jueves, 23 mayo 2019

Hora de ponerse a mil

El Sevilla, a por su triunfo número 1.000 en la Liga y una despedida feliz en casa de 2017

15 dic 2017 / 05:27 h - Actualizado: 14 dic 2017 / 22:16 h.
  • Aspecto del Sánchez-Pizjuán en el derbi liguero de 2016 ante el Betis. / Efe
    Aspecto del Sánchez-Pizjuán en el derbi liguero de 2016 ante el Betis. / Efe

No vive el Sevilla momentos de fiesta, pese a que la realidad clasificatoria en las tres competiciones que disputa obligue a no hablar de ningún tipo de drama. A tres puntos del cuarto lugar en la Liga, el equipo de Eduardo Berizzo pero dirigido últimamente por Ernesto Marcucci no convence a nadie de que pueda llegar a posicionarse en puestos Champions –objetivo imperioso por presupuesto y sensible giro en el modelo de fichajes–. Y, además, viene el equipo sevillista de perpetrar un espantoso partido ante los ojos de medio mundo, en el Santiago Bernabéu, donde fue apalizado indignamente el pasado fin de semana por el Real Madrid. Se presenta, pues, el Sevilla ante su afición con la obligación no sólo de ganar sino de pedir perdón con un partido que se aproxime lo máximo posible al concepto redondo. Sabe el sevillista que lo de Madrid no fue un simple accidente, pues un equipo que ha recibido tres duras goleadas en apenas dos meses es que tiene problemas estructurales graves, más allá de los datos que atestiguan que ni defiende ni ataca bien –para los ambiciosos objetivos marcados, claro–.

Pese a todo, un triunfo hoy ante el incómodo Levante devolvería la calma a la parroquia nervionense y, de paso, haría alcanzar al Sevilla nada menos que la victoria 1.000 en su historia en la Primera División. Una cifra redonda que sirve como gancho para recordarle al tándem Berizzo-Marcucci que es hora de poner al equipo a mil. Aún no es demasiado tarde para enderezar el rumbo, el cual debe ser cambiado de forma indiscutible. Para ser milenario en victorias el Sevilla se agarra a su fortaleza en Nervión, donde olvida sus sorprendentes complejos de visitante. Y todo pese a que llegue al Sánchez-Pizjuán un Levante que empató donde el Sevilla fue ridiculizado el pasado sábado y que sólo ha perdido una vez como visitante esta temporada (en Sevilla, por cierto). Eso sí, sólo ha ganado un partido de los últimos siete. Está en crisis.

Precisamente por la urgencia de regresar a la senda de las victorias, Marcucci dispondrá un once prácticamente sin rotaciones, pese a que probablemente regrese a la titularidad David Soria entre los palos. Así las cosas, Escudero volverá al lateral zurdo tras descansar en el Bernabéu –Carole ni está convocado–, Mercado seguirá fijo en la diestra –tampoco está citado Corchia, lo que empieza a ser una constante–, el trío de centrocampistas seguirá compuesto por Pizarro, Banega y Franco Vázquez –Nzonzi parece que no volverá a enfundarse la elástica blanquirroja– y Ben Yedder recuperará la titularidad en detrimento de Muriel. En las bandas queda la duda entre Nolito, titular en Madrid, o Correa, que sigue desnortado, pues Sarabia se antoja indiscutible.

No puede tropezar en partidos como este el Sevilla, cuyos rivales no tienen retos complicados esta jornada. Tratará de forzarlo un Levante que no podrá contar con Bardhi, lesionado como Martí, Doukouré e Iván López, ni con Moore y El Hacen, a los que López Muñiz ha dejado fuera tras ser titulares ante el Athletic. Es, además, la despedida del Sánchez-Pizjuán en 2017, donde nadie ha ganado nada más que el Sevilla. Un año pletórico en el coliseo sevillista al que hay que sumar mes y medio de 2016. Más de 13 meses invicto en casa el conjunto sevillano, que encuentra ahí un motivo más para no dejar escapar la victoria en el cierre anual en casa. Novecientas noventa y nueve veces ha terminado el sevillismo feliz tras un partido de la Liga y espera ponerse a mil en una noche como la de hoy, que también puede ser la de Jesús Navas y su partido 416 como sevillista, todo un récord. No, podría no ser un día cualquiera este viernes 15 de diciembre de 2017.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016