viernes, 22 marzo 2019

La paradoja del gol en el Betis

El equipo de Setién empieza la Liga con mucho remate (35, aunque sólo una cuarta parte entre los tres palos) pero nada de puntería. Su pichichi de la pasada campaña aún no ha jugado y su mejor asistente ha estado un cuarto de hora en el césped

27 ago 2018 / 07:00 h - Actualizado: 27 ago 2018 / 12:35 h.
  • Sergio León y Barragán, aún sin protagonismo, comparten rondo con Setién / Manuel Gómez
    Sergio León y Barragán, aún sin protagonismo, comparten rondo con Setién / Manuel Gómez

El Betis ha abierto la temporada con un inconveniente que nadie veía venir: la falta de puntería. Nadie lo veía venir porque el equipo verdiblanco se movió en unos registros más que aceptables la pasada temporada (60 goles a favor, una de las mejores marcas de su historia), porque varios de sus fichajes han incrementado su potencial ofensivo y porque el estilo que propugna Quique Setién sigue siendo igual de atrevido y atacante. Incluso hay un cuarto motivo, aunque admita todo tipo de matices: los buenos números de la pretemporada, en la que el conjunto heliopolitano anotó 24 tantos y exhibió una pegada que le sirvió para ganar o no perder más de un encuentro en el que estuvo falto de fútbol. Pero ha sido empezar la competición oficial y, de repente, olvidar todo su tino ante las porterías rivales.

Enlazar las dos primeras jornadas de una Liga de Primera sin marcar una sola diana es algo que el Betis sólo ha experimentado ocho veces en 53 temporadas en la categoría. El último precedente es de hace una década, de la temporada 2008-09: empezó perdiendo con el Recreativo (0-1) y luego empató en Getafe (0-0). Y casualidades de la vida: en la tercera jornada, como ocurrirá esta campaña, tuvo derbi en su campo. Acabó 0-0. Los otros antecedentes son la 39-40 (0-3 con el Valencia y 0-0 en el campo del Atlético de Madrid), la 61-62 (0-1 con el Mallorca y 1-0 de nuevo contra el Atlético), la 72-73 (1-0 con el Sporting y 0-2 ante la UD Las Palmas), la 76-77 (1-0 con el Hércules y 0-1 contra el Sevilla), la 77-78 (0-0 en San Mamés y 0-0 en casa frente al Barcelona) y la 99-00 (1-0 ante el Athletic y 0-0 con el Deportivo). No tiene por qué haber una regla de tres ni correlación alguna, pero la mayoría de esas siete campañas, cuatro, terminaron con el Betis en Segunda.

Más allá de los precedentes y la diferencia entre los amistosos y los partidos oficiales, existe cierta paradoja en la mala relación del Betis con el gol en estos 180 minutos de campeonato. Más o menos hay consenso en que el mejor delantero de la plantilla en estos momentos es Loren, de ahí su titularidad en las dos primeras jornadas sin que nadie reivindique lo contrario. Pero además de lo obvio está lo objetivo en forma de dato, y el dato objetivo es que el máximo goleador del Betis la pasada campaña, Sergio León, todavía no ha dispuesto de un solo minuto de juego. El delantero se sentó en el banquillo y no salió de allí frente al Levante y ni siquiera formó parte de la lista ante el Alavés. Setién explicó más tarde que él no puede «hacer milagros» con convocatorias de dieciocho hombres y que siempre faltará alguien, pero por ahora sólo ha utilizado a Loren y Sanabria. El marbellí, en 180 minutos, lleva cinco remates, cuatro de ellos a portería. El paraguayo, en 60 minutos, ha hecho dos, uno entre los tres palos y otro fuera.

Hay otra ausencia igualmente paradójica: Barragán. Si Sergio León fue el máximo goleador del Betis 17-18, el mejor asistente fue el lateral (8 pases de gol). Y, como el delantero, hasta ahora está desempeñando un rol irrelevante. En la primera jornada comenzó en el banquillo y jugó un cuarto de hora; y en la segunda volvió a empezar en el banquillo y allí permaneció todo el encuentro.

CANALES Y BOUDEBOUZ

Sin ánimo de personalizar la sequía goleadora del Betis, porque nadie podría garantizar que el Betis habría ganado o marcado con Barragán y Sergio León en el campo, y de vuelta a la distancia que separa la pretemporada del curso oficial, hay dos ejemplos claros. Boudebouz, que discutió a Loren el título de pichichi veraniego, lleva cinco remates, todos en la primera jornada, y sólo uno necesitó de la intervención del portero. Y Canales, que no les fue a la zaga y anotó cuatro tantos en los encuentros estivales, apenas ha chutado tres veces, todas también frente al Levante, y sólo uno de esos intentos fue a portería. En Vitoria, a pesar de jugar los noventa minutos, no probó suerte. A cambio dio dos asistencias, una a Inui y otra a Loren, que ninguno convirtió en gol.

El caso es que el Betis, con los hombres elegidos por su entrenador, ha lanzado 35 remates en los compromisos contra el Levante y el Alavés. Son muchos, sí, pero sólo uno de cada cuatro estuvo bien dirigido, es decir, entre los tres palos. En total, nueve lanzamientos a portería.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016