viernes, 16 agosto 2019

El derbi, la primacía, sin más

El Sánchez-Pizjuán se prepara para un derbi muy emocional por la ‘Champions’

12 abr 2019 / 22:04 h - Actualizado: 12 abr 2019 / 22:15 h.
  • El derbi, la primacía, sin más
  • El derbi, la primacía, sin más

Sevilla y Betis dirimen este sábado en el Ramón Sánchez Pizjuán un nuevo capítulo de una rivalidad extrema en la que, por encima de las ambiciones europeas de dos adversarios eternos, está en juego, sobre todo, la primacía de uno de los dos bandos de una ciudad escindida en dos adhesiones incondicionales.

A sabiendas de lo fundamental, sevillistas y béticos se juegan además gran parte de sus objetivos esta campaña: volver a coincidir ambos en Europa en la próxima, pues el Sevilla es quinto a un punto de los puestos de ‘Çhampions’ que marca el Getafe; y el Betis, noveno a tres de los de la Liga Europa, que lo hace el Valencia.

Tras ganar los de Nervión en Valladolid (0-2) -tres triunfos y una derrota desde la vuelta de Joaquín Caparrós al banquillo por el destituido Pablo Machín- y los de Heliópolis al Villarreal (2-1), ambos equipos llegan con ánimos a un partido que es mucho más que noventa y tantos minutos, anhelado todo el año y que luego deja secuelas al perdedor hasta el próximo choque fratricida.

Al Sevilla, que perdió 1-0 en la primera vuelta con un gol del incombustible Joaquín Sánchez, le escoció mucho su derrota por 3-5 en la última visita bética a su fortín, aunque los seis puntos de renta que ahora le saca al Betis pueden ser claves en el devenir de este ‘derbi de los derbis’ y en cómo lo encaren, de salida, ambos.

Esta diferencia puede conllevar que el equipo de Quique Setién, al estar algo más lejos de la zona de Liga Europa, tenga que asumir más riesgos e intente imponer su fútbol de posesión para sacar réditos ofensivos, aunque a los sevillistas también les va la vida para seguir acechando al Getafe y volver a la Liga de Campeones.

Aunque los técnicos suelen ocultar sus cartas, y no iba a ser menos este duelo del Sábado de Pasión con toda la ciudad pendiente además del inminente inicio de la Semana Santa, el Sevilla recupera a piezas básicas en el esquema más ordenado y con el equipo más junto de Caparrós, lo que le da más seguridad defensiva y le resta potencial de cara al gol: 5 a favor y sólo uno en contra, y de penalti, en las cuatro últimas jornadas-.

Vuelven el meta checo Tomas Vaclík, de baja desde el 7 de marzo al golpearse un costado con un poste al tratar de evitar un gol del Slavia Praga, verdugo de su equipo en Liga Europa; y los carrileros Jesús Navas y Sergio Escudero, tras cumplir sus sanciones.

Así, el argentino Mercado, en vez de Sergi Gómez, conformaría la zaga con el luso Daniel Carriço y el holandés Promes y el argentino Franco Vázquez se quedarían en el banquillo; y Roque Mesa -que con dos tantos abrió el marcador en los últimos dos choques- y Pablo Sarabia -segundo máximo goleador, tras el galo Wissam Ben Yedder- acompañarían más arriba al argentino Banega y al francés Gonalons.

Es probable que Munir El Haddadi se mantenga como la pareja de Ben Yedder en punta, pues hasta última hora no se despejará la duda de si el portugués André Silva está recuperado de las molestias en el tendón rotuliano que le han lastrado en las últimas semanas.

En el Betis, el tobillo derecho de Sergio Canales, maltrecho desde el partido del domingo ante el Villarreal, es la pieza sobre la que giran muchas de las composiciones casi algebraicas -variaciones, combinaciones y permutaciones- en la mente ajedrecística de Setién, para componer el once que ponga en liza.

De no llegar a tiempo o no estar en condiciones de jugar desde el inicio el cántabro, pieza básica en el juego bético, su paisano podría optar por variantes en la zona de arriba que pasarían por el capitán Joaquín Sánchez, avezado en estos partidos por su veteranía; o por reforzar la banda izquierda con el dominicano Junior Firpo junto a Cristian Tello.

El técnico verdiblanco, invicto en sus tres derbis, en los que ha logrado dos victorias y un empate, saldrá al césped del Pizjuán con el doble compromiso de mantener la racha y de cimentar las opciones europeas de su equipo, que rompió su trayectoria negativa -dos derrotas y un empate- la pasada jornada ante el Villarreal.

La zaga bética podría ser la formada por el brasileño Emerson Aparecido en el carril derecho y Junior en el izquierdo, con un eje en el que junto a los fijos Aïssa Mandi y Marc Bartra, con la alternativa de Sidnei Rechel, aparece con muchas opciones el marroquí Zou Feddal para reforzar el punto flaco de los béticos en los centros laterales y las jugadas a balón parado.

Básicos en el juego bético son el portugués William Carvalho y el mexicano Andrés Guardado, la clave de bóveda de la medular verdiblanca junto a Canales y a los que acompañarían en la zona del último pase y de la definición el argentino Giocani Lo Celso, autor de los dos goles de la victoria ante el Villarreal, y Jesé Rodríguez.

Al final, todos los sentimientos que afloran en un derbi, que suelen ser choques cerrados y sin un favorito a priori, dependerán de lo que dicte el balón en un partido declarado de alto riesgo y cuyo dispositivo de seguridad movilizará a cerca de 800 personas.

- Alineaciones probables:

Sevilla: Vaclík; Jesús Navas, Mercado, Carriço, Escudero; Sarabia, Banega, Gonalons, Roque Mesa; Ben Yedder y Munir.

Real Betis: Pau López; Emerson, Mandi, Bartra, Feddal, Junior; Canales o Joaquín, Carvalho, Guardado; Lo Celso y Jesé.

Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández (Comité Las Palmas).

Estadio: Ramón Sánchez Pizjuán.

Hora: 20.45.

Puestos: Sevilla (5º, 49 puntos). Betis (9º, 43).

La clave: La intensidad con la que salgan ambos equipos para hacer valer sus diferentes estilos de juego, con un Sevilla ahora más directo y quizás con menos pegada frente a un Betis que monta sus ataques a partir del balón, pero que debe vigilar su fragilidad defensiva a balón parado y los centros laterales del eterno rival.

El dato: El Betis de Quique Setién no ha perdido en los últimos tres derbis, de los que ha ganado dos, esta campaña en casa (1-0) y la pasada en Nervión (3-5), y ha empatado uno en Heliópolis (2-2).

Las frases:

Daniel Carriço, capitán del Sevilla: «Hay que tener confianza, jugamos en nuestro campo y de aquí nadie puede sacar puntos, y menos en un derbi».

Quique Setién, técnico del Betis: «El 3-5 en el derbi del año pasado es un estímulo para nosotros».

Entorno: Se prevé un buen ambiente y una grandísima entrada en el Ramón Sánchez Pizjuán, como es habitual en los derbis, en una fecha muy especial para la ciudad, las vísperas del comienzo oficial de la Semana Santa.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016