Menú
Observatorio taurino

Si quieres lentejas...

La confección de las ferias del arranque de la temporada 2023 avanza sin ofrecer demasiadas novedades a los aficionados en vísperas de una campaña marcada por las reapariciones

20 dic 2022 / 12:18 h - Actualizado: 20 dic 2022 / 12:22 h.
"Observatorio taurino"
  • Paseíllo en la plaza de Olivenza en 2020. Foto: FIT
    Paseíllo en la plaza de Olivenza en 2020. Foto: FIT

Carteles iban y venían...

Sin alcanzar la Navidad ya se habla de carteles rematados, de ternas posibles, hasta de combinaciones deseadas para el año que vendrá... También de algunos que parecen hechos hace tres lustros. No, no es una exageración si contemplamos –es un poner- la hipotética escaleta de unas Fallas que no sé si responden a la realidad del escalafón. Lo que está claro es que no despiertan entusiasmo alguno. Ahí está –es otro poner- la combinación de Castella, consagrado en el papel de cabo gastador de Manzanares que, con Talavante, conformarían una terna que podía ser competitiva en 2007 pero que en 2022 despierta emociones perfectamente descriptibles.

El alicantino y el pacense, por cierto, comparten con Roca Rey uno de los primeros carteles oficiales de la temporada 2023. Es el de la feria del Milagro, en la plaza cubierta de la localidad toledana de Illescas. Al indudable tirón del ciclón peruano se une el duelo demorado de Diego Ventura con Guillermo Hermoso de Mendoza, que falta le hace al rejoneo retomar el pulso. Será ente el 11 y el 12 de marzo, una semana después de la tradicional apertura de la gran temporada en Olivenza, escenario escogido por El Cid para retomar el hilo de su carrera –avanza la web La Tierra del Toro- sin hacer ascos a la ganadería de su vida, la de Victorino Martín, con la que también estaría, se dice, puesto en los carteles de Fallas. ¿La estoqueará también en Sevilla? Desde ese punto, todo es posible en esta reaparición que, visto lo visto, es de gran apuesta. Todo dependerá del propio torero para mantener el pulso.

Cifras y letras

La agencia EFE ha publicado recientemente las cifras y las estadísticas correspondientes a la temporada 2022, una campaña que ha supuesto la recuperación de la maltrecha normalidad taurina. Pero hay motivos para animarse un poquito: según esos datos se han celebrado 915 festejos mayores en el año que se va. Esa cifra global se desglosaría entre las 475 corridas de toros, las 286 novilladas con picadores y los 154 festejos de rejones computados.

Nos interesa la comparación con la temporada de 2019, la última ‘normal’ antes de la llegada del famoso bichito. El incremento ha sido de un 13%, sumando un total de 793 festejos mayores. El estudio comparativo también hace alusión a la curva descendente que se inició a raíz del crack económico e inmobiliario de 2008 que se reflejó inmediatamente en la economía del toro. En aquel tiempo aún se contaban 810 corridas de toros, prácticamente el doble que ahora...

Si quieres lentejas...
Lionel Messi, alzado en hombros y con el trofeo en la mano, celebra la conquista del Mundial. EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

Rescoldos de un Mundial

La imagen de Messi –auténtico as del torneo y la gran final invernal- no podía ser más taurina: a hombros de los suyos; blandiendo la Copa del Mundo... El lance nos devolvía a las verdaderas apoteosis de las plazas de toros, cuando la salida en volandas era un raro privilegio que no decidía un señor desde un palco a golpe de pañuelo sino la multitud enfervorecida que subrayaba la excepcionalidad de lo que había visto, sentido y gozado invadiendo el ruedo para levantar a su héroe sin ponerse a contar orejas.

Todo eso se ha ido al garete por la estúpida hiper reglamentación y protocolización de la lidia y sus premios. Ya hemos hablado alguna vez de ello pero merece la pena reincidir en el asunto a cuenta de esa icónica procesión triunfal del astro argentino. Ahí tienen la lista de puertas del príncipe de la temporada 2022 –con el ruedo desolado- mientras se sigue hablando de otras tres faenas que en otro tiempo, con otra sensibilidad, con una naturalidad perdida, habrían acabado de otra forma.

Dejamos ahí el apartado, pero esos rescoldos del Mundial nos siguen sirviendo para hilar el balón con el toro. El discretito papel jugado por la selección española –hizo lo que no se debe hacer en el mundo taurino, ir de más a menos- acabó dejando en la orilla a Luis Enrique, relevado en su papel de seleccionador nacional por Luis de la Fuente, un señor que no se ha librado de ración y media de palos en la cloaca de las redes. ¿La razón? Su condición de aficionado a los toros. Pues así está en patio y la libertad en este país secuestrado por los guardianes de lo políticamente correcto...

Nos vamos marchando con una tanda de felicitaciones. La primera, a Curro Romero y Carmen Tello, flamantes esposos canónicos que se han dado el definitivo “sí quiero” en la capilla de la Casa de Pilatos. La segunda es para David González y Fernando González Viñas, cónsules de la novísima editorial El Paseíllo que apuesta por las publicaciones taurinas en estos tiempos de pan llevar. Ya hay tres títulos en las librerías... Una última felicitación para los lectores de este Observatorio Taurino semanal, para todas las gentes del toro y, especialmente, para la familia taurina sevillana. Feliz Navidad.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos