sábado, 15 agosto 2020
10:26
, última actualización

Adiós, cáncer

El hospital de Valme lidera un nuevo servicio de micropigmentación, punto final al trauma de una neoplasia de mama

02 sep 2017 / 19:53 h - Actualizado: 03 sep 2017 / 21:19 h.
"Sanidad","Salud pública","Cáncer de mama","Hospital Virgen de Valme","Punto final a un calvario"
  • La enfermera Mercedes Molguero recompone el pezón y la areola de una paciente mediante la técnica de micropigmentación. / Fotos: El Correo
    La enfermera Mercedes Molguero recompone el pezón y la areola de una paciente mediante la técnica de micropigmentación. / Fotos: El Correo
  • Comparativa de una mama micropigmentada, antes y después de la técnica.
    Comparativa de una mama micropigmentada, antes y después de la técnica.
  • Las enfermeras Concepción Valle y Pepa Cantero, la directora de la UGC de Ginecología y Obstetricia Virginia Caballero, la ginecóloga Eva Iglesias, la responsable de la Unidad de Patología Mamaria Carmen Delgado y los ginecólogos Miguel Sánchez, José Antonio García y Elisabet Delgado conforman el equipo que interviene del Hospital Universitario de Valme.
    Las enfermeras Concepción Valle y Pepa Cantero, la directora de la UGC de Ginecología y Obstetricia Virginia Caballero, la ginecóloga Eva Iglesias, la responsable de la Unidad de Patología Mamaria Carmen Delgado y los ginecólogos Miguel Sánchez, José Antonio García y Elisabet Delgado conforman el equipo que interviene del Hospital Universitario de Valme.

El cáncer de mama es, a día de hoy, uno de los tumores con una tasa de curación más elevada si se detecta precozmente, pero no por ello deja de ser un calvario a todos los niveles para la mujer que lo padece. Un trauma que cuesta superar del todo, y en ello ayuda sobremanera recuperar el aspecto normal del pecho extirpado en la mastectomía. De ahí que sea tan importante para la paciente la reconstrucción mamaria completa, incluyendo la micropigmentación que permite devolver la areola y el pezón perdidos por mor de esta cruel enfermedad.

En este sentido, las sevillanas que han sufrido este doloroso proceso se hallan de enhorabuena, ya que la cartera de servicios públicos acaba de incluir esta prestación gratuita que por lo privado puede llegar a costar entre 300 y 400 euros.

El Hospital Universitario de Valme es el centro encargado de coordinar, a través de su Unidad de Patología Mamaria, este nuevo servicio puesto en marcha en julio y por el que aquellas mujeres que han sufrido un proceso oncológico logran un aumento de su autoestima y una mejora de la calidad de vida a través de la recuperación de su imagen corporal.

Esta prestación recién incorporada a la red sanitaria pública provincial implica un dispositivo multidisciplinar que lidera la Unidad de Gestión Clínica de Ginecología y Obstetricia de Valme, cuya responsable es una cirujana general con amplia experiencia en esta patología: Carmen Delgado. Sin embargo, este hospital no está solo en este servicio sino que cuenta con la colaboración de otros centros. De hecho, el circuito asistencial se inicia tras la cirugía oncológica y con la valoración, por parte de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica del hospital Virgen del Rocío, sobre la pertinencia de la aplicación de esta técnica en consonancia con la recuperación de la zona intervenida. Una vez valorada positivamente la paciente, es derivada a la Unidad de Atención a la Ciudadanía del Hospital Universitario de Valme y desde aquí encauzada a la consulta de Micropigmentación que se ha abierto en el hospital El Tomillar.

Se trata de un proyecto complejo, dada la necesaria coordinación de numerosos profesionales correspondientes a diversas especialidades y, además, con carácter intercentros. Iniciada la gestión sobre el mismo en el primer trimestre del año, ha sido en el mes de julio cuando por fin ha visto la luz. Desde entonces ya se han beneficiado cuatro pacientes de este nuevo procedimiento integrado en la cartera de servicios de sanidad pública sevillana, con plena satisfacción dado el resultado.

SEIS PROCEDIMIENTOS POR SEMANA

La previsión estimada de actividad de la consulta abierta para micropigmentación de areola y pezón es de seis procedimientos semanales, entre pacientes nuevas y revisiones. Con este objetivo, se han establecido tres consultas semanales. Al respecto, la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Silvia Calzón, destaca el notable valor de esta iniciativa: «Aporta beneficios terapéuticos para el bienestar físico y psicológico de la mujer mastectomizada, facilitando mayor estabilidad emocional y permitiendo enfrentarse de una forma más positiva a la enfermedad».

Se trata de un procedimiento clínico no agresivo, sobre una piel muy especial, que requiere de cierto seguimiento. Frente al tatuaje habitual, se hace con anestesia local y a menor profundidad en la piel, empleando pigmentos orgánicos basados en tonos marrones y rojizos que imitan el color de las areolas y buscan un resultado armónico con la piel de cada una de las pacientes.

Mercedes Molguero es la enfermera experta en Micropigmentación Reparadora Oncológica que en el hospital El Tomillar se encarga de llevar a cabo esta técnica. A través de su trabajo de práctica enfermera avanzada hace posible la reparación de las secuelas estéticas de los tratamientos oncológicos. Según esta profesional de Enfermería, lo más positivo de este abordaje es que «las pacientes ganan en autoestima y seguridad y, además, sienten que cierran una etapa dolorosa».

Esta actividad de tatuaje terapéutico, desarrollada por la citada enfermera, es consecuencia de la adquisición de nuevas competencias mediante la especialización. Capacita a la enfermería para el ejercicio profesional ampliado en el marco de la Estrategia para los Cuidados de Andalucía de la Consejería de Salud. Pero, sobre todo, permite a muchas mujeres iniciar una nueva vida.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016