domingo, 29 noviembre 2020
11:19
, última actualización

2020: La extraña temporada de los toreros sevillanos (III)

Daniel Luque, primero en la estadística, ha logrado afianzar su condición de torero recuperable para los grandes escenarios

11 nov 2020 / 13:50 h - Actualizado: 11 nov 2020 / 13:54 h.
"Toros"
  • El diestro de Gerena ha sido uno de los más destacados en la campaña de la pandemia. Foto: Joserra Lozano
    El diestro de Gerena ha sido uno de los más destacados en la campaña de la pandemia. Foto: Joserra Lozano

TAGS:

Hay toreros que no tendrán mal recuerdo de este 2020. Algunos, como Juan Ortega, lo recordarán siempre como el antes y el después de su carrera. Algo parecido le ha pasado a Daniel Luque –primero en la estadística de toreros sevillanos, con siete corridas toreadas- con parecida edad pero muy distinto bagaje y circunstancias profesionales. Luque no ha podido pisar en 2020 los grandes escenarios que han permanecido cerrados pero sí ha logrado aumentar el crédito que ya había empezado a recomponer en los últimos años, salvado de la corriente –la que se lleva a los camarones dormidos- que un día estuvo a punto de engullirlo sin remedio.

El matador –ya no tan joven- había decidido recuperar el tiempo perdido después de comprobar el frío que hace paseando por las afueras del toreo. El despertar fue paulatino, firme, constante... aunque el pasado año, la última temporada normal que hemos conocido, había vuelto a quedar fuera de los planes de la empresa Pagés en abril. Tuvo que esperar hasta finales de mayo para abrir fuego en Madrid con una corrida de Victorino Martín aunque su verdadero cuartel general iba a trasladarse a Francia, encadenando triunfos y marcando la medida de sus posibilidades con la encerrona del 14 de agosto de 2019 en Bayona.

Un año truncado

2020 no podía fallar. El diestro de Gerena comenzó su campaña apuntando alto en el ciclo invernal de Valdemorillo, el nueve de febrero, y anunciado con López Simón y Álvaro Lorenzo. El triunfo fue redondo. Luque cortó tres orejas a los dos ‘montalvos’ que lidió pero sobre todo mostró esa dimensión globalmente madura en todos los tercios de la lidia. Sólo unos días después se presentaron los carteles de la Feria de Abril. Luque volvía a anunciarse en la plaza de la Maestranza después de esas ausencias del abono sevillano en 2017 y 2019. La empresa Pagés lo había incluido en un cartel de extraño argumento, el Viernes de Farolillos, junto a El Fandi y Ginés Marín para despachar la corrida de Matilla. Qué más daba... siempre se ha dicho que la peor corrida es la que no se torea; un mes después de la puesta de largo de esos carteles todo iba a saltar por los aires.

Sanlúcar y un toro de Miura

Pasaron los meses: marzo, abril, mayo, junio... mientras se hablaba de fases, desescalada o nueva normalidad las plazas de toros permanecían cerradas a cal y canto. A finales de julio se intuyó una ilusionante reactivación del negocio taurino que, como ya hemos contado en los capítulos anteriores de este especial de temporada, acabaría en agua de borrajas. Pero en ese clima se proyectaron una serie de corridas –Osuna, Estepona, la miniferia de Colombinas o El Puerto- entre las que se encontraba la segunda edición de la llamada ‘Corrida Magallánica’ de Sanlúcar de Barrameda –los toreros salen ataviados como marineros del siglo XVI- que se fijó para el 22 de agosto. Todo estuvo a punto de irse al traste con las nuevas medidas de seguridad publicadas por la Junta de Andalucía el 13 de agosto, espoleadas por la polémica inflada que siguió a la corrida del día 6 en El Puerto de Santa María.

Pero el empresario Carmelo García, con el apoyo imprescindible de Canal Toros, decidió seguir hacia delante. El empresario había puesto a la venta 2.500 localidades, la mitad del aforo del coqueto coso de El Pino. Tuvo que devolver el importe y disponer otro taquillaje: sólo 900 entradas resultantes de aplicar la nueva separación de metro y medio de espectador a espectador. Las entradas se vendieron en pocas horas. El cartel tenía pleno acento sevillano: Toros de Miura para Manuel Escribano, el propio Daniel Luque y Pepe Moral.

Pero todos los titulares los acabaría acaparando Daniel Luque, que cortó cuatro orejas a las reses que llegaron desde Zahariche. Fue un encierro serio, casi pasado de rosca para la placita de Sanlúcar. El diestro de Gerena, que no se ha prodigado con ese hierro, se entendió a la perfección con su lote. Había toreado a placer a ‘Africano’, el boyante segundo, pero el diálogo con el exigente quinto, un toro llamado ‘Maquinista’, sería especialmente emocionante y serviría para revelar la capacidad y la ambición renovada de su matador. El personal salió encantado.

2020: La extraña temporada de los toreros sevillanos (III)
El diestro de Gerena cuajó una gran actuación en su mano a mano con Emilio de Justo en Jaén. Foto: @InfoDanielLuque

La frustrada encerrona de Aranjuez

Sin solución de continuidad, Luque decidido afrontar un nuevo reto para terminar de confirmar ese despegue y decidió anunciarse en solitario en Aranjuez el 4 de septiembre. El torero había escogido sendos ejemplares de Juan Pedro Domecq, La Quinta, Santiago Domecq, Pedraza de Yeltes, Zacarías Moreno y Garcigrande en formato de concurso de ganaderías y con indumentaria goyesca. La situación social, política y sanitaria que vivía la Comunidad de Madrid en torno a la gestión de la pandemia –Ayuso apoyó a los toros en su discurso pero al final no llegaría a autorizar ni un espectáculo- acabó forzando la suspensión del evento pocas horas antes de su celebración a pesar de la drástica reducción de localidades que había llegado a proponer el empresario Carlos Zúñiga.

Daniel no había podido mostrar su renovada dimensión a orillas del Tajo pero recuperó la senda del triunfo el 13 de septiembre en Consuegra, un compromiso menor que experimentó gran resonancia a lomos de la excepcionalidad que ha rodeado a todas y cada una de las corridas de toros celebradas en este año de la pandemia. En ese momento su agenda apuntaba al feudo francés en el que ya se había cocinado su recuperación personal y taurina.

Sin estar anunciado, se vio haciendo el paseíllo en Nimes en la tarde del 19 de septiembre. Sustituía a Manzanares, que había tenido que volver al quirófano por sus crónicos problemas de espalda. Se trataba de dar la alternativa a Marcos en presencia del francés Juan Leal. Luque, sin suerte con sus ‘garcigrandes’, volvió a dejar una excelente impresión, de torero en auténtica sazón. Esas mismas sensaciones se reeditarían en su paso por Dax, anunciado otra vez con López Simón y Álvaro Lorenzo para lidiar una corrida de Pedraza de Yeltes. Más allá de la oreja que cortó, las crónicas hablaron de “firmeza”, “facilidad”, “sabor”...

Aún tuvo tiempo de cruzar el charco a comienzos de octubre para actuar en la plaza mexicana de Cinco Villas en un festejo de luces organizado para una televisión local en la que no hubo presencia de público. Volvió lesionado pero la agenda española de Daniel Luque aún tenía citas por cumplir. La más importante fue su comparecencia en la feria de San Lucas de Jaén, mano a mano con Emilio de Justo, para estoquear un triple envío de Núñez del Cuvillo, La Quinta y Juan Pedro Domecq. Ambos espadas hicieron méritos para abrir una de esas puertas grandes que las nuevas medidas sanitarias obligan a mantener cerradas. Pero, dejando a un lado la estadística, volvió a quedar el poso y la memoria. Daniel cuajó de cabo a rabo al de Cuvillo; lidió con solvencia al de La Quinta y reventó por verónicas al de Juan Pedro. ¿Había dudas?

Ésa era la mejor firma a su temporada pero aún tenía que cumplir un último y muy reciente compromiso enmarcado dentro de la llamada ‘Gira de Reconstrucción’ orquestada por la Fundación del Toro de Lidia que sigue su curso, buscando plazas liberadas de la pandemia. Era la tercera de las tres corridas que se habían anunciado en Sanlúcar de Barrameda entre los días 7 y 8 de noviembre y se acabaron celebrando en Estepona. Había que sortear el cierre perimetral que en ese momento afectaba –entre otras muchas- a la localidad gaditana y que ya se extiende a todo el territorio andaluz. El matador de Gerena cortó oreja en mano a mano con el malagueño Fortes. Más allá de todo eso estaba cerrando una temporada tan extraña como esperanzadora que debe servir para saltar una nueva órbita. Luque sí podrá recordar sin amargor este 2020.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016