Menú

La familia del toro sevillana despide la temporada en la capilla del Baratillo

La cofradía del Miércoles Santo convocó al estamento taurino en torno a la tradicional eucaristía de acción de gracias y recuerdo de los que se marcharon

29 nov 2022 / 10:22 h - Actualizado: 29 nov 2022 / 10:25 h.
"Feria de Abril","El tiempo","Construcción","Real Maestranza","Valencia","Ybarra","Pandemia","Eucaristía","Misa"
  • Las gentes del toro posan delante de la imagen de Nuestra Señora de la Piedad.
    Las gentes del toro posan delante de la imagen de Nuestra Señora de la Piedad.

La cita, un año más, era a las plantas de la Virgen de la Caridad, una imagen íntimamente ligada a la devoción de los toreros de Sevilla que la tenían como patrona de aquella antigua asociación de la Vejez del Toreo que daba socorro a los viejos lidiadores. La dolorosa de Fernández Andés se encontraba descendida de su camarín –maravillosamente vestida de blanco y bajo un dosel- después de haber estado expuesta a la veneración de sus hermanos y devotos en el solemne besamano que culminaba sus cultos anuales reafirmando, de paso, las cotidianidades que se había llevado esa pandemia que empieza a ser sólo un mal recuerdo.

La cofradía del Miércoles Santo había vuelto a convocar a la familia de las sedas y los oros en torno a esa Eucaristía que sirve para dar gracias por la temporada que se fue; pedir por la que vendrá y tener un recuerdo especial a los que nos dejaron en un año que pronto pedirá la cuenta. Pero también tocaba pedir por los que están. La ceremonia, cuidada en todos sus detalles por la hermandad, volvió a ser presidida por Andrés Ybarra, director espiritual de la corporación del Arenal, y concelebraba el joven sacerdote Plácido Manuel Díaz Vázquez, estrechamente vinculado a la hermandad. Ybarra, un año más, supo tocar el corazón de los presentes con una homilía de densa carga religiosa que tendió puentes con el mundo taurino y los anhelos de sus protagonistas.

La familia del toro respondió a la llamada y aunque se echaron de menos algunas caras volvieron a estar los cabales de siempre en este acto litúrgico que tuvo muy presente la memoria de los diestros Jaime Ostos, Miguel Báez ‘Litri’ y Andrés Vázquez, el empresario y apoderado Roberto Espinosa, el escritor y profesor Santi Ortiz además de los taurinos Iván Canorea y Emilio Moreno, los más próximos al cogollo taurino sevillano que se marcharon prematuramente.

Antes de despedir la eucaristía, el hermano mayor del Baratillo, Luis Fernando Rodríguez Carrillo, cedió el turno de palabra al popular baratillero Rogelio Gómez ‘Trifón’ que hasta arrancó una ovación de los presentes invocando la brevedad, en el púlpito y en el ruedo. “Los sermones y las faenas, de cinco minutos”, afirmó Rogelio antes de la conclusión de esta misa que ha vuelto a renovar los estrechos vínculos que unen a la cofradía del Miércoles Santo con el mundo del toro. No fallaron los matadores de toros Tomás Campuzano, Curro Durán, Manuel Jesús ‘El Cid’, Alfonso Oliva Soto y Ángel Jiménez además del veterano banderillero algabeño Luis Arenas o los novilleros Curro Durán (hijo), Diego Bastos y Javier Zulueta. La capilla, a pleno aforo, acogió también a aficionados, periodistas y gentes del toro, bien atendidas por Pedro Dormido Girón, oficial de la junta baratillera.

La foto de familia la completaban el delegado del gobierno de la Junta de Andalucía, Ricardo Sánchez, el diputado de plaza de la Real Maestranza de Caballería, Luis Manuel Halcón Guardiola además de los empresarios Ramón Valencia y José María Garzón; el apoderado y ganadero Manuel Vázquez Gago, el contratista de caballos Enrique Peña o el juez y presidente de la plaza de la Maestranza, José Luque Teruel además de varios miembros de la junta de la corporación del Miércoles Santo que ha vuelto a celebrar esa entrañable convivencia final para poner el colofón a una tarde noche de devoción, memoria, amistad y toros.

La familia del toro sevillana despide la temporada en la capilla del Baratillo
Un momento de la eucaristía celebrada en la capilla del Baratillo

Nexos históricos

Los vínculos de la Hermandad del Baratillo con el mundo taurino y la propia Maestranza son casi tan antiguos como la propia capilla de la hermandad, elevada junto al primitivo monte Baratillo algunos años después de la trágica peste de 1649 que convirtió aquel paraje extramuros de la ciudad en un inmenso cementerio señalado por la cruz que aún campea en la cúpula del coqueto templo del Arenal.

Junto a ese lugar, se construirían los sucesivos cosos provisionales que desembocaron en la construcción de la actual plaza de toros a finales del siglo XVIII. La capilla llegó a servir de oratorio de los toreros que actuaban en el coso maestrante. En uno de sus altares, además, se conserva una imagen roldanesca de San José, regalo del legendario diestro Pepe Hillo.

Esos vínculos se estrecharon con el tiempo hasta escoger a la Virgen de la Caridad como patrona de la extinta Asociación Benéfica de Socorros a la Vejez del Torero. El llamador de su palio, incluso, es sostenido simbólicamente por un angelito tocado con montera torera. Es la misma imagen que en la salida de 2019 estrenó la rica saya confeccionada con el vestido verde lago y oro que lució Morante de la Puebla en su último compromiso de la Feria de Abril de 2016.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos