domingo, 12 julio 2020
11:33
, última actualización

El festival del Baratillo y la Esperanza de Triana recauda casi 200.000 euros para sus obras sociales

El teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza y el gerente de la empresa Pagés han entregado el cheque con los beneficios del festejo celebrado el pasado 12 de octubre

25 nov 2019 / 15:42 h - Actualizado: 25 nov 2019 / 15:44 h.
"Bolsa","Toros","Arte","El Buen Fin","El Baratillo","La Macarena","Esperanza de Triana","Motor","Real Maestranza","Valencia"
  • El festival del Baratillo y la Esperanza de Triana recauda casi 200.000 euros para sus obras sociales

195.322,13 euros. Es la abultada cifra que ha recaudado el festival taurino organizado el pasado 12 de octubre en la plaza de la Maestranza. El destino de esos beneficios no es otro que las obras sociales y asistenciales de las cofradías del Baratillo y la Esperanza de Triana siguiendo la estela marcada por la Hermandad de la Macarena –pionera en la nueva orientación taurina de la emblemática fecha- que el año pasado logró meter en las arcas de su bolsa de caridad una cifra muy parecida: 200.354 euros. Eso sí, entonces no hubo que soportar el pago de los cuatro toros de Cuvillo –entre otros gastos- que sí se han tenido que apoquinar en esta ocasión.

El hermano mayor del Baratillo, Marcelino Serrano, y el teniente de la Esperanza de Triana, Guillermo Revuelta, han sido los encargados de recibir la recaudación final de ese festejo en un sencillo acto celebrado en la Casa de la Real Maestranza a mediodía de este lunes. Los responsables de las populares hermandades del Arenal y Triana posaron con el teniente de Hermano Mayor del cuerpo nobiliario, Santiago de León, y el gerente de la empresa Pagés, Ramón Valencia, mostrando un inmenso cheque simbólico que, de alguna manera, realza esa cifra –casi 200.000 euros del ala- que supondrá un importante revulsivo en la acción social de ambas cofradías. Eso sí: en la foto no podía faltar el abogado baratillero Joaquín Moeckel, organizador y motor del evento.

El festival del Baratillo y la Esperanza de Triana recauda casi 200.000 euros para sus obras sociales

Santiago de León, que presidió el acto, aludió “al plantel excepcional de figuras, de ganaderías y al público que llenó la plaza” antes de calificar el festejo como “una tarde extraordinaria que se gestó con la generosidad de todos”. El teniente incidió en la necesidad de organizar actividades “que palien las necesidades que hoy padecemos” y felicitó especialmente a Joaquín Moeckel por su papel de catalizador de todas las voluntades necesarias para el buen fin del evento.

Ramón Valencia incidió en ese fin social y destacó la respuesta del público al reclamo del acontecimiento antes de poner negro sobre blanco las cifras globales de la iniciativa. Los ingresos totales ascendieron a 310.589 euros y los gastos 115.266,87 arrojando ese beneficio de 195.322,13 euros. El gerente de Pagés alabó ese “camino” para que “las hermandades sean la punta de lanza en los años sucesivos”. Valencia, de hecho, desveló que hay algunas hermandades en la cola además de la del Gran Poder y la fecha estaría cubierta, “casi”, hasta 2.022.

El turno de palabra de Joaquín Moeckel era obligado. El letrado del Arenal agradeció el papel jugado por la Real Maestranza y la propia empresa Pagés antes de abundar en tres ideas: “la institución maestrante es centenaria pero absolutamente actual y está con las personas que le hacen falta”. El popular abogado prosiguió afirmando que “la Tauromaquia, que está siendo muy atacada, es un arte que se presta a los más necesitados”. Moeckel fue más allá al afirmar que “no se pierde una fecha taurina tan emblemática como el 12 de octubre”.

Marcelino Serrano, hermano mayor del Baratillo, destacó el papel “solidario” del mundo taurino antes de desvelar que en un futuro próximo podrán anunciar alguna obra social conjunta con la cofradía de la Esperanza de Triana. Su teniente, Guillermo Revuelta, remachó ese clavo afirmando que “muchísimas personas podrán beneficiarse gracias al apoyo del mundo taurino”.

Un éxito organizativo

El festejo organizado para las hermandades de la Esperanza de Triana y el Baratillo con la colaboración de Empresa Pagés, supuso un éxito de público, colgándose el cartel de ‘No hay billetes’ en las taquillas del coso sevillano. Abrió cartel el rejoneador Diego Ventura, seguido de los matadores de toros Morante de la Puebla, Miguel Ángel Perera, Cayetano, Pablo Aguado y el novillero Jaime González-Écija. Los toros de los matadores lucían el hierro de Joaquín Núñez del Cuvillo. A caballo se lidió un ejemplar de María Guiomar de Moura y para el novillero se encerró un utrero de López Gibaja. En el apartado de resultados hay que destacar el papel de Ventura y, especialmente, el de Perera. El extremeño acudió al coso del Baratillo en sustitución de Manzanares -que había tenido que precipitar el final de su temporada por una lesión de espalda- y fue el que acabó llevándose el gato al agua al cortar dos orejas. El festejo contó, además, con el cartel anunciador del pintor Luis Rizo.

El evento ha venido a reforzar la nueva orientación de esta fecha en el calendario taurino sevillano hasta el punto de que la Hermandad del Gran Poder ya espera su turno para el 12 de octubre de 2010, sumando el festejo benéfico al completo programa de actos piadosos y culturales que saludarán el IV centenario de la hechura de la venerada imagen por el imaginero cordobés Juan de Mesa.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016