Un colector de claveles para los esclavos del franquismo

Emotiva inauguración del monumento en homenaje a los presos de trabajos forzados

19 jul 2016 / 00:17 h - Actualizado: 19 jul 2016 / 00:17 h.
"Guerra Civil Española"
  • Algunos familiares de represaliados del franquismo y vecinos de Heliópolis depositan claveles rojos en el interior del colector inserto en el bloque de hormigón. / Manuel Gómez
    Algunos familiares de represaliados del franquismo y vecinos de Heliópolis depositan claveles rojos en el interior del colector inserto en el bloque de hormigón. / Manuel Gómez

Aun con 80 años de retraso, los alrededor de 250 presos que construyeron el colector que sirvió para desplazar las aguas pluviales y residuales lejos de Heliópolis y La Palmera, a través de los 6,5 kilómetros de tubería, vieron en la tarde de este lunes, en una fecha tan señalada como el 18 de julio, reconocida y agradecida su denodada labor. No lo vieron con sus propios ojos, obviamente, sino con los de las más de 200 personas reunidas en el Parque del Guadaíra, a apenas 100 metros de donde se ubicó el campo de concentración donde fueron recluidos, para homenajearlos.

Y lo vieron con los ojos increíblemente azules y llenos de verdad de Nicolás Sánchez Albornoz, superviviente del «destacamento penal» de Cuelgamuros, quien realizó trabajos forzados durante meses de 1948 en el Valle de los Caídos, hasta que logró huir; y que fue el encargado de retirar la tela negra que cubría el monolito de hormigón en recuerdo de los esclavos del franquismo, invitado por el grupo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía (RMHSA-CGT), impulsor de este homenaje perseguido desde años atrás.

«Me gusta estéticamente y me complace ver que las rejas del monumento tienen un agujero en medio, que es por donde yo me escapé», bromeaba a sus 90 años Sánchez Albornoz, a lo que Cecilio Gordillo, coordinador de RMHSA-CGT, añadía más tarde que «estas rejas, como todas las rejas, se merecen ser forzadas».

Y es que el monolito en cuestión, un bloque rectangular de hormigón –de forma similar a la estructura del campo de concentración– con una enorme tubería de acero y un enrejado visiblemente forzado, se llenó de claveles rojos aportados por los vecinos de Heliópolis, y también de banderas republicanas hacia las ocho de la tarde, cuando un tren de mercancías pasaba por allí y saludaba a los presentes con un sonoro y largo pitido.

Un paso más, no la meta

El acto fue introducido por el antropólogo Ángel del Río: «Hoy es un día largamente esperado», dijo, pero «no es una meta sino un paso más que debe servir de estímulo para seguir avanzando», en lo que retó «a las instituciones, que cuando no fueron remisas y timoratas se mostraron contrarias a recordar cualquier cosa relacionada con el franquismo».

El historiador José Luis Gutiérrez recalcó que «el trabajo esclavo no fue una anécdota sino una de las columnas vertebrales del régimen franquista» y «no sólo tuvo una finalidad de explotación económica; también de redención del rojo, había que limpiarle las ideas».

El Ayuntamiento de Sevilla estuvo representado por Carmen Castreño, primera teniente alcalde –también estuvo Joaquín Castillo, delegado del distrito; además de Susana Serrano (Participa Sevilla) y Javier Moyano (Ciudadanos)–, quien destacó que el monumento es «un recuerdo de aquellas personas a las que cercenaron su libertad por sus ideales, y que pagaron con su vida y con su sufrimiento la construcción de espacios públicos que hoy son fundamentales para la ciudad».

La joven cantautora Lucía Sócam puso el broche al acto recordando «a esos hombres y mujeres con nombre y apellido». Y un manolito.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos