viernes, 23 abril 2021
01:31
, última actualización

El Cordobés pone fecha definitiva a su reaparición

La corrida, prevista para el próximo 17 de abril en Sanlúcar de Barrameda, se dará independientemente de las medidas de aforo que autorice la Junta de Andalucía

26 mar 2021 / 14:30 h - Actualizado: 26 mar 2021 / 14:34 h.
"Toros"
  • El Cordobés. / J. Barrera
    El Cordobés. / J. Barrera

TAGS:

El diestro Manuel Díaz ‘El Cordobés’ ha anunciado la fecha definitiva de su reaparición en los ruedos en una rueda de prensa celebrada este viernes en el espacio Metropol Parasol de Sevilla. Díaz ha confirmado que el próximo 17 de abril hará el paseíllo en la plaza de Sanlúcar de Barrameda en unión de Enrique Ponce y Emilio de Justo para lidiar una corrida de Juan Pedro Domecq que será televisada por Canal Sur y Castilla La Mancha TV.

Esta reaparición se produce más de dos años después de la implantación de una doble prótesis de cadera para atajar el severo cuadro de artrosis que padecía y que le obligó a torear infiltrado en los últimos años antes de su retirada. Su última temporada en activo, la de 2018, sólo pudo vestirse de luces en una ocasión. “Fueron dos operaciones muy gordas pero nunca pensé que podrían quitarme la ilusión de volver a vestirme de luces”, ha explicado el matador que también ha aludido al actual panorama derivado de la pandemia. “A pesar de todo tenemos que tirar para adelante y no podemos bajar la guardia” ha referido Manuel Díaz precisando que “no podemos dejar que los que están en contra del mundo del toro aprovechen esta situación para debilitarnos más”.

“Tenemos que intentar que vuelva la ilusión: a la gente, a los empresarios, a los ganaderos... a la gente que rodeamos al toro en este momento tan complicado; tenemos que devolverle al toro todo lo que ha significado para nosotros”, añadió Manuel Díaz presumiendo de “vender energía”. Pero el torero también abogó por “llevar el toreo a un mundo más joven sin perder sus bases”. El veterano diestro además apostó por “activar todo el sector pero sobre todo sus bases y sus cimientos”, más allá del circuito de las grandes ferias.

A vueltas con el 50%

La corrida ha sido organizada por el empresario Carmelo García que había previsto en un primer momento la fecha del 3 de abril, Sábado Santo, para escenificar esta reaparición que tendrá que esperar algunas semanas más. García quiere aguardar la decisión de las autoridades sanitarias y gubernativas de la Junta de Andalucía para, en su caso, poder vender la mitad del aforo del coso sanluqueño. García, que agradeció a Manuel Díaz la elección de la plaza de Sanlúcar para esta reaparición advirtió que, en cualquier caso, afrontará las medidas que determine la Junta de Andalucía aunque éstas fijen un aforo inferior a esa mitad anhelada. “Esperemos contar con ese 50% del aforo” advirtió el empresario que también espera que en esos días se haya abierto la movilidad entre provincias para favorecer el desplazamiento de los aficionados.

Manuel Díaz remachó las palabras del empresario. “La corrida va a ir hacia delante”, advirtió. Carmelo García, en cualquier caso, matizó sus palabras explicando que dar la corrida con un aforo más reducido a esa mitad solicitada a las autoridades implica “que todo el mundo torea gratis”. “Ellos están dispuestos a hacerlo y han decidido que la corrida se dé sí o sí pero se trata de una situación especial que no es rentable ni viable ni se debe repetir”, añadió antes de epxlicar que en ANOET –la principal organización empresarial taurina- se ha solicitado que se puedan abrir las plazas con ese 50% “pero si no se autoriza tenemos que andar; tenemos la ilusión que se pueda conseguir porque es lo mínimo para poder asumir los costes”, remachó el empresario. “Ese 50% es esencial”, concluyó Manuel Díaz.

Antecedentes

Díaz había alcanzado una última etapa de notoriedad pública y taurina a raíz de su encuentro profesional y familiar con su hermano Julio Benítez Fraysse, hijo –como el propio Manuel Díaz- de Manuel Benítez, el mítico Cordobés de los 60 y 70 que ha tenido que aceptar esa paternidad por imposición judicial. A raíz de esa filiación –que era un secreto a gritos en Córdoba desde la niñez de Manuel Díaz- se produjeron atisbos de acercamiento entre padre e hijo que, finalmente, no se materializaron.

Eso sí, Manuel y su hermano Julio compartieron algunas tardes juntos y a plaza llena en un proyecto que no pudo reafirmarse por el accidente de tráfico de Julio primero y por la lesión de cadera de Manuel después. Ambos hermanos mantienen una fluida relación mientras se demora el definitivo reencuentro del mayor con su ilustre progenitor.


Edictos en El Correo de Andalucía