Feria de San Miguel

San Miguel: Morante y Roca Rey en la cumbre

El ciclo otoñal que cerrará el abono de la temporada 2022 en la plaza de la Maestranza pivota en torno a la expectación que despiertan el diestro cigarrero y el peruano

22 sep 2022 / 10:18 h - Actualizado: 22 sep 2022 / 10:21 h.
"Toros","Feria de San Miguel"
  • El coso del Baratillo vuelve a abrir sus puertas con un atractivo ciclo de tres corrias. Foto: Rubén Melero
    El coso del Baratillo vuelve a abrir sus puertas con un atractivo ciclo de tres corrias. Foto: Rubén Melero

El nombre de Morante, en una de las temporadas más trascendentales de su ya larga vida taurina, es uno de los vértices sobre los que pivota la Feria de San Miguel junto al poderoso imán del gran líder de la temporada y del toreo entero: Andrés Roca Rey. La feria, ampliada a tres corridas de toros, dará el cerrojazo al abono de la temporada 2022, la de la vuelta a la plena normalidad después de la excepcionalidad vivida en 2020 –un año fundido a negro- y 2021, reducido a un largo y atípico serial sanmiguelino en el que el propio Morante, hace casi un año, dictó un emocionantísimo trasteo que rompió cualquier previsión. Fue una de las faenas más bellas y desgarradas de su vida y, evidentemente, una de las grandes conmociones que ha vivido la plaza de la Maestranza en los últimos lustros.

Pero el propio diestro cigarrero iba a elevar ese listón en la pasada Feria de Abril sin salir a hombros ni sumar dos más una para abrir la Puerta del Príncipe. No, nada de eso le hizo falta para calar en la memoria después de convertirse en el mejor intérprete de una feria que pasó a la historia de la plaza con su nombre. El Viernes de Farolillos llegó la primera explosión, el mismo día del pronunciamiento de Roca Rey. Pero la memoria, siempre la memoria, antepone el maravilloso trasteo de Morante a un ejemplar templado y rajadito de Núñez del Cuvillo al que el diestro de La Puebla toreó con exquisita cadencia y sencilla, purísima belleza. En otro tiempo, con otra plaza, con distinta sensibilidad se le habría pedido el rabo. El diestro de La Puebla paseó una oreja...

San Miguel: Morante y Roca Rey en la cumbre
El diestro de La Puebla cortó las dos orejas más rotundas del ciclo abrileño a un gran sobrero de Garcigrande. Foto: Arjona-Pagés

En ese punto creíamos que el matador cigarrero ya había escalado su propia cumbre, dando por sentado que no cabría nada mejor en el ciclo. ¿Era posible estar rayar a mayor altura? El propio Morante se iba a encargar de responder la pregunta formando un alboroto inolvidable con el sobrero de Garcigrande que remendó la catastrófica corrida de Torrestrella. Si el día anterior había sido la cadencia, en ese fue la explosión, la intensidad, la reunión...

Le esperan estas dos tardes de San Miguel que con las cuatro de primavera suman seis dentro de una campaña que pretende culminar con cien contratos cumplidos. No estará, por distintas vicisitudes, en el festival a beneficio de la Bolsa de Caridad de la Hermandad del Gran Poder que cerrará la temporada. Sea como sea, 2022 ya es el año de su vida.

San Miguel: Morante y Roca Rey en la cumbre
El diestro peruano cortó en abril dos orejas a un toro de Cuvillo y dejó entreabierta la Puerta del Príncipe. Foto: EFE-José Manuel Vidal

Roca Rey: la primacía de un número uno

La apabullante actuación del diestro peruano en la Semana Grande de Bilbao marcó un indiscutible antes y después en el desarrollo de la temporada, en su propia carrera y hasta en el difícil presente del coso de Vista Alegre que recuperó –al menos por una tarde- su carácter de escenario trascendental la temporada. No se podría hacer un análisis de la campaña –que ya encara su recta final- sin contemplar el impresionante paseo militar del peruano, que ha rendido la mayoría de las plazas y ferias que ha pisado en una demostración de inapelable supremacía profesional y tirón taquillero.

No hay que olvidar su excelente paso por la Feria de Abril, resuelto en dos tardes. En la primera, junto a El Juli y Rufo, lidió un interesante encierro de Victoriano del Río, al que vuelve a apuntarse este sábado. La espada le privó ese día de un premio mayor pero en su segunda tarde, junto a Morante y Ortega y con toros de Cuvillo, se produjo una auténtica explosión de poder y autoridad; una demostración de gran figura del toreo. Roca había cortado dos orejas gracias a su apabullante actuación con su primero. El palco no aguantó la presión por más que podría haberse agarrado a la colocación de la espada. Decidido a recuperar el supuesto rigor, se saltó sus propias reglas negando la oreja que la plaza pidió de forma unánime después de que el limeño se subiera encima del imposible sexto. La bronca se oyó en Lima. Roca se quedó sin esa puerta que ansía. Podría ser en San Miguel...

San Miguel: Morante y Roca Rey en la cumbre
Juan Pedro García ‘Calerito’ se convertirá en matador de toros el próximo sábado.

Dos artistas, un paladín y una alternativa

La doble presencia de Tomás Rufo, prácticamente desconocido y debutante, había despertado algunas suspicacias cuando se presentaron los carteles, allá por febrero. Pero su zambombazo del día de los ‘victorianos’ doblegó cualquier reticencia. Había llegado al serial como tapado y salió revalorizado como uno de sus grandes triunfadores. El triunfo del joven diestro toledano no fue tan sorpresivo para los profesionales y los aficionados más enterados. La ecuación de valor, entrega, capacidad, frescura y excelente concepto del toreo lograron calar tanto o más que esa lluvia pertinaz que no dejó de caer desde el primer al último toro. Rufo vuelve a Sevilla con una Puerta del Príncipe en su haber y una gran temporada a sus espaldas.

La cuota de figuras se completa con el nombre de José María Manzanares, un torero de indiscutible alcurnia que lleva demasiado tiempo lejos de sí mismo, apoyado en la solidez de su oficio y la contundencia de su espada para seguir navegando por las ferias defendiéndose en la estadística. Más o menos lo que ocurrió en la pasada Feria de Abril: el diestro alicantino, que volvió a mostrar su proverbial baraka en los sorteos, estoqueó la corrida de Jandilla llevándose una oreja del mejor ejemplar de la divisa de los Domecq Noguera. Iba a volver a puntuar con un gran lote de ‘garcigrandes’, de triunfo gordo, volviendo a dar la impresión de estar debajo de sus verdaderas posibilidades. Ya son demasiados años...

Mención aparte merecen los nombres de Pablo Aguado y Juan Ortega, cónsules de la aplazada revolución de los toreros de arte. ¿Se les puede juzgar desde el parámetro de la regularidad? Su guerra es otra pero no deben bajar la guardia. En la pasada Feria de Abril Pablo sólo pudo brillar con su excelente capote sin barajar demasiada suerte en los lotes. Su presencia, como la de Juan Ortega –que ha vuelto a renovar su crédito en tardes resonantes como la del Puerto o la Goyesca de Ronda - había quedado reducida a un único pase en el ciclo continuado en una extraña decisión empresarial. Han tenido que esperar a septiembre para reencontrarse con el público sevillano. Deben apretar el acelerador por encima de la circunstancias. Están obligados a triunfar en Sevilla; a golpe cantado. Se les sigue esperando.

Ginés Marín completa la lista de matadores anunciados. En abril llegó a cortar una oreja intrascendente con un potable ejemplar de Parladé que no logró redimir el empacho de los toros de Juan Pedro Domecq que lidiará su tercer encierro en la temporada sevillana sin despertar demasiado entusiasmo. Tampoco convenció en primavera el juego de las reses de Matilla que, sin embargo, fueron los más destacados del largo San Miguel de 2021. Pues veremos...

El ciclo, finalmente, se redondeará con la alternativa de Calerito, un matador en ciernes que viene de Aznalcóllar con las tareas bien hechas. Se despidió como novillero de la plaza de la Maestranza el día del Corpus volviendo a mostrar esa ecuación de capacidad, aptitud y actitud que le han servido para ir creciendo como torero desde que se presentó con picadores. La espada le privó ese día de cortar una merecida oreja a un novillo de Espartaco. Ha sido el ganador del III Circuito de Novilladas de Andalucía. El próximo sábado volverá a pisar la plaza de la Maestranza para convertirse en matador de toros.

Hay de que destacar, finalmente, que las fechas del primer otoño sevillano llevan años mostrando su fortaleza y son reflejo del ambientazo que se vive en la ciudad esos días. La Feria de San Miguel que comienza este viernes podría ser una prueba definitiva para atreverse a ensayar una ampliación del ciclo o un trasvase de algunos de los festejos que se celebran en primavera. Una de las cosas que ha enseñado la pandemia es que nada es inamovible, que todo es susceptible de cambiar. Estas son las combinaciones de toros y toreros de las tres corridas previstas, que comenzarán a las seis de la tarde...

Viernes, 23 de septiembre. Toros de Hermanos García Jiménez y Olga Jiménez para Morante de la Puebla, Juan Ortega y Tomás Rufo.

Sábado, 24 de septiembre. Toros de Victoriano del Río-Toros de Cortés para José María Manzanares, Roca Rey y Juan Pedro García ‘Calerito’, que tomará la alternativa.

Domingo, 25 de septiembre. Toros de Juan Pedro Domecq para Morante de la Puebla, Ginés Marín y Pablo Aguado.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos