Menú

El gobierno colombiano veta el debut del niño torero Marco Pérez

El becerrista salmantino tenía previsto vestirse por primera vez de luces en Manizales. El ejecutivo ultraizquierdista de Gustavo Petro ya había impedido que hiciera el paseíllo en Cali.

05 ene 2023 / 10:44 h - Actualizado: 05 ene 2023 / 10:48 h.
"Política","Menores","Infancia","Seguridad"
  • El becerrista salmantino de 14 años, Marco Pérez. EFE/ Raúl Caro.
    El becerrista salmantino de 14 años, Marco Pérez. EFE/ Raúl Caro.

No podrá ser. El primer traje de luces del jovencísimo becerrista salmantino Marco Pérez tendrá que aguardar a ser vestido delante de una res brava. Al menos por el momento. El gobierno del antiguo guerrillero Gustavo Petro, que fue miembro destacado del M-19, ha vetado su actuación en la plaza de Manizales. Ya había impedido que hiciera el paseíllo, días atrás, a modo de guinda del fedtival de figuras en el coso de Cali. Se trata de dos de las ferias más destacadas del calendario taurino colombiano que está seriamente amenazado a tenor de las últimas disposiciones gubernamentales que podrían impedir la viabilidad del negocio como medio más o menos encubierto de propiciar su abolición.

El veto ha estado amaparado en la llamada resolución 1796 de 2018 que pretende «proteger a la infancia de actividades peligrosas o trabajos que impliquen el contacto directo con animales que generen alto riesgo para la salud y seguridad de menores de 18 años». Esta invocación normativa venía acompañada de una nueva amenaza de cancelar el ciclo taurino que inaugura el año. Marco Pérez llegó a acudir vestido de luces a la plaza de Manizales a la desesperada, aguardando hasta el último minuto la resolución del recurso de amparo presentado por la empresa que se sumaba al del propio becerrista que invocaba la legislación taurina de Colombia que permite la actuación de menores ante novillos siempre que exista autorización paterna.

El propio aspirante ha escrito una carta reivindicativa en la que afirma sentirse «utilizado» por la clase política colombiana en su afán abolicionista «para hacer propaganda de sus intereses». Marco Pérez refiere que ya pudo torear en Manizales el pasado año y que volvía a tener la necesaria autorización acompañada de «un millón de ilusiones» para torear en Colombia.

«He llegado a Colombia junto a mis padres y mi apoderado, y me encuentro que me dicen que no me dejan torear por protegerme» señala el aspirante a novillero calificando este empeño cómo «falso». «No me protegen de nada, lo que están haciendo es utilizarme y romper todos mis sueños y todas mis ilusiones», añade Marco agradeciendo al empresario español Alberto García el interés puesto en su actuación en Cali que había levantado una gran expectación en la afición colombiana. El becerrista charro hace extensivo esos agradecimientos a Juan Carlos Gómez de Cormanizales, en Manizales, así como a Felipe Negret destacando su «confianza y su respaldo».

Marco Pérez ha animado a los ganaderos, aficionados y profesionales colombianos «a continuar defendiendo nuestra cultura y nuestros valores«. «Les mando y les deseo mucha fuerza para mantener viva La Tauromaquia en el futuro» ha enfatizado el joven torero antes de enviar una última andanada al gobierno colombiano. «Aa los políticos que me han utilizado y que han jugado con mis ilusiones, decirles que han conseguido su bjetivo pero por poco tiempo; en unos meses cumpliré los 16 años y estaré junto a la afición de Colombia defendiendo La Tauromaquia y la Libertad». Marco finaliza su misiva invocando la defensa de la cultura y la Colombia taurina. «La próxima batalla, la ganaremos nosotros», concluye.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos