Dimas y Gestas, todo ello encerrado en un enrejado muy evocador a la plaza cordobesa del Cristo de los Faroles.

Además la calle que da acceso a la misma tiene unas cruces incrustadas que dan nombre a la calle Cruces, originalmente estaban pintadas de verde y se relacionan con punto luctuosos, si bien en su día era algo habitual se acabaron quitando muchas de ellas y otras integrando en las fachadas de las casas.

En la plaza del Molviedro hay otra cruz, similar a la de otras plazas sevillanas, y nos recuerda a un punto de oración en la ciudad, a una vieja ermita tan vetusta como su forja y que se derribó para construir la Capilla de Nuestra Señora del Mayor Dolor, sede de la Hermandad de Jesús Despojado.

Otras cruces indican una collación, una epidemia o un cementerio en la zona, carneros o fosas comunes que aunque hoy se ha olvidado el pasado la cruz recuerda, con su mudo mensaje, lo que allí sucedió.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos