sábado, 07 diciembre 2019
11:11
, última actualización

La figura de Chicuelo centra las jornadas de la cátedra Sánchez Mejías

El ciclo supone, de alguna manera, la clausura del año en el que se ha conmemorado el centenario de la alternativa del genial diestro de la Alameda de Hércules

05 nov 2019 / 12:07 h - Actualizado: 05 nov 2019 / 13:24 h.
  • La figura de Chicuelo centra las jornadas de la cátedra Sánchez Mejías

El seminario de la cátedra Sánchez Mejías de Comunicación y Tauromaquia de la Universidad de Sevilla ya es un clásico otoñal en el programa de formación complementaria de la Universidad Hispalense. El empeño no es fácil pero el director de la cátedra, el profesor Juan Carlos Gil, ha vuelto a dar en la diana buscando el mejor hilo conductor –la conmemoración del centenario de la alternativa de Chicuelo- para este ciclo organizado y dirigido al alimón con Alberto Horcada, de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica de la US. La iniciativa, un año más, está apoyada de forma decidida por la Real Maestranza de Caballería, que cede su Salón de Carteles para las sesiones. El ciclo alcanza su X edición y se celebrará entre los días 13 y 14 de noviembre con inscripción gratuita y matrícula abierta a todos los interesados a participar en el mismo.

El programa

Tras la inauguración oficial, las sesiones académicas se abrirán en la tarde del miércoles 13 con una mesa redonda titulada ‘Las aportaciones de Manuel Jiménez ‘Chicuelo’ en la que participarán el periodista Álvaro Acevedo, editor de la publicación ‘Cuadernos de Tauromaquia’, el diestro ecijano Pepe Luis Vargas y el novillero retirado Manuel Jiménez ‘Chicuelo’, nieto del mítico matador de La Alameda. Modera el coloquio Álvaro Rodríguez del Moral, colaborador de El Correo de Andalucía y responsable de los contenidos taurinos de la agencia EFE. Cerrará la jornada otra mesa de opinión que, bajo el título de ‘Lo antiguo y lo moderno en el toreo actual’ reunirá a los matadores de toros Juan Leal, Juan Ortega y David de Miranda bajo la batuta de Inma León, periodista de Europa Press.

Las sesiones se reanudan en la tarde del jueves, día 14 de noviembre, con una charla titulada ‘La historia de un torero singular’ Participan el historiador y profesor Andrés Luque Teruel y el escritor y periodista José Carlos Arévalo bajo la moderación del informador taurino Emilio Trigo. Después de una pequeña pausa se abordara una nueva mesa redonda en la que se tratará de estudiar la particular tauromaquia de Chicuelo contemplada desde el punto de vista de los toreros actuales. Para ello se contará con la participación de los diestros Diego Urdiales, Paco Ureña y Saúl Jiménez Fortes. Dirigirá el coloquio el arquitecto y aficionado José Morente, actual director general de Urbanismo y Ordenación Territorial de la Junta de Andalucía.

Exposición de fotografías

Las sesiones académicas se complementarán con una completa muestra fotográfica de la vida y obra del torero sevillano. Algunas de las imágenes ya se pudieron contemplar el pasado mes de septiembre en la sede del Ateneo de Sevilla en coincidencia con la conferencia organizada por la Docta Casa. Manuel Jimenez, el nieto del torero, ha sido el verdadero gestor de esa cuidada selección fotográfica que retrata la trayectoria de su abuelo desde el primer becerro estoqueado en la vieja Venta del Lavadero en los balbuceos del siglo XX hasta el último toro vestido de luces, el 1 de noviembre de 1951. La colección de imágenes, reproducidas a gran formato, permite contemplar en orden cronológico la particular tauromaquia de Chicuelo, que llegó a compartir cartel con los grandes ases de la Edad de Oro del toreo –Joselito y Belmonte- antes de ser una de las fachadas más emblemáticas de la llamada Edad de Plata, otro periodo apasionante, trufado de grandes figuras, que no ha sido convenientemente reivindicado por la historia oficial.

La importancia de un centenario

Ahí estriba, precisamente, uno de los objetivos de este seminario: reivindicar la importancia taurina y la época en la que le tocó vivir a Manuel Jiménez ‘Chicuelo’ (Sevilla, 1902-1967), uno de los toreros más relevantes de la primera mitad del siglo XX. Después de un fulgurante inicio novilleril tomó la alternativa el 28 de septiembre de 1919 en la plaza de la Maestranza de manos de Juan Belmonte y con toros de Santacoloma. Fue el definitivo arranque de una carrera en la que, siguiendo la estela de su admirado Gallito, ahondó en la llamada línea natural del toreo, aportando la estructuración de las faenas como estrofas musicales, hilando muletazos encadenados por un mismo pitón.

Esa revolución en el lenguaje taurina experimentó un definitivo antes y después a raíz de la mitificada faena al toro ‘Corchaíto’, un ejemplar de Graciliano Pérez Tabernero que le permitió sublimar ese concepto que ya había experimentado en ruedos mexicanos. El acontecimiento tuvo lugar en la plaza vieja de Madrid el 24 de mayo de 1928 causando una gran conmoción que no terminó de ser valorada por completo por la crítica más encopetada.

Chicuelo, que dio la alternativa a Manolete –otro toreo del mismo hilo técnico- en 1939, se mantuvo en activo hasta 1951. En su caso, vivió tres épocas distintas del toreo sin apearse de su condición de primera figura. La última corrida se verificó el 1 de noviembre de 1951 en Utrera. Aquella tarde le dio la alternativa a Juan Doblado y Juan de Dios Pareja Obregón. Curiosamente, los tres se retiraron aquel mismo día.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016