sábado, 19 octubre 2019
12:22
, última actualización
Observatorio taurino

De las flatulencias vacunas y los toros a la balear

La última salida de pie de banco de la ONU condena el consumo de carne y lo sitúa como causa del efecto invernadero. No deja de ser otro tentáculo del lobby vegano que, en el caso de Mallorca, ha sido cercenado sin contemplaciones

12 ago 2019 / 09:17 h - Actualizado: 12 ago 2019 / 09:21 h.
  • El diestro David Fandila «El Fandi» se planta ante el primero de los de su lote, durante la corrida celebrada esta noche en la plaza de toros de Palma de Mallorca. EFE/Cati Cladera
    El diestro David Fandila «El Fandi» se planta ante el primero de los de su lote, durante la corrida celebrada esta noche en la plaza de toros de Palma de Mallorca. EFE/Cati Cladera

Los cuescos de las vacas

La ONU paga –seguramente muy bien- a sesudos señores para que nos digan que no podemos comer tanta carne. Pero en el mismo envío se incluyen otros cambios de conducta. El problema no es el colesterol, los triglicéridos ni ninguno de esos sustos que nos dan los médicos cuando revisan las analíticas a partir de la cuarentena. Qué va. El asunto es de mayor calado. Y mucho más gaseoso. Resulta que las flatulencias de las vacas –siempre según la versión de esta tropa de estudiosos de la Naciones Unidas- son responsables del cambio climático, del efecto invernadero y de no sé cuántas plagas bíblicas. Los pedos del ganado –con perdón- tienen más peligro que el escape de Chernobil. Pues a otro perro con ese hueso. No hay que ser demasiado avispado para atisbar qué colectivos laten detrás del asunto, que podría asestar una puñalada mortal a la industria de la carne.

Presuntos cambios de conducta

Pero es que el todopoderoso ‘lobby’ vegano y animalista extiende su cruzada a todos las esquinas de la vida doméstica. En este estrato entran las corridas de toros y, especialmente, el rico universo cultural, social, histórico y ecológico que las rodean. Los jetas de la ONU –bien incentivados, seguro- pretenden cambiar con seculares modos de vida amparándose en esos estudios que ya podrían tener consecuencias fiscales en países como Alemania. Reiteramos el dato: el asunto no deja de ser otra línea de frente del veganismo, esa inversión de valores que quiere desterrar al hombre como centro de la creación situando en el mismo plano al humano y al animal. Así de claro. ¿El problema son las vacas? ¿No tienen nada que ver las fábricas? ¿La industrialización salvaje? ¿Los millones de vuelos que surcan el planeta? El tema es de mayor calado. Se trata de imponer un nuevo modelo, la dictadura del pensamiento único y lo políticamente correcto. ¿Les suena este asunto? Pues que me esperen...

Mallorca ya es más libre

Una cosa hila con la otra: a pesar de las innumerables trabas administrativas, de los escollos que ha puesto el ayuntamiento mallorquín –firmó la autorización para celebrar el festejo a ultimísima hora- y de los rescoldos de la derogada ley de los toros ‘a la balear’, el Coliseo de Palma volvió a abrir sus puertas para acoger una corrida de toros. Las islas son un poco más libres y han podido soltar una de las amarras de esa dictadura ideológica que nos dice qué tenemos que hacer, cómo tenemos que comportarnos, a qué espectáculos tenemos que acudir y hasta qué comida tenemos que ingerir. Pronto nos fijarán a qué hora nos tenemos que sentar en el retrete, vista y comprobada la peligrosidad de las ventosidades. Pero el rastro de esa nefasta deriva no ha concluido. Las autoridades han hecho potestad de todos los resquicios reglamentarios que les permite la legislación para prohibir la entrada a los menores, negar la venta de bebidas alcohólicas en el transcurso del espectáculo y hasta advertir, a través de un dudoso cartelito, que el espectáculo podía herir la sensibilidad de los espectadores. No debieron sentirse demasiado impresionados los miles que abarrotaron la plaza gritando ¡Libertad, libertad! Es la que niegan estos nuevos apóstoles de un puritanismo que se basa en valores nefastos para los valores más ancestrales de nuestro modelo de vida. No sabemos quién ganará esta guerra aunque esta batalla se ha salvado a orillas del Mediterráneo. No conviene bajar la guardia. Morante, El Juli, El Fandi y Manzanares fueron los encargados de hacerse un hueco en la historia. El magistrado cordobés Antonio Jesús Rodríguez Castilla, autor del libro ‘En defensa de la Tauromaquia’ daba en el clavo al señalar que “el mejor argumento para defender la fiesta no es económico o ecológico; está en la Constitución Española. El prestigioso juez de Santaella cita el artículo 9.2. de la Carta Magna: “Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas: remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”. Pues no hay más preguntas, señoría....


Todos los vídeos de Semana Santa 2016