miércoles, 16 junio 2021
21:23
, última actualización

Joselito, Miura, Sevilla...y Juan Belmonte

Morante de la Puebla –con permiso del covid- pretende estoquear en Sevilla los temidos toros de Zahariche para homenajear a Gallito, que se prodigó con ellos en las dos plazas de la ciudad

23 ene 2021 / 11:14 h - Actualizado: 23 ene 2021 / 11:31 h.
"Feria de Abril","Triana","Historia","San Bernardo","El Baratillo","La Macarena","Fondos","Historia","Ganadería","Virgen de los Reyes","Real Maestranza","Feria de San Miguel","Barcelona","Valencia","Primavera"
  • Gallito y Belmonte alternaron repetidas veces para estoquear los ‘miuras’ en Sevilla.
    Gallito y Belmonte alternaron repetidas veces para estoquear los ‘miuras’ en Sevilla.

Morante quiere matar la corrida de Miura en Sevilla. Dicen que sería una manera de honrar la memoria de su admiradísimo Joselito, calentando los rescoldos del centenario de esa trágica muerte en Talavera que no pudo conmemorarse tal y como se había preparado en 2020 por culpa de la pandemia. A pesar de todo, ya no queda mucho para que se eleve el monumento de Manuel Martín Nieto en la plaza de la Macarena y, si el virus lo permitiera, las puertas de la plaza de la Maestranza volverían a abrirse en primavera, incluyendo el gesto del diestro cigarrero que pondría de manifiesto el aura poderosa del coloso de Gelves. La ganadería de Miura ocupó un lugar de relevancia en la historia taurina de Joselito, en su rivalidad con Juan Belmonte y en las sucesivas actuaciones de ambos colosos en las dos plazas de toros de Sevilla. Pero hay que empezar por el principio...

Joselito estoqueó una novillada de Miura en Sevilla el mismo año de su alternativa –mano a mano con su compañero Limeño- y escogió otro ejemplar de la misma vacada dentro del combo ganadero de la célebre encerrona organizada para recabar fondos para la corona de oro de la Macarena en la víspera de la Virgen de los Reyes. Pero es importante reseñar un dato: en 1912 se llegaron a lidiar en Sevilla hasta dos corridas de toros y cuatro novilladas picadas –una tónica común en esos años- además de ese toro suelto, marcadas con el mítico hierro de la A con asas...

Joselito, Miura, Sevilla...y Juan Belmonte
Joselito y Belmonte coincidieron por primera y única vez como novilleros matando una novillada de Miura en Cádiz en agosto de 1912. Cartel: Archivo Luis Rufino Charlo

Hay que advertir que las trayectorias novilleriles de Joselito y Belmonte habían partido de puntos y condicionantes muy distintos. En realidad, sólo llegaron a alternar una vez como novilleros, mano a mano y sin haber estado anunciados. Fue el 22 de agosto, en la antigua plaza de Cádiz, a consecuencia de un percance de Curro Posadas que favoreció su sustitución por el trianero, que había revolucionado el cotarro a raíz de su presentación y posteriores repeticiones en la plaza de la Maestranza sin llegar a cruzarse aún con su futuro rival Joselito. Los novillos de ese vis a vis, por cierto, eran de Miura...

Una nueva época...

Joselito había tomado la alternativa el 28 de septiembre de aquel 1912 con una corrida de Moreno Santamaría. Al año siguiente no dudó en anunciarse con los toros del célebre y patilludo don Eduardo en su primera Feria de Abril como torero de alternativa, la de 1913, compartiendo cartel con su hermano Rafael y Bombita, al que se la tenía jurada. Aquella presión precipitaría la retirada del diestro de Tomares, que se cortó la trenza al finalizar el año. Aún hubo un segundo encierro miureño que se lidió en San Miguel –con los Bomba y Rafael El Gallo en el cartel- y hasta dos novilladas picadas. Pero nos interesa aún más recordar que en las riberas de aquel año, en la plaza vieja de Madrid, se celebró la alternativa un novillero distinto llamado Juan Belmonte... La corrida, que fue un desastre, se verificó en un tardío y otoñal 16 de octubre en el que Machaquito –que también se cortó la coleta pocos días después- cedió al trianero un toro de Olea. A pesar de los platos rotos, estaba empezando una nueva época en el toreo...

Joselito, Miura, Sevilla...y Juan Belmonte
Cabeza del primer ‘miura’ estoqueado por Juan Belmonte en la plaza de la Maestranza en la Feria de Abril de 1914. Foto: Archivo Luis Rufino Charlo.

Belmonte le agarra un pitón al toro

Hubo que esperar a la Feria de Abril de 1914 para que Gallito y Belmonte se vieran las caras por primera vez en la plaza de la Maestranza después de alternar juntos en Barcelona, Castellón y Valencia sin saber que sus destinos habían quedado unidos. La cita de Sevilla, en casa propia, era otra cosa. El ambiente se había calentado a raíz de la cogida de Belmonte en Murcia, una monumental paliza que le impidió torear tres de los compromisos que había adquirido con la empresa de Sevilla en esa primera temporada como matador. ¿Acudiría Juan a medirse con José ante los ‘miuras’? Era la pregunta que alimentaba los corrillos taurinos, adobada de la excelente presentación de la corrida del Cortijo de Cuarto. Contra todo pronóstico, y hasta la opinión de los médicos, Belmonte hizo el paseíllo aquel 21 de abril de 1914 entre Gaona y Joselito.

Pero el duelo era de dos y Juan se jugaba su propio crédito. ¿Qué pasó después? El mexicano hizo honor a su papel de convidado de piedra, Gallito sorteó un lote a contrapelo y Belmonte... Belmonte, que ya ganaba a los puntos, formó la mundial con el sexto, un ejemplar berrendo llamado ‘Rabicano’ que abonó el terreno de la conocida anécdota del atribulado mayoral que contó a don Eduardo Miura, el de las patillas, que el joven espada le había agarrado un pitón al toro. Dicen que el disgusto del viejo ganadero fue antológico. Joselito, por cierto, había llevado el peso de la feria pero Belmonte se había consagrado. Era el inicio de la Edad de Oro y una simbiosis profesional que marcaría a fuego la historia del toreo.

Joselito, Miura, Sevilla...y Juan Belmonte
La feria de San Miguel de 1915 marcó la cima de Joselito, que triunfó con los ‘miuras’ y cortó la oreja del toro ‘Cantinero’, la primera que se concedía en Sevilla. Cartel: Archivo Luis Rufino Charlo.

Apoteosis de la Edad de Oro

Ese nuevo tiempo ya se encontraba en su apogeo en la siguiente temporada. José y Juan volvieron a anunciarse juntos para estoquear la corrida de Miura en la Feria de Abril de 1915 después de haber toreado mano a mano las corridas de Santacoloma –con ambos ases a hombros- y Gamero Cívico. Pero el 22 de abril les esperaba, una vez más, la mítica divisa sevillana en un cartel que abría Rafael El Gallo. La competencia entre ambos colosos ya se encontraba al rojo vivo y la rivalidad de sus respectivos partidarios echaba chispas. José cuajó una gran feria aunque flaqueó, precisamente, en la tarde de los miuras que volvió a resolverse a favor de Belmonte, que fue llevado a hombros desde El Arenal a Triana...

La cosa no quedó ahí. El mismo cartel se repitió por San Miguel, el 29 de septiembre, en vísperas de la célebre encerrona en solitario en la que Joselito, pletórico, cortó la primera oreja de la historia moderna de la plaza de la Maestranza a un ejemplar de Santacoloma llamado ‘Cantinero’. Pero la corrida del día anterior, de Miura, le había servido de preparación artillera a pesar de las reticencias iniciales del público, mosqueado por el escaso trapío de los ‘murubes’ de la primera jornada. Joselito, cuajó de cabo a rabo a los toros ‘Galleguito’ y ‘Capachito’ y según destaca Paco Aguado en su ‘Rey de los toreros’, entusiasmó. “Vestido de celeste y oro, el joven maestro de Gelves dio todo un recital de dominio ante la miurada, replicando así el éxito de Belmonte en la feria de Abril con los toros de la misma divisa verde y encarnada”, reseña el escritor. José no dudó en clausurar aquella temporada encerrándose en solitario con seis ‘miuras’ en la plaza de Valencia en la tarde del 17 de octubre siendo el quinto torero –aporta el investigador Luis Rufino Charlo- en hacerlo en la historia de la vacada. Joselito, pletórico y triunfal, salió aquel día protegido por la policía “para evitar los achuchones de muchos de sus entusiastas”, recogía la crónica del periódico ‘La Mañana’.

Joselito, Miura, Sevilla...y Juan Belmonte
Joselito ve morir al toro ‘Galleguito’ en la corrida de Miura lidiada el 29 de septiembre de 1915 en la plaza de la Maestranza. Foto: Archivo Luis Rufino Charlo

Las cosas iban a cambiar en el albor de la siguiente campaña. Joselito había comenzado esa temporada de 1916 arrastrando aún la convalecencia de esa rara enfermedad estomacal que empezaba a atormentarle. A pesar de todo se anunció en las seis corridas de la Feria de Abril. Dos de ellas fueron sendos y decepcionantes mano a mano con Belmonte, que también se había ajustado en la totalidad del abono. En la quinta, por fin, llegó el fielato de los ‘miuras’ dejando la cabecera del cartel al corajudo diestro madrileño Vicente Pastor, que fue el único que cortó oreja aquel día después de romperse el veto el año precedente. Belmonte, por cierto, también había logrado su primer trofeo sevillano la tarde anterior a un toro de Gamero Cívico. Ya iban tres orejas cortadas en Sevilla aunque ese mismo año, por San Miguel, Rafael El Gallo iba a conquistar por primera vez el doble trofeo a otro ejemplar de Gamero Cívico. Los tiempos, definitivamente, habían cambiado.

Los últimos años y la Monumental

1917 se estrenó prácticamente –el día 24 de enero- con la muerte del legendario criador Eduardo Miura Fernández. La vacada pasaba a sus hijos Antonio y José Miura Hontoria, tercera generación ganadera de una divisa que ya se había labrado su propia leyenda. Y los ‘miuras’ tampoco faltaron el abono sevillano pero la corrida lidiada en abril quedó lejos de la agenda de los dos ases sevillanos, resolviéndose con un mano a mano de escasa tensión entre Gaona y Vicente Pastor. Belmonte sí aceptó el reto en septiembre, completando el cartel El Gallo y Gaona aunque el Pasmo de Triana pegó un indisimulado petardo y resultó herido, dejando su segundo toro para Rafael.

La Feria de Abril de 1918 se vivió ya pendiente del estreno del inmenso coso de San Bernardo, alentado por Joselito, que amenazaba con cercar la histórica exclusividad de la plaza de la Maestranza. José, en cualquier caso, no renunció ese año a torear en el Baratillo ni dudó en apuntarse a la corrida de Miura que despachó –en ausencia de Belmonte que, recién casado, no toreó en todo el año- junto a Gaona y Fortuna. Fue un año excepcional para José, que volvió a mostrar su superioridad profesional con esa miurada en la que no se libró de una aparatosa cogida, afortunadamente sin demasiadas consecuencias.

Las curvas llegarían al año siguiente, con la Monumental convertida en territorio exclusivo de Joselito y la vieja Maestranza, en cuartel general del belmontismo. Aquel año se celebraron dos Ferias de Abril paralelas, solapando los festejos de uno y otro escenario. Eso sí: en el Baratillo no faltó la habitual ración de ‘miuras’, que Belmonte despachó con más pena que gloria en unión de Gaona y Saleri II.

Joselito, Miura, Sevilla...y Juan Belmonte
José y Juan alternaron por última vez en Sevilla con toros de Miura el 23 de abril de 1920 en la Monumental de San Bernardo. Cartel: Archivo Luis Rufino Charlo

La pugna entre las dos plazas, de alguna manera, se suavizó en la temporada de 1920, la última de la vida de Joselito, colocando ambos recintos bajo la misma batuta empresarial que turnó los espectáculos. Los dos ases volvían a alternar juntos en Sevilla pero tampoco quedaba mucho tiempo... Eso sí: la corrida de Miura de aquel año no se anunció en la Maestranza sino en la Monumental, el día 23 de abril. Fue la única que se lidió en el efímero coso de la actual avenida de Eduardo Dato y la penúltima de ambos colosos en la ciudad, compartiendo cartel con Varelito y Sánchez Mejías en un festejo que se resolvió sin demasiado relieve. En el palco real de aquella plaza efímera que había soñado José estaba Victoria Eugenia de Battenberg. La reina volvería a subir al Palco del Príncipe de la Real Maestranza para asistir a la última tarde que compartieron ambos ases en Sevilla. Fue el 28 de abril, mano a mano, y con toros de Guadalest a los que Joselito cortó su última oreja en la Maestranza. Una reina, dos ases y un tiempo que se fue. Sólo les quedaban seis paseíllos juntos antes de la tragedia de Talavera...


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla