Calerito ya es el ganador del III Circuito de Novilladas de Andalucía

El novillero de Aznalcóllar se impuso al chiclanero Christian Parejo en la gran final a dos celebrada este sábado en la plaza de Antequera

26 jun 2022 / 10:09 h - Actualizado: 26 jun 2022 / 10:10 h.
"Feria de San Miguel","Viajes"
  • Calerito ya es el ganador del III Circuito de Novilladas de Andalucía

La bellísima plaza de Antequera había sido escogida por la Fundación del Toro de Lidia y la Junta de Andalucía como escenario de la gran final a dos del III Circuito de Novilladas de Andalucía. La iniciativa amplía la escasa oferta de festejos picados en estos tiempos de pan llevar que han seguido a los años del covid. Calerito, de Aznalcóllar, y Parejo, de Chiclana, llegaban al compromiso con las tareas bien hechas y la batería llena de ambición y disposición para no dejar pasar la oportunidad. Atrás quedaron los bolsines de clasificación, las semifinales, los kilómetros y la carretera, los hoteles....Y la victoria fue para Calerito, que había llegado al ciclo por la vía de la sustitución y ha logrado –partido a partido- situarse en el podio de esta singular competición. El novillero sevillano recibe así un inestimable espaldarazo de cara a su alternativa en la plaza de la Maestranza en la próxima Feria de San Miguel.

Calerito se había enfrentado en primer lugar a un ejemplar manejable de La Palmosilla al que templó en su relajado recibo capotero. Se notaba la disposición del novillero de Aznalcóllar desde el primer lance, en la variedad que imprimió a la lidia, en la vistosidad del galleo, las chicuelinas del quite... La verdad es que al animal le faltó un tranco en las primeras embestidas y tomó la muleta mejor en la inercia de los viajes. Juan Pedro anduvo preciso en los toques, las distancias, la colocación; hizo las cosas muy bien acertando a pulsear las embestidas y administrar las fuerzas del novillo hasta lograr torearlo con hondura en los redondos. Unos ayudados por alto abrocharon su labor que necesitó de dos espadazos –uno tendido y atravesado, el segundo entero- que no impidieron que cortara la primera oreja del festejo.

Las dos se llevaría del tercero, de El Cotillo, que recibió con una larga cambiada en el tercio de la que salió apurado teniendo que tomar el olivo. El bicho marcó siempre fuertes querencias y apretó para los adentros pero la encomiable entrega del novillero de Aznalcóllar se impuso a cualquier dificultad desde el inicio de faena, de rodillas, pasando por el toreo fundamental que instrumentó siempre con el acelerador apretado hasta el punto de sufrir una horrenda voltereta de la que salió levemente conmocionado. Tuvo mucho, muchísimo mérito su toreo al natural , firme y bien trazado, en el centro de una labor solvente, firme y de buena envoltura estética que puso a prueba todos sus recursos.

Aún le quedaba el quinto, un utrero de Juan Pedro Domecq al que recibió con lances muy bien trazados, toreando con los vuelos del capote. Siguió sobre ese palo en el quite y remató con dos sabrosas medias abelmontadas. El toro anunció más de lo que luego fue: un animal complicado y de embestida informal con el que se mostró firmísimo y resolutivo en una labor que brilló especialmente sobre el pitón izquierdo. El ‘juampedro’ tenía el defecto de no despedirse del engaño y había que andar listo, perder pasos, mostrarse solvente... La final ya era de Calerito que se llevó dos orejas que el palco concedió simultáneamente.

Hay que destacar la maciza actitud de Christian Escribano toda la tarde, con sus tres novillos. El primero, de El Cotillo, era muy serio de fachada y se movió sin humillar. El chiclanero lo toreó siempre comprometido en la colocación aunque pecó de torearlo entre las rayas, apuntalando sus querencias y haciendo que pesara más su embestida. El cuarto fue de La Palmosilla y recibió un duro puyazo de Juan Francisco Peña. Fue, a la postre, un animal rebrincado y protestón, corto de viajes y definitivamente deslucido que estuvo a punto de echarle mano varias veces. Parejo, eso sí, no se dejó ni un gramo de entrega en el callejón. En el sexto, otro ‘juampedro’ exigente y con teclas que tocar, marcó la clave fundamental de su faena en el toreo al natural. No se le podía dudar y acabó levantándole los pies sin consecuencias. Fue una prueba dura que finiquitó con una estocada fulminante. Salió de la final con la cabeza muy alta...

FICHA DEL FESTEJO

Ganado: Se lidiaron reses de los hierros de La Palmosilla (primero y cuarto); El Cotillo (segundo y tercero) y Juan Pedro Domecq (quinto y sexto). Resultó noble y manejable el primero; no humilló el serio y duro segundo; se dejó el correoso tercero; corto de viajes y muy deslucido el cuarto; complicados y exigentes quinto y sexto.

Novilleros: Juan Pedro García ‘Calerito’, de nazareno y oro, oreja, dos orejas y dos orejas

Christian Parejo, de marino y oro, oreja, oreja y oreja

Incidencias: La plaza registró menos de media entrada en tarde de agradable temperatura.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos