viernes, 18 septiembre 2020
13:30
, última actualización
Observatorio taurino

Entre el Guadalquivir y el Guadalete

Mientras avanza la gestación de los carteles de la Feria de Abril los aficionados comentan la situación taurina de dos bastiones históricos como Córdoba y Jerez

10 feb 2020 / 13:29 h - Actualizado: 10 feb 2020 / 13:34 h.
"Feria de Abril","Toros","San Bernardo","La Macarena","Observatorio taurino","Vendimia","Feria de San Miguel","Julio Anguita","Pablo Aguado"
  • Paseíllo en La Maestranza. / Toromedia
    Paseíllo en La Maestranza. / Toromedia

El enredo de Resurrección ya pasó con el desenlace que es sabido. Pero la gestación del ciclo abrileño continúa. En la calle ya se empieza a hablar de este o ése cartel y hasta se dan por hechas las corridas que, por fin, tendría amarradas Pablo Aguado que –eso sí- sumaría una tercera o cuarta tarde en San Miguel en una combinación de renovado argumento. Ya se lo contaremos si no lo hacen otros antes. Pasada la tempestad de su ausencia en Pascua ha llegado la ansiada calma para rematar las combinaciones del abono, que tendrá que ser presentado más pronto que tarde. Por cierto, en las fechas y ternas que se manejan hasta ahora en los corrillos no coinciden los nombres de Pablo y Roca aunque todo es posible aún. Ya veremos... Mientras tanto, los especialistas habituales sí nos han dado pelos y señales de las ganaderías que se lidiarán en las novilladas del abono. Tomen nota los interesados: se habrían reseñado sendos encierros de Rocío de la Cámara, Villamarta, Soto de la Fuente, Núñez de Tarifa, Dolores Rufino, Fuente Ymbro y Hermanos Sampedro. Son siete festejos picados: seis se programan los domingos de mayo y algunos jueves de junio y el séptimo –el viernes 25 de septiembre- sirve de prólogo a la feria de San Miguel. Esa novillada final, además, serviría de final al ciclo de festejos que va a impulsar la Fundación del Toro de Lidia junto a la Junta de Andalucía. De la misma manera, confirman desde el entorno del joven novillero, podemos dar por hecho el debut de un torero de dinastía: sería el de Manolo Vázquez, nieto del recordado maestro de San Bernardo. Ya se presentó en la plaza de la Maestranza en el festival organizado por la Hermandad de la Macarena el 12 de octubre de 2018 pero esta novillada implicaría un paso trascendente dentro de la incipiente carrera del chaval, que anda fogueándose en ruedos menores. Y ya que hablamos de toreros sevillanos hay que felicitarse por el recentísimo triunfo de Daniel Luque en la feria invernal de Valdemorillo. Más allá de las orejas o la salida a hombros se habla de una dimensión renovada que ya enseñó en la pasada campaña, especialmente al norte de los Pirineos. Es una buena noticia.

Algunos asuntillos de Jerez

Poco más hay que contar en una semana taurina que se ha vivido pendiente de cualquier filtración de esos despachos de la calle Adriano. Pero hay vida más allá: podemos contar que Morante se está implicando personalmente en rescatar la célebre corrida concurso de Jerez de la Frontera para dar un nuevo aliciente a la Feria del Caballo. Hay una foto, que ya ha circulado por redes y medios, en la que se retrata al diestro de La Puebla, libreta en mano y en unión de su cuate Padilla repasando los cerrados de Fuente Rey, el santuario de los ‘murubes’ de Fermín Bohórquez para escoger algún ejemplar para el festejo. La ‘concurso’ de Jerez se recuperó efímeramente en 2014 pero su historia, realmente, se había cerrado en 1990. Se había creado mucho antes, en 1955, a instancias de don Álvaro Domecq. El festejo se celebraba a comienzos de septiembre, dentro de la añorada Feria de la Vendimia, y muchas veces al día siguiente de la Goyesca de Ronda. La concurso, como la llamada ‘Corrida del Arte’ formaba parte de la riquísima temporada jerezana que, como tantas cosas, se marchó para nunca volver.

Entre el Guadalquivir y el Guadalete
Morante y Juan José Padilla. / El Correo

Y Córdoba...

La efervescencia informativa de los últimos días había ido desplazando otros asuntos que merecen su punto de atención. Podemos empezar por los planes de José María Garzón para la plaza de Los Califas. Conviene recordar el clima de ilusión que ha acompañado el desembarco del empresario sevillano al frente del incierto embudo de Ciudad Jardín. Garzón ya está hilvanando un ciclo ajustado para la demanda de la maltrecha afición cordobesa que presenta novedades y esboza algunas apuestas. El ciclo se adelantaría al primer fin de semana de la hipertrofiada feria de la Salud. No es ninguna transgresión. También está dispuesto a explorar fechas cercanas al Festival de los Patios en las que la ciudad ofrece su mejor fachada. Son fiestas y días infinitamente mejores que los de la lamentable feria del Arenal, que ha rebasado su primer cuarto de siglo sin rumbo ni modelo. Pero el flamante gestor de la plaza de Córdoba pretende ir más allá. Está estudiando un cambio radical, mudando el actual ciclo taurino de mayo a comienzos de septiembre, en cercanía de la festividad de la Fuensanta. Hay que recordar –en una ciudad tan senequista como desmemoriada- que Córdoba ya tuvo su feria de septiembre y contaba con su correspondiente programación taurina, efímeramente rescatada a comienzos de los 90 por la empresa que comandaba Manolo Martín Gálvez. Aquella feria se celebraba en torno a la festividad de Nuestra Señora de la Merced -24 de septiembre- y se la cargó de un plumazo un alcalde llamado Julio Anguita. No está el patio para echarse las manos a la cabeza y merece la pena ubicar los problemas y explorar soluciones con valentía y altura de miras. El beneficio de la duda ya lo tiene.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016