Toros

López Simón se retira del toreo

El diestro madrileño, que tomó la alternativa en la plaza de la Maestranza hace once años, ha tomado esta drástica decisión argumentando “falta de ilusión y ganas”

25 ene 2023 / 10:08 h - Actualizado: 25 ene 2023 / 10:10 h.
"Toros"
  • El torero de Barajas, a hombros en la plaza de Madrid en mayo de 2015. Foto: EFE
    El torero de Barajas, a hombros en la plaza de Madrid en mayo de 2015. Foto: EFE

TAGS:

Alberto López Simón ha decidido colgar el traje de luces. Así lo anunció en la noche de este martes a través de una carta personal aventada a través de su perfil personal en distintas redes sociales dando cuenta de esta drástica medida que pone punto –no sabemos si final- a una carrera iniciada hace tres lustros que puede presumir de cinco salidas a hombros por la Puerta Grande de la plaza de Las Ventas.

López Simón hace alusión a la parte más sombría de la profesión que “tan alejada está del significado y verdad que representa para mí el toro bravo”. Desde esa premisas señala que sus ilusiones y motivaciones “han ido menguando hasta llegar a un punto que a día de hoy no me veo con la fuerza ni ilusión necesarias para seguir entregando mi vida a este magnífico animal”. El diestro de Barajas emplea el mismo comunicado afirmando que no puede defraudarse a sí mismo, “pero sobre todo no puedo defraudar al toro, que me ha entregado su vida y que me lo ha dado todo”.

Alberto López Simón (Barajas, 1990), debutó con piadores en 2010 en la plaza Monumental de Barcelona. La alternativa llegaría dos años después en el ruedo de la Maestranza de manos de Morante de la Puebla que le cedió un toro de Núñez del Cuvillo en presencia de José María Manzanares. Le cortó una oreja al ejemplar de la ceremonia pero no pudo matar al sexto por una cornada que, pese a no revestir gravedad, le impidió volver a salir al ruedo. Confirmó en Madrid al año siguiente pero su carrera daría un vuelco en 2015 al abrir la Puerta Grande de Madrid hasta en tres ocasiones. Posteriormente, algunos vericuetos de su entorno profesional y su propia personalidad influyeron en su rendimiento en la cara del toro.

El comunicado completo de Alberto López Simón dice lo siguiente:

“Escribo esta carta para transmitir a los pocos o muchos aficionados que les pueda interesar mi decisión de retirarme. Antes de decir adiós, me encantaría hacer una pequeña reflexión, y sobre todo agradecer todo lo bonito y bueno que me llevo de estos años dedicados al toro en cuerpo y alma.

En aquellos años en los que ingresé en la Escuela Taurina de Madrid jamás pude imaginar conseguir prácticamente todos los sueños que en aquella época rondaban por mi cabeza. Torear en las mejores ferias de España, Francia y parte de América, en los mejores carteles y además de ello, poder triunfar y sentir el cariño de la afición. Y cómo no, MADRID, mi MADRID. Siempre soñé de niño poder salir algún día por esa maravillosa Puerta de Alcalá y la vida y el toro me regalaron poder vivirla y disfrutarla hasta en cinco ocasiones que jamás olvidaré.

También quiero agradecer a este mágico animal que es el toro, cada una de las vivencias, emociones, enseñanzas (aunque duras) que me deja, y cómo no, las grandes personas que me llevo de esta maravillosa etapa. Desde cuadrilla, compañeros, ganaderos, apoderados, y sobre todo la cantidad de aficionados que me han seguido y mostrado su cariño en cada una de las plazas que he pisado.

Desde mis inicios el toro me fascinó como animal, y sobre todo la gran cantidad de valores que representa. Con el paso de los años, me iba dando cuenta de la gran pureza que habita en su interior, llegando a la conclusión de que “si tú le entregas tu vida de verdad, él te dará las embestidas que sueñas”.

Pero con el tiempo y a medida que disfrutaba de la magia de este animal, también conocí toda esa parte que va ligada a esta profesión y que tan alejada está del significado y verdad que representa para mí el toro bravo.

Es por ello que mis ilusiones y motivaciones han ido menguando hasta llegar a un punto que a día de hoy no me veo con la fuerza ni ilusión necesarias para seguir entregando mi vida a este magnífico animal. Por eso digo adiós, porque no puedo defraudarme a mí mismo, pero sobre todo no puedo defraudar al toro, que me ha entregado su vida y que me lo ha dado todo.

MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS QUE ME HAN APOYADO DESDE MIS INICIOS Y A CADA UNO DE LOS AFICIONADOS QUE ME HAN SEGUIDO Y MOSTRADO SU CARIÑO. MUCHA SUERTE A TODOS MIS COMPAÑEROS EN ESTA TEMPORADA Y SIEMPRE”.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos