viernes, 23 abril 2021
04:11
, última actualización

Concluye en Sevilla un nuevo ‘campus taurino’ para niños

La iniciativa ha reunido a treinta jovencísimos aficionados que han profundizado en el conocimiento de la cultura y la técnica del toreo

02 abr 2021 / 10:03 h - Actualizado: 02 abr 2021 / 10:04 h.
"Toros"
  • Concluye en Sevilla un nuevo ‘campus taurino’ para niños
  • Concluye en Sevilla un nuevo ‘campus taurino’ para niños
  • Concluye en Sevilla un nuevo ‘campus taurino’ para niños

TAGS:

Desde el Domingo de Ramos hasta el Miércoles Santo, treinta jóvenes aficionados con edades comprendidas entre los ocho y los diecisiete años, han tenido la oportunidad de adentrarse en el mundo de toro a través una iniciativa pionera del Club de Aficionados Prácticos Taurinos que dirige el matador de toros Eduardo Dávila Miura. Se trata de un ‘campus taurino’ que ya había sido desarrollado con anterioridad que persigue profundizar en los valores culturales, ecológicos y sociales del mundo del toro a través de la práctica del toreo.

La actividad se inició el Domingo de Ramos con la asistencia de todo el grupo –alumnos y profesores- a la corrida de toros de Morón de la Frontera en la que actuaron Daniel Luque y Ginés Marín ante seis toros de seis ganaderías sevillanas. “Allí pudieron conocer los aspectos fundamentales de la lidia y de las distintas suertes” explica el empresario, ganadero y escritor Rafael Peralta Revuelta, uno de los responsables de esta iniciativa que, lejos de querer suplir a las escuelas taurinas al uso se erige en un instrumento de educación en los valores y la cultura taurina. “No se trata de sacar nuevos valores o toreros, sino que se trata de una escuela infantil de aficionados con la idea de que los más jóvenes se inicien y conozcan de cerca los secretos del planeta taurino: su cultura, su historia y sus valores”, precisa Peralta

Pero el programa no dio demasiada tregua. El Lunes Santo recibieron clases en la ganadería de Juan Pedro Domecq y pudieron asistir a un tentadero en que participaron los novilleros Manolo Vázquez y Raquel Martín. “Durante las labores de tienta se les explicó la importancia de la prueba de bravura en el campo y los criterios del ganadero para la cría y selección del ganado bravo” explica Peralta. Pero aún quedaban momentos muy especiales, como la visita girada el Martes Santo a la dehesa de Zahariche, solar de los toros de Miura.

Visita a Miura

“Su plaza de tientes se convirtió en el patio de un colegio, con grupos de profesores que dirigían un taller de tauromaquia con niños jugando al toro” comenta Peralta que recuerda que el grupo de alumnos tuvo la oportunidad de recorrer en remolque los cerrados de Zahariche y participar en la hora del pienso a los imponente toros cuatreños y cinqueños”.

El Miércoles Santo, como broche final, los chicos se convirtieron en definitivos protagonistas y oficiante de lo aprendido. El grupo participó en un tentadero de becerras en la ganadería de Lalo Siles. El joven novillero Manolo Vázquez volvió a acompañarles oficiando como profesor, “que supo dar los consejos precisos a los distintos participantes”, añade Rafael Peralta felicitándose por el buen fin de la iniciativa. “Todos los niños y jóvenes torearon con gran éxito gracias al buen juego de las becerras”, concluye.

Este campamento taurino se ha desarrollado al aire libre, con todas las medidas de seguridad impuestas por la expansión de la pandemia y ha vuelto a contar con la dirección de Eduardo Dávila Miura y el equipo de profesionales vinculado al Club de Aficionados Prácticos. En cualquier caso Peralta destaca que la iniciativa sólo se ha podido desarrollar con éxito “gracias a la colaboración de todos los ganaderos”.


Edictos en El Correo de Andalucía