martes, 15 octubre 2019
20:45
, última actualización

«El Domingo de Resurrección es un canto a la vida; un cambio de ciclo»

La prestigiosa profesora de la Sorbona ha sido escogida por la Real Maestranza de Caballería de Sevilla para pregonar la fiesta de los toros en el Lope de Vega. La historia y la devoción por Sevilla se trufarán en un texto escrito desde la afición

15 abr 2017 / 20:47 h - Actualizado: 15 abr 2017 / 20:53 h.
  • Araceli Guillaume-Alonso se pondrá hoy detrás del atril del teatro Lope de Vega. / Manuel Gómez
    Araceli Guillaume-Alonso se pondrá hoy detrás del atril del teatro Lope de Vega. / Manuel Gómez

{Todo está preparado para que Araceli Guillaume-Alonso, profesora emérita de la universidad parisina de la Sorbona, se convierta en heraldo de la primavera plena. En el Lope de Vega se cantará y se contará la historia de la Fiesta de los toros...

—Venir a pregonar a Sevilla es un empeño que no está exento de aristas.

—Es una ilusión indudable pero llega un momento en el que la responsabilidad pesa más. Espero que después quede el grato recuerdo. Ya hubo intentos con anterioridad pero no tenía disponibilidad personal. El pregón es un género especial y Sevilla pesa a todos los que venimos de fuera. No pretendo ser sevillana pero creo que conozco bien la ciudad desde hace mucho tiempo.

—Sevilla tiene esas particularidades pero en el caso concreto del pregón taurino la Real Maestranza ha sabido huir de estereotipos.

—Este pregón es un reto pero sí, tiene una dimensión académica importante. No se trata sólo de hacer la alabanza de la ciudad y su plaza de toros sino también de intentar aportar un granito de arena a la construcción de nuestra identidad taurina, de lo que somos históricamente, de cómo hemos recibido esta Fiesta y cómo la queremos transmitir.

—Ése es un dato importante: el toro es historia y patrimonio. A veces se nos olvida.

—Yo hice mi tesina sobre la historia del toreo por complacer a mi marido –él era aficionado antes que yo– y entonces advertí la presencia de lo taurino en todo tipo de archivos. Es un legado cultural e identitario y de alguna manera lo ignoramos. La investigación ha estado en manos de gente bienintencionada pero no necesariamente historiadores. Es apasionante contemplar la historia de España a través de la mirada que los toros proporcionan. Eso exige el vaciado de muchos archivos. Esa historia es más importante de lo que pensamos.

—Se trata de aplicar el método científico a algo que nunca se le había aplicado.

—Exactamente. Cada cual ha contado lo que ha dicho el anterior pero cuando entramos en los archivos vemos que la historia es diferente y es más interesante. Es como la vida, no hay nada en el mundo que tenga la riqueza y profundidad sociológica, etnográfica y antropológica que tiene la Fiesta. Todo está en nuestro sentir.

—Si el Consejo llama a una profesora de la Sorbona para pregonar la Semana Santa se forma la mundial...

—Soy más de Semana Santa que de Feria y nunca he faltado un Domingo de Resurrección. Siempre estoy en la Madrugada, desde el año 69. Es algo tan presente en mi vida que no sé si es estrambótico llamar a una profesora de la Sorbona... yo me siento capaz de pregonar la Semana Santa de Sevilla. La siento tan profundamente... La Maestranza muestra un talante muy abierto y a los responsables de las cofradías no se les ocurriría invitarme pero no creo que tenga más o menos actitudes para pregonar la fiesta de los toros que la Semana Santa.

—Sería bonito contar esa visión del que no ha nacido a ella y sí la ha adquirido.

—De la que la ha adquirido en la calle, esperando la salida del Silencio o buscando el palio del Dulce Nombre. Mi Semana Santa es la de muchos momentos y hermandades y podría contarlo. Me parece muy interesante el talante universal de la Maestranza. La Fiesta es universal. Cualquier extranjero que viene y se deja enganchar termina aprendiendo y conociendo. Eso permite que la defendamos mejor todavía.

—Su pregón estará relacionado con la historia....

—Tiene un hilo histórico, siempre sevillano, desde el siglo XVI. Pero soy una persona optimista y voy a sacar del pasado lecciones que nos permitan ver el futuro con optimismo. Para ser pesimistas ya tendremos tiempo.

—El Domingo de Resurrección es uno de esos días mágicos en los que uno sabe que está donde quiere estar.

—Los ciclos de renovación de la naturaleza se viven en Sevilla con un sentido hedonista. El Domingo de Resurrección es el paradigma de todo eso y la palabra pregón cobra todo su valor. Es un canto a la vida más allá de la devoción y la religión. ~

«Aquí hay un problema con la clase política, con lo que debe ser moderno o está de moda y ahí no encaja la Tauromaquia», explica Guillaume-Alonso en relación con el actual panorama sociopolítico. «Pero se equivocan», advierte la profesora asegurando que «los toros siempre son vanguardia». «Es algo tan profundo, más allá de su condición de espectáculo, que hace reflexionar. Yo llevo a mis nietos a los toros. Es la mejor manera de enseñarles el mundo, los problemas vitales de la vida y la muerte, el esfuerzo, el sentido de superación, el miedo...», afirma la pregonera. «Creo que para los niños, y se puede escandalizar mucha gente, los toros son una magnífica escuela de superación y de tesón», concluye.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016