«Zoido me prometió que la comisaría iría en el Polígono Sur»

La comisionada lamenta que en su etapa como alcalde, el ministro no ejecutara una construcción que «estaba en su mano» y era «sencilla»

23 nov 2017 / 06:15 h - Actualizado: 23 nov 2017 / 17:02 h.
"Polígono Sur","'Lo Hablamos'","Mar González"
  • María del Mar González, comisionada del Polígono Sur, en el plató de ‘Lo Hablamos’ de El Correo TV. / El Correo
    María del Mar González, comisionada del Polígono Sur, en el plató de ‘Lo Hablamos’ de El Correo TV. / El Correo

La comisionada del Polígono Sur, María del Mar González, lo tiene claro. «Que la comisaría de Policía se construyera dentro del barrio sería un instrumento básico para su normalización y para garantizar la seguridad». Y así, además, se recoge en el desarrollo del plan integral. Pero por el momento, lo escrito en el documento marco no termina de hacerse realidad, a pesar de que ha habido varias oportunidades para ello. «Zoido me prometió que iba a pelear por ello en la comisión interadministrativa que celebramos en diciembre de 2014», asegura. Pero el compromiso se quedó ahí. Incluso, cuando siendo alcalde de la ciudad, «estuvo en su mano». No lo hizo en aquel momento y ahora, desde su responsabilidad como ministro de Interior, no parece decidido a que así sea. Y es que el Estado defiende su construcción en otro lugar del distrito Sur y no en el solar de la calle Juan Sebastián Bandarán como apuesta el comisionado y los vecinos del barrio.

«La realidad es que si hubiera voluntad se podría hacer y rápido», señala. Entre otras cosas porque «la configuración de la parcela que se ha propuesto es muy parecida a la que hay en el proyecto». Solo haría falta, añade la comisionada, «hacer un estudio geotécnico y un nuevo cálculo de estructuras que la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía se había comprometido a financiar». Por ello, apela a que Zoido «reconsidere su decisión» y apuesta por una ubicación que, además, «tiene un carácter simbólico para el barrio por el apoyo de las administraciones que supone». Se trata de «una apuesta política» para que en el Polígono Sur haya «una convivencia pacífica» y que, por otro lado, «iría en beneficio de todos los vecinos del distrito».

Pero desde que hace cuatro años González asumiera esta responsabilidad su trabajo se ha centrado también en otros asuntos. Entre ellos, «en un trabajo en red y colaborativo» que se traduzca en «la normalización» del barrio y que acabe con «las barreras psicológicas del imaginario colectivo que está lleno de prejuicios construidos» y que son «más altas» que «las barreras físicas». Cree tanto en el proyecto que lidera que asume no estar satisfecha en general de cómo está el barrio pero también de los frutos de su trabajo «no solo en lo urbano sino en lo humano». Y eso que llegó al cargo en un momento «en el que la gestión de las crisis estaba ejerciendo sus efectos». Por ejemplo, «sin tener ni un dispositivo público de empleo en el Polígono Sur» y con los recursos económicos «muy esporádicos». Una situación que requiere «fondos excepcionales» para poder realizar «actuaciones excepcionales que avancen en la normalización» de sus vecinos.

Y en ello sigue trabajando. A pesar de que González se confiese «frustrada» cuando recuerda los apedreamientos que se han producido en el barrio en estas últimas semanas contra los autobuses de Tussam. Pero matiza. «También los ha habido en otras zonas y se diluyen. Lo negativo que ocurre en el Polígono Sur siempre se magnifica. Estamos intentando cambiar ese balance», señala. Y lo hace a través de «la coordinación», como en el caso de los clanes. «Es cierto que tenemos problemas con los delitos mayores pero no son como en el pasado». Y para trabajar por ello insiste en la importancia de la seguridad. «Zoido ha reconocido que en la ciudad aún faltan 500 policías nacionales, pues una décima parte nos harían falta a nosotros».

En su apuesta por la normalización del Polígono Sur hay proyectos que contribuirían a ello. Por ejemplo, el de la Factoría Cultural, aún por ejecutar en su totalidad. «No había un proyecto cultural cuando empezó a construirse el edificio», asegura. También que es el Ayuntamiento el que asumirá su gestión y que, por lo que sabe, «habrá alguna actuación antes de que acabe este año» y que «desde luego», estará en funcionamiento «para 2018». A ello podría sumarse el traslado de algunos servicios municipales al barrio, algo de lo que ha hablado, «de forma abstracta», con el alcalde. Un Juan Espadas al que «le preocupa» el Polígono Sur y al que los vecinos «conocen y quieren».


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos