domingo, 20 junio 2021
21:57
, última actualización
Toros

La primacía de Roca fue engullida por el tedio

El diestro peruano reapareció en Córdoba mostrándose a alto nivel pero la exasperante duración del festejo amortiguó el calado de sus dos faenas

16 may 2021 / 09:51 h - Actualizado: 16 may 2021 / 10:13 h.
"Toros"
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio
  • La primacía de Roca fue engullida por el tedio

TAGS:

El demorado duelo entre Roca y Aguado, de alguna forma, era el plato fuerte del corto pero intenso ciclo preparado por José María Garzón en su primera feria al frente del Coso de Los Califas. La demanda de localidades había sido la mejor prueba del interés despertado por este vis a vis que contaba con el contrapunto ecuestre de Diego Ventura, indiscutible líder y maestro del actual escalafón montado. Pero el lío, la sal y el son del festejo estaba -al menos a priori- en comprobar qué quedaba de aquella antigua competencia que giró en torno a la única tarde que habían compartido hasta ahora como matadores.

Roca acabó imponiendose claramente: por ambición, capacidad y sentido del liderazgo. El diestro limeño, además, reaparecía en España después de casi dos años en blanco y lo hizo en el mismo nivel previo al eclipse: cuajando inapelablemente a sus dos toros. En su primero, de Cuvillo, se vivió el primer conato de pique o competencia capotera entre Andrés y Pablo. Las verónicas del sevillano fueron replicadas con un ceñido combo de chicuelinas y tafalleras que calentaron la plaza. Roca, en plena forma, acabaría exprimiendo al toro de verdad por el lado izquierdo. Por ese pitón rompió de verdad la faena y se entregó definitivamente Roca, que apuró distancias y se reunió con el bicho en un explosivo final. La estocada, un punto rinconera, también fue fulminante. Le dieron una oreja. Le habían pedido las dos.

Cuando salió el quinto la corrida ya se había sumido en un mar de pausas que, como en la novillada de la víspera, amenazaba con diluir cualquier suceso por intenso que éste fuera. Roca Rey se equivoca de parte a parte acentuando pausas, provocando tiempos muertos. No añaden nada a un espectáculo que, por sí mismo, hace tiempo que entró en una peligrosa ampliación de sus tiempos naturales. El peor antitaurino siempre, es el aburrimiento... Con esas reflexiones andábamos cuando el quinto titular, después de una lidia interminable y al comienzo del último tercio se descordó contra un burladero.

La presidencia, sorprendentemente, sacó el pañuelo verde. Después de mil y un intentos para meterlo en los corrales acabó siendo apuntillado en la tronera de un burladero. El reloj ya pesaba, y de qué manera...La suerte quiso arreglar el asunto con un sobrero de Parladé, justito de todo pero de buen comportamiento en la muleta del matador peruano que le formó un auténtico lío desde los estatuarios iniciales, pasando por el macizo toreo fundamental, antes de amarrar su labor por ceñidísimas bernardinas. La espada, ay, encalló cambiando los máximos trofeos por una fuerte ovación que Roca Rey recogió desde el tercio.

La primacía de Roca fue engullida por el tedio

¿Qué pasó con Aguado? Numerosos seguidores habían remontado el río para reencontrarse con su torero de cabecera. La calidad de su toreo permanece intacta y se hizo visible, especialmente, en los sedosos capotazos que recetó a su primero. La cosa no terminó de concretarse con la muleta. Pablo no se calentó nunca de verdad aunque la embestida del 'cuvillo' tampoco se prestó a mayores empresas. La noche ya había caído cuando, al fin, salió el sexto. El festejo ya apuntaba irremediablemente a las tres horas pero la apabullante actuación de Roca había servido para levantar los ánimos. Pablo volvió a revelar su concepto en este o aquel capotazo, en un muletazo, en su manera de ser y estar en la plaza... Pero faltó la definitiva unidad o redondez para que se hubiera vuelto la tortilla. Toca esperar.

Dejamos para el final al jinete. Le cortó una oreja a su primero tras una faena en la que el toro de Los Espartales poco ayudó. El rejoneador sevillano tiró de oficio y de cuadra y cuajó una templada faena sobre todo con ‘Velasquez’ en banderillas y con ‘Guadiana’ en las cortas. Su labor con el cuarto tuvo su punto álgido con ‘Bronce’ al dejarle sin cabezal y culminar pares a una mano y en cortas. Volvió a puntuar.

FICHA DEL FESTEJO

Ganado: se lidiaron dos toros para rejones con el hierro de Los Espartales, manejsbles. A pie estaban reseñados cuatro de Núñez del Cuvillo pero el quinto fue devuelto después de descordarse contra un burladero siendo sustituido por un ejemplar de Parladé que a la postre fue el mejor de todo el envío aunque todos sirvieron.

Actuantes: El rejoneador Diego Ventura, oreja y oreja

Andrés Roca Rey, de pizarra y oro, oreja con petición de la segunda y gran ovación.

Pablo Aguado, de púrpura y oro, ovación en ambos.

Incidencias: el aforo previsto, unas 4000 localidades, se cubrió en su totalidad en una tarde calurosa y primaveral.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla