lunes, 18 noviembre 2019
22:44
, última actualización

‘Ciudades’ sin equipamientos

Nuevos barrios. Sevilla Este y Bermejales son zonas que han crecido mucho en poco tiempo y cuyo desarrollo no ha ido acompañado de las inversiones necesarias

12 oct 2016 / 07:00 h - Actualizado: 12 oct 2016 / 14:18 h.
  • ‘Ciudades’ sin equipamientos

Sevilla ha ido creciendo en los últimos años por barrios como Sevilla Este o Bermejales. Unas zonas que han multiplicado su población gracias a las muchas promociones de vivienda nueva que se han levantado en sus terrenos y sobre todo a los pisos de protección oficial que ofertaba hace unos años la Empresa Municipal de la Vivienda, Emvisesa. Esta expansión, sin embargo, no se ha visto acompañada de las inversiones y los equipamientos necesarios. Algo que centra las quejas y reclamaciones vecinales. Algunas desde hace más de 30 años.

«Sevilla Este es una gran ciudad dentro de Sevilla y tiene problemas de todo tipo», explica Antonio Muñoz, presidente de la Federación de Asociaciones de Sevilla Este (FASE). En materia educativa, por ejemplo, denuncia la falta de guarderías públicas. «Con la cantidad de familias con niños pequeños que hay aquí, no tenemos ninguna. Es un gasto muy importante para los padres que en muchas ocasiones no tienen empleo», asegura Muñoz quien insiste en que a veces se relaciona con otras zonas más deprimidas, «pero en el barrio son muchas familias que dependen de sus padres para llegar a fin de mes y que tienen problemas para pagar su hipoteca, este gasto es injusto».

Otra de las consecuencias de la falta de equipamientos en esta zona donde abunda la gente joven es la necesidad de una biblioteca «en condiciones». «La que tenemos está dentro del centro cívico y se queda demasiado pequeña. Hay muchos adolescentes que tienen que desplazarse al centro a estudiar porque aquí no tienen opciones».

Pero si hay una reclamación «más que evidente» en esta zona es la línea 2 del Metro. «Sabemos de los problemas económicos de las administraciones pero la única solución para no tardar una hora al centro es esa. Es la alternativa más viable, ágil y eficaz para conectar el barrio con Sevilla», explica el representante vecinal que considera que las lanzaderas que propuso el actual alcalde son solo una medida coyuntural, no es una solución real, por no hablar de que todavía no se han puesto en marcha».

Precisamente la ampliación de las líneas de Metro es una de las exigencias de los vecinos del otro barrio en expansión, Bermejales, aunque en su caso reclaman la línea 3, claro. «Si en ciudades más pequeñas como Málaga se han hecho todas las líneas, ¿por qué en Sevilla seguimos esperando? No es justo», denuncia Conchita Rivas, presidenta de la asociación Bermejales 2000, mayoritaria en el barrio.

En materia educativa reclaman guarderías públicas, aunque en este barrio cuentan con una, «pero se nos ha quedado pequeña enseguida». Hasta 80 niños se quedaron fuera este año, por lo que reclaman la apertura de un segundo centro para hacer frente a la alta demanda.

La limpieza es otra de las quejas vecinales. «El estado de las calles es lamentable. Los vecinos se quedan atorados con los carritos por culpa de la cantidad de baldosas rotas que hay».

Y aunque estas zonas se vinculan siempre con barrios de reciente construcción, lo cierto y verdad es que tienen bastantes años ya a sus espaldas. De hecho, reclama Rivas un centro cívico para los vecinos de Los Bermejales «que se tienen que desplazar a Bellavista que es lo más cercano que hay». Esta no es una petición nueva, «llevamos reclamándolo desde 1997, ya es hora de que nos echen cuenta», concluye.

Algo parecido pasa en Sevilla Este donde ninguna de las barriadas que lo componen están recepcionadas. «Parece increíble pero es así. Llevamos 30 años aquí y los vecinos siguen teniendo que arreglar sus calles o los jardines con su dinero porque no se han recepcionado aún», explica Antonio Muñoz. «Los vecinos de Sevilla Este pagan sus impuestos igual que en el resto, de hecho supone un montante considerable para las arcas municipales que luego no se compensa en inversiones», prosigue.

En materia de Urbanismo, Muñoz denuncia el estado de algunas vías principales como la que lleva a Fibes. «Es un escaparate para todos aquellos que vienen a congresos, conciertos... y está llenita de baches».

La sanidad es una de las grandes asignaturas pendientes. «Es vergonzoso que con la población que tiene este barrio no haya un servicio de urgencias y los vecinos se tengan que desplazar hasta el Virgen del Rocío para que se les atienda. Sevilla Este es casi como una ciudad, hay algunos recursos que son sangrantes que no tengamos». Algo parecido reclama Rivas para Bermejales. Allí no se explican el motivo del cierre del Hospital Militar. «Nos hemos quedado sin consultas por las tardes ni urgencias. No tenía sentido que se cerrase con lo bien que estaba».

Rivas reclama también la Policía de barrio para Los Bermejales. «Con ella estaba todo el mundo encantado. La presencia policial disuade e intimida, pero si pasa un coche de tanto en tanto no sirve para nada».

En Sevilla Este, son más específicos. «Necesitamos más vigilancia y seguridad para evitar los actos incívicos de los vecinos», demanda Muñoz. Según explica, las zonas de juegos infantiles se están convirtiendo en un «peligro» para los pequeños pues tanto los vecinos que sacan a sus perros y «no recogen los excrementos» como algunos chavales que «se saltan las vallas y rompen botellas por las noches» hacen de estos espacios lugares «impracticables». «Necesitamos más seguridad para disuadir de estas prácticas y que los más pequeños puedan disfrutar de los parques que hay para ellos, que encima son pocos»


Todos los vídeos de Semana Santa 2016