sábado, 07 diciembre 2019
01:26
, última actualización

Espadas, a por su tercera cuesta de septiembre

Retos. El alcalde afronta el inicio del curso político con asuntos que debe empezar a resolver si quiere que estén solventados antes de que acabe su mandato

01 sep 2017 / 07:50 h - Actualizado: 01 sep 2017 / 13:38 h.
  • Espadas, a por su tercera cuesta de septiembre
  • Espadas, a por su tercera cuesta de septiembre
  • Espadas, a por su tercera cuesta de septiembre
  • Espadas, a por su tercera cuesta de septiembre
  • Espadas, a por su tercera cuesta de septiembre
  • Espadas, a por su tercera cuesta de septiembre
  • Espadas, a por su tercera cuesta de septiembre
  • Espadas, a por su tercera cuesta de septiembre
  • Espadas, a por su tercera cuesta de septiembre

M. Daza / N.G.Grosso

Juan Espadas arranca hoy el que es su tercer curso al frente de la Alcaldía de Sevilla. Por delante, el regidor tiene un extenso listado de asuntos por resolver muchos de los cuales están en la agenda municipal desde hace varios mandatos. Septiembre es por naturaleza el mes de los buenos propósitos algo a lo que no es ajeno el gobierno local que en las próximas semanas deberá resolver –o al menos iniciar el camino para lograrlo–, algunos proyectos que la falta de tiempo o la oportunidad política recomendaron aplazar para después del verano.

El alcalde afronta, por tanto, un año que será clave en su gestión una vez superado el ecuador desde que alcanzó el bastón de mando de la Plaza Nueva en junio de 2014. Entre otras cosas, porque históricamente los grandes impulsos que los distintos responsables locales han dado a la ciudad, han coincidido con los dos años intermedios del mandato frente al cuarto y último en el que la batalla electoral eclipsa la agenda municipal.

Cierto es que aunque hay asuntos que siguen pendientes de ser abordados, hay otros que tras años de bloqueo han visto la luz al final del túnel. En el haber de Espadas habría que sumar que en todo este tiempo, y a pesar de haberse enfrentado a varios desencuentros con sus posibles socios, ha sido capaz de mantener su talante negociador y conseguir los apoyos necesarios para sacar adelante temas de ciudad como las ordenanzas fiscales o los presupuestos a pesar de su minoría en el pleno. Una situación de desventaja que quedó en evidencia cuando la oposición reprobó la labor y pidió la destitución de su presidenta, Carmen Castreño, tras hacerse pública la sentencia del TSJA que declaraba nulo el proceso de aprobación de las cuentas de gasto de 2016.

Pero sus éxitos no han quedado ahí. El alcalde ha conseguido desatascar al fin el futuro de espacios como la Estación de Cádiz, donde ya se ha puesto en marcha el mercado de abastos y la plaza pública, o la Puerta de la Carne, con los trabajos para convertir la antigua plaza en un espacio gourmet y cultural.

En materia de seguridad, ha conseguido acordar la nueva relación de puestos de trabajo (RPT) de la Policía Local que, a pesar de la reconocida falta de agentes, ha conseguido reforzar su presencia en las calles con la puesta en marcha de la demandada policía de barrio, que ya es una realidad en zonas como Torreblanca y que llegará en breve a otros puntos especialmente sensibles como Tres Barrios-Amate. Una mejora que ha coincidido con el refuerzo de la seguridad en las calles de la ciudad tras los atentados de Cataluña, colocando maceteros y bolardos en las zonas con mayor presencia de turistas.

Pero no todo en este año han sido aciertos. De hecho, y siguiendo con el tema de la seguridad, el Ayuntamiento de Sevilla tiene por delante el complicado reto de alumbrar un plan que garantice el normal funcionamiento de la Madrugá, tras los incidentes ocurridos la pasada Semana Santa. Al margen, en el debe municipal también se encuentran otros proyectos largamente enquistados y para los que por el momento sigue sin haber solución. Entre ellos, el futuro de Altadis, la Gavidia, las Atarazanas, Artillería o los terrenos del Batán junto al Puerto.

En un ámbito más ciudadano, el gobierno deberá hacer frente al crecimiento turístico de la ciudad y su proyecto de instaurar una tasa que grave a los visitantes, la continua caída de la población, las peatonalizaciones de las calles Betis y Mateos Gago o los problemas de movilidad –sigue sin darse a conocer el plan anunciado– que, a falta de la red de Metro, ha obligado a plantear la ampliación del Metrocentro hasta Santa Justa o la puesta en marcha de las líneas BTR como la de Sevilla Este.

