Menú
Observatorio taurino

De las cien de Morante a los vaivenes de las cuadrillas

El diestro de La Puebla culminó en Ubrique el empeño de sumar un centenar de corridas en una temporada. No volverá a vestirse de luces hasta el próximo Domingo de Resurrección

01 nov 2022 / 11:05 h - Actualizado: 01 nov 2022 / 11:09 h.
"Observatorio taurino"
  • De las cien de Morante a los vaivenes de las cuadrillas

El pasado sábado llegaba la corrida número 100. Morante alternó con Pablo Aguado y el rejoneador Andrés Romero en la coqueta plaza de Ubrique para clausurar una temporada singular que no tendrá par. Lo hizo con 43 años, un cuarto de siglo de alternativa y mostrándose pletórico y sembrado con una interesante corrida de Carlos Núñez que volvió a subrayar su interés por lidiar y reivindicar los encastes históricos del campo bravo. El torero de La Puebla, además, cumplía así un reto íntimo y personal que se marcó al comienzo del año: emular la marca de Joselito El Gallo, primer matador que rebasó la centena de contratos cumplidos en una sola temporada. No ha sido fácil: ha habido que torear en plazas y alternar con compañeros con los que difícilmente habría hecho el paseíllo en circunstancias más normales y en un entorno económico más propicio. Y lo ha hecho, además, superando una ausencia que le laceró el alma: el fallecimiento de su padre.

Hasta el 9 de abril

Pero a la vez que cerraba temporada, Morante dio una primicia en la entrevista concedida a Zabala de la Serna para el diario ‘El Mundo’ mientras se vestía de luces. No volverá a hacerlo hasta la próxima primavera, fijando la primera cita de su temporada 2023 –que tendrá un planteamiento radicalmente distinto- en la plaza de la Real Maestranza. No hace falta ser adivino para adelantar que el diestro de La Puebla, si no surgiera algún imprevisto o desacuerdo que no está a nuestro alcance, hará el paseíllo en la tarde luminosa del Domingo de Resurrección que el próximo año cae en el 9 de abril.

No, no estará en América y también dejaría en blanco –y cojas- citas del primer tramo de la temporada como Illescas, Olivenza, Castellón, Valencia... Pero hay más: el compañero Álvaro Acevedo se hacía eco días atrás del rumor que colocaría al matador cigarrero al frente de las cuadrillas para despachar seis toros en solitario en esa emblemática fecha del Domingo de Pascua. Vaya usted a saber... En cualquier caso el cambio de planes también tiene su punto estratégico. A lo largo de las cien funciones cubiertas en la histórica campaña de 2022 ha revelado capacidad, valor, virtuosismo, variedad, personalidad... En la próxima temporada podría cambiar la cantidad por la excepcionalidad de unos compromisos mucho más dosificados; convertir cada cita en un acontecimiento. Ése es el reto...

Todo está por ver pero ya que hablamos de Sevilla hay que hacerse eco de otra noticia: la lidia de una corrida de La Quinta, uno de los hierros más interesantes y en mejor momento del actual panorama ganadero. La sangre Santacoloma, mimada por la familia Martínez Conradi, puede y debe estar representada en el elenco de hierros de la plaza de la Real Maestranza por historia, tradición y representatividad del más auténtico campo bravo de Sevilla. No pudo ser, entre unas cosas y otras en años precedentes, pero ya habría una corrida preparada en Fuenlahiguera para este acontecimiento que debe contar con un cartel de campanillas. Los veedores, cuentan, ya andan dando vueltas y revueltas al resto de hierros que saltarán al coso del Baratillo en la temporada 2023. Volverá a haber dobletes pero escasas sorpresas. Alguno se merece un descansito...

Revuelo en las cuadrillas

Mientras se pliegan capotes y muletas y se echan las cuentas de la temporada que quedó atrás también empiezan a conocerse los cambalaches de los hombres de plata que, como los matadores, también hacen sus propias componendas para colocarse de forma más o menos digna en estos años en los que se torea tan poco. Hay rupturas para todos los gustos: unos se van, otros quedan en la cuneta sin demasiadas explicaciones... Muchos miran al futuro con la preocupación de no saber con certeza cuando será la próxima corrida. Se está poniendo difícil vivir del toro...

No suele trascender más allá del ámbito reducido de los nómadas del toreo el ambiente que se vive en las furgonetas de cuadrillas después de miles de kilómetros de sueños ligeros, miedos y una convivencia que no siempre es fácil. Llama especialmente la atención el desmantelamiento de la cuadrilla de José María Manzanares que comenzó mediada la campaña con la salida de Chocolate, un hombre clave en las plazas montadas que fue sustituido por Óscar Bernal. El desmontaje del equipo ha culminado –en Sevilla terminó de hervir el agua, cuentan- con la marcha de Mambrú –que se coloca con El Fandi- y Duarte además de Luis Blázquez que era el único superviviente del primitivo ‘dream team’ del alicantino que, a su vez, ficha a Sánchez Araújo como tercero, fijo en los últimos lustros en las filas de Morante de la Puebla. Habrá más cambios en la grey torera; también en los despachos.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos