viernes, 10 julio 2020
22:47
, última actualización

La construcción vuelve a ser motor del PIB de Andalucía

La economía andaluza creció un 2,6% en el primer trimestre impulsada por el ladrillo (5,9% y 10% en empleo) y la inversión (4,1%) frente al revés del campo

12 jun 2015 / 08:53 h - Actualizado: 12 jun 2015 / 12:06 h.
"Construcción"
  • La construcción vuelve a ser motor del PIB de Andalucía

Tras años de descenso y después de repuntar por primera vez en el último tramo del año pasado, la construcción volvió a convertirse en el motor de la economía andaluza entre enero y marzo del ejercicio en curso, un trimestre en el que, además, la inversión empresarial registró un fortísimo impulso, revelando confianza y sentando las bases para una mayor actividad y más empleo.

El Producto Interior Bruto (PIB o valor a precios de mercado de todos los bienes y servicios de una economía, en este caso la autonómica) creció en el primer trimestre del año un 2,6 por ciento con respecto al mismo periodo de 2014, según los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA).

El descenso a la mitad en la cosecha regional de aceite de oliva se dejó sentir en las cuentas del campo: su Valor Añadido Bruto (VAB) se desplomó un 4,7 por ciento interanual, empalmando su cuatro trimestre consecutivo de bajadas. La industria se apuntó un aumento del 1,2 por ciento (la manufacturera, sin embargo, se dejó el 0,5 por ciento), aunque supo a poco si cotejamos el porcentaje con otros trimestres previos. La contrucción protagonizó la estadística con un 5,9 por ciento al alza, consolidando, así, la recuperación que comenzara en el último tercio de 2014, en parte gracias a los programas públicos de rescate del ladrillo –especialmente vinculados a la rehabilitación–. Y los servicios crecieron un 3,2 por ciento –a destacar, el 5,1 por ciento para el comercio y el 8,8 por ciento de las actividades profesionales, mientras que la banca prolongó su agonía al precipitarse otro 5,7 por ciento, fruto de los ajustes de la red comecial y la plantilla–.

El consumo fue otra de las grandes claves de la Contabilidad Trimestral de Andalucía. El de los hogares creció un 3,3 por ciento, con su sexta subida consecutiva, mientras que el de las administraciones públicas lo hizo un 0,4 por ciento, que no es poco si tenemos en cuenta los pasados años de austeridad.

La formación bruta de capital fijo, concepto que quivale a la inversión –fundamentalmente la empresarial–, se aceleró, al revelar un incremento del 4,1 por ciento. Es decir, las empresas se están preparando ante un escenario económico robusto, aunque la estadística deja un mal sabor de boca con las exportaciones, que redujeron su aportación al PIB un 0,5 por ciento, cosa que no ocurría desde cinco trimestres atrás –el motivo estribaría en las menores ventas exteriores de aceite–. Las importaciones, por su parte, limitaron su crecimiento interanual a cuatro décimas.

En cuanto al empleo, el IECA precisa que se incrementó un 2,8 por ciento entre enero y marzo –hasta 2.847.785 puestos de trabajo–, con un severo revés en el agro (-23,8 por ciento) y un fuerte crecimiento en comunicaciones (14,8) y construcción (10,5).


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016