Estos y otros asuntos deberán resolverse durante los próximos, en un escenario político bien diferente al del pasado curso. Entre otras cosas porque en el PP parecen haberse rearmado para luchar por la Alcaldía en 2019, una vez finalizada esa guerra interna en la que salió victorioso Beltrán Pérez, líder de los críticos. Pero los aliados de Espadas seguirán siendo otros.

Aunque parece haber encontrado la horma de su zapato con el portavoz de Ciudadanos, Javier Millán, sus predilectos siguen siendo los partidos de la izquierda –IU y Participa– cuya confianza en la gestión de este gobierno parece desgastada.

Movilidad. Líneas BTR y la ampliación del tranvía mientras llega el plan integral

{La Movilidad sigue siendo una de las grandes áreas en las que queda mucho por ejecutar. Mientras llega el plan integral, el Ayuntamiento tiene pendiente para este mes de septiembre poner en marcha las líneas BTR, que tras la experiencia de la Cartuja, llegará a un barrio que necesita mejorar con urgencia sus conexiones como es Sevilla Este. Además, este año debe cristalizar el proyecto de ampliación del tranvía, del que ya se conoce el trayecto que seguirá en su prolongación hasta Santa Justa. El Ayuntamiento ya ha remitido a la Junta de Andalucía el proyecto para su admisión e inicio del proceso de tramitación.

El fomento de las políticas ciclistas sigue siendo una de las prioridades del gobierno local si se quiere potenciar su uso entre los sevillanos, como ha anunciado el alcalde. Junto a la implantación de bicicleteros en los colegios, resultará fundamental la modificación de algunos trazados conflictivos como los de la Ronda Histórica o el eje Puerta Jerez-San Bernardo.

Cultura. Murillo y Magallanes, nuevos atractivos

{Los próximos años están marcados por la celebración de dos eventos que el Ayuntamiento quiere aprovechar para relanzar la imagen de la ciudad y «volver a colocarla en el mapa». Se trata del Año Murillo, cuya programación está prácticamente cerrada y cuenta con el apoyo de la iniciativa privada; y la celebración del V Centenario de la I Vuelta al Mundo, que comenzará en 2019 y que cuenta con un protocolo firmado por todas las administraciones.

Turismo. Objetivo: cuidar de la gallina de los huevos de oro

{Decir que Sevilla vive del turismo no es ninguna novedad. La afluencia de visitantes supone más del 17 por ciento del PIB de la ciudad. Algo de lo que el Ayuntamiento de Sevilla es plenamente consciente. Por ello, se ha marcado como objetivo captar más viajeros, incrementar la estancia media diversificando aún más la oferta turística y atrayendo a turistas de países de medio y largo radio con la búsqueda de nuevas rutas aéreas y desestacionalizando el sector. En este contexto el Ayuntamiento se ha planteado la posibilidad de compensar la afluencia turística y financiar mediante una tasa, que abonarían los visitantes que pernocten en la capital hispalense, la conservación del patrimonio y la difusión de la ciudad. Un asunto que, por el momento, está en el tejado del Gobierno central.

Población. Sin medidas que eviten la sangría

{El descenso de población en Sevilla se cronifica. Ninguna de las medidas anunciadas, ni las viviendas en alquiler a precios asequibles o las bonificaciones en los servicios municipales han logrado frenar una sangría que acerca los registros a los de la Expo 92.

Peatonalización. Betis y Mateos Gago esperan su turno para ganar la batalla contra los coches

{Con la llegada de Espadas a la Alcaldía, la peatonalización dejó de ser un tema tabú en la ciudad. Con las obras ya iniciadas en los alrededores de la basílica de la Macarena, los próximos objetivos del Ayuntamiento pasan por dar una solución a los casos de las calles Betis y Mateos Gago. En ambos casos, el gobierno anda con pies de plomo, requiriendo públicamente un consenso ciudadano que para ellos será clave a la hora de tomar una decisión.

De hecho, desde la delegación de Movilidad se está ultimando un plan de circulación para Triana que sostendrá la idoneidad de esta peatonalización y que será presentado a los vecinos tras el verano. La idea cuenta con la experiencia piloto de algunas pruebas que se han realizado en esta calle en domingos. Lo mismo ocurre en Mateos Gago, una de las pocas vías de salida desde el Casco Antiguo, tomada por los veladores, y cuya adecuación para los peatones dependerá del consenso vecinal.

Pleno. Pocas alternativas para las cuentas tras el voto de calidad

{Hacía muchos años que en la Plaza Nueva no se recurría al voto de calidad de un alcalde para sacar adelante unos presupuestos. En 2017, la aritmética –el sí de Cs, la abstención de Participa y el rechazo de IU y PP– obligó a ello. Para el nuevo curso, Espadas espera enfrentarse a un proceso que le desgaste menos, aunque su credibilidad está mermada entre sus socios de investidura. Para las ordenanzas fiscales deberá elegir entre el modelo de PP y Cs que apuestan por una bajada o el de los grupos de izquierda que no comulgan con esa idea. De lo que no hay noticias es del reglamento del pleno, clave en su día para este gobierno, y obstruido en el plazo de alegaciones.

Parques y Jardines. Fin al macrocontrato heredado de Zoido

{Ramas caídas, críticas al mantenimiento, falta de previsión, etc. El gobierno municipal ha soportado el chaparrón de estos últimos meses en relación a su gestión de Parques y Jardines, cuyos malos resultados siempre han sido achacados al macrocontrato que heredó de la época de Juan Ignacio Zoido (PP) en la Alcaldía. Dos años ha tardado el Ayuntamiento en adjudicar este nuevo contrato, que entrará en vigor este mes, y que permitirá una diversificación de la gestión verde de la ciudad. Con una duración de cuatro años, se pasará de seis a diez lotes, se incrementará el personal de 235 trabajadores a 354 empleados y se incrementará el presupuesto de 12,5 a 15 millones.

Seguridad. Con la ciudad blindada toca poner en marcha la nueva RPT de la Policía

{En materia de seguridad, la ciudad afronta el nuevo curso con varios temas pendientes. Por un lado, los atentados perpetrados este agosto en Cataluña han motivado el blindaje del Casco Antiguo, con la colocación de maceteros en las zonas peatonales. Se trata de las primeras medidas que se han adoptado en este sentido y que podrían ir a más en la junta de seguridad local que se ha convocado para la próxima semana. Pero en este ámbito, el Ayuntamiento tendrá también que hacer frente al desarrollo de la nueva relación de puestos de trabajo (RPT) de la Policía Local que, entre otros aspectos, permitirá la puesta en marcha de la policía de barrio. Unos agentes que ya son una realidad en zonas como Torreblanca y que ahora tendrán que llegar hasta otros lugares con necesidades como Tres Barrios-Amate. Los sindicatos, por su parte, consideran que la falta de personal dificultará que se pueda aplicar esta nueva reestructuración.

Semana Santa. ¿Cómo será la Madrugá de 2018?

{Los incidentes que se produjeron en la Madrugá de 2017 llevaron al gobierno municipal a ponerse manos a la obra para garantizar la seguridad de la Semana Santa de Sevilla. El informe elaborado por la Policía recomendaba la elaboración de un plan de cara al próximo año que habría de debatirse a partir de este mes de septiembre y que, entre otras medidas, planteaba la posibilidad de dar más iluminación a las calles, crear perímetros en el centro e incluso cerrar algunos establecimientos hosteleros. Las cofradías parecen dispuestas a colaborar pero debe ser el Ayuntamiento el que tome las riendas de un asunto que aún tiene a miles de sevillanos con el susto en el cuerpo.

Asuntos históricos. Una receta para los proyectos enquistados

{La Ciudad de la Justicia, Altadis, Tablada, Batán... son algunos asuntos que mandato tras mandato han estado más en la boca que en las agendas políticas. El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, parece tener claro qué quiere para cada uno y está pendiente de concretar los proyectos para ellos. Las conversaciones con Junta y Estado son fundamentales así como con la iniciativa privada que pueda dar vida a estos espacios que necesitan encontrar una salida. El más próximo a ver la luz al final del túnel será la antigua comisaría de la Gavidia para la que este septiembre se elegirá la actividad que le dará nueva vida entre los proyectos más viables.

Europa. Más oportunidades para la zona norte.

{El Ayuntamiento pondrá en marcha en los próximos meses un proyecto para el que ya cuenta con todo a su favor. Es el caso de las antiguas naves de Renfe donde, gracias a los fondos europeos, hará un centro de empresas. El Ayuntamiento ha comenzado ya los trámites para la rehabilitación integral del inmueble, que ha sido encargada a Emvisesa por un valor de casi tres millones. Con estos mismos fondos cuenta el gobierno local para su labor de erradicación del Vacie, donde trabaja desde el comienzo del mandato.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016