Menú

Dávila Miura, en la antesala de un aniversario

El diestro sevillano, que cumple 25 años como matador de toros, se vestirá de Macarena y oro en el cartel estrella de la feria de Santander para celebrar la efeméride

26 jul 2022 / 11:10 h - Actualizado: 26 jul 2022 / 11:11 h.
$hmKeywords_Schema
  • Eduardo Dávila, en su faceta de ‘coach’ de empresas. Foto: www.davilamiura.es
    Eduardo Dávila, en su faceta de ‘coach’ de empresas. Foto: www.davilamiura.es

Dávila suele decir que lleva más tiempo retirado que en activo. Pero esa retirada ha estado colmada por una frenética y diversificada actividad en la que, como actividades más conocidas, destaca el liderazgo de los célebres cursos de aficionados prácticos y su rol de ‘coach’ para empresas y organismos en los que ha logrado llevar del ruedo a la moqueta su experiencia y mentalización como matador de toros. En 2015 ya sorprendió a propios y extraños –logrando una extraña unanimidad en el mundo del toro- al decidir reaparecer puntualmente para estoquear la corrida del hierro familiar de Miura en la plaza de la Maestranza. Se cumplían 75 años de presencia ininterrumpida del mítico hierro en el coso del Baratillo. Al año siguiente los toros de Miura iban a cumplir 50 años lidiando consecutivamente en la plaza de Pamplona. Y allí acudió Dávila para vestirse de luces puntualmente. En 2017, finalmente, en coincidencia con el 175 aniversario de la propia vacada –casi dos siglos en manos de la misma familia- afrontó el reto de torear en Madrid pero la suerte quiso que finalmente no lidiara ninguno de los toros anunciados, que fueron devueltos a los corrales.

A partir de ahí, Eduardo volvió a su intensa agenda, a su familia, al campo del apoderamiento... sin perder de vista nunca el toro. Pero mientras se acercaba el XXV aniversario de su alternativa algo se cocía, discretamente, que terminó de fraguar en comunión con un viejo y querido amigo: el empresario José María Garzón que dio forma al guiso anunciando a Dávila Miura junto a El Juli y Roca Rey en el cartel más rematado de la feria de Santiago de Santander. No, en esta ocasión no habrá maridaje con los toros de Miura. Tal y como ha reconocido el propio torero, la vuelta tendrá matices “más personales” por la efeméride que se conmemora, el escenario elegido y hasta el empresario que organiza el evento.

No pudo ser en Gijón...

“Esta es una reaparición mucho más íntima, había celebrado unos aniversarios muy importantes ligados a la ganadería de mi familia pero no tenía demasiado claro hacer nada para conmemorar mi alternativa; fue hablando con José María Garzón, al que conozco antes de que él fuera empresario o yo torero; al final nos vamos a ver unidos el próximo miércoles en Santander”, explica el matador. Le queda la espinita clavada de no poder hacerlo en Gijón, cuya plaza de toros está clausurada por efecto de una polémica decisión municipal. “Esa plaza la tenía entre ceja y ceja, se había creado un vínculo muy especial con su afición hasta el punto de contar con una peña que se ha ido convirtiendo en un grupo de amigos y ante la prohibición de la alcaldesa pensé que no iba a hacer nada pero todo cambió a raíz de conversar con Garzón y plantearse la posibilidad de Santander”, explica.

“Desde primera hora confié en José María porque sabía que le iba a poner un empeño y un cariño personal no sólo a mi corrida sino a toda la feria de Santander y me voy a ver anunciado con dos de los toreros que llevan el peso de la temporada”, añade Dávila explicando que en ningún momento barajó la idea de volver a enfrentarse con la corrida de Miura. Ha sido, una vez más, un proceso de recuperación de sensaciones que el torero está apurando mientras se acerca la fecha. “Cada vez siento más ese pellizco en la barriga -bendito pellizco- porque intento disfrutarlo todo, desde el tiempo de preparación hasta ese momento en el que llega la incertidumbre por lo que va a pasar”, confiesa.

A Dávila Miura no le ha faltado el aliento de los compañeros de profesión, incluyendo una llamada muy especial que destaca sobre las demás. “Pepe Luis, que aún anda recuperándose de un ictus, me llamó recalcándome la suerte que tenía por poder vestirme de torero y torear; eso te hacer darte cuenta hasta qué punto hay que valorar las cosas”, señala Eduardo que en ese proceso de preparación ha vuelto a concentrarse en Sanlúcar de Barrameda, “un pueblo que vinculo a mis años más felices de torero, que me ha aportado mucho”. En Sanlúcar, precisamente, se ha reencontrado con Diego Robles, un taurino fundamental que tuvo mucho que ver en la forja taurina de Eduardo cuando se abría paso en la profesión. No faltará a la cita de Santander.

De Macarena y oro

Eduardo escogerá, además, un vestido de torear muy especial que había donado en su momento al museo de la Hermandad de la Macarena, la gran devoción de la casa Miura, de la que es teniente de hermano mayor en la junta que lidera José Antonio Fernández Cabrero. Es un precioso verde y oro –color Esperanza- con el llamado bordado de jarrones. Ha sido retirado de las vitrinas para ser vestido en Santander y aunque el matador lleva otros dos trajes de reserva en el equipaje no tiene dudas de que será el elegido. “Cuando vuelva de Santander el traje retornará a su sitio” explica el torero que bromea al señalar que “ha entrado perfectamente” argumentando que “serán cosas de la Virgen”.

Será, en definitiva, la cuarta reaparición puntual de Eduardo Dávila Miura. “No ha sido fácil dar este paso en cuatro ocasiones y que todo el mundo lo entienda; siempre me había dado mucho miedo meter la pata en ese sentido pero por otra parte, si era algo que me apetecía hacer tampoco tenía que poner a todo el mundo de acuerdo pero parece que así ha sido”, argumenta el torero. La corrida de Santander es, en cualquier caso, la única que figura hoy por hoy en la agenda del torero. “No sé si será la última; sí sé que este año es la única que voy a torear y me da pena que llegue el día porque va a pasar deprisa; he vivido los previos con mucha intensidad, disfrutando mucho y luego Dios dirá lo que pase el miércoles. De momento es mi última corrida y al día siguiente tendré mentalidad de torero retirado”, finaliza el diestro sevillano.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos