sábado, 20 abril 2019
19:09
, última actualización
Local

A 15 días de tocar la libertad

El Cuco saldrá el 16 de noviembre del centro de menores a la espera del juicio.

el 31 oct 2009 / 19:54 h.

TAGS:

Dentro de ocho  días la familia de Marta del Castillo tendrá que ver como otro de los presuntos implicados en el crimen de su hija saldrá en libertad a la espera del juicio. Será el segundo de los imputados que salga a la calle y, en breve, podría haber un tercero.

Dicho así parece una injusticia y ese es precisamente el sentir de muchos ciudadanos que se indignan ante este tipo de noticias. Sin embargo, los jueces no hacen más que cumplir la ley y con las garantías procesales que a todos nos amparan en un Estado de Derecho. El Cuco, el único menor de edad implicado en el crimen, saldrá en libertad al cumplir el tiempo máximo de internamiento que prevé la Ley del Menor, es decir, nueve meses.

Pero esto no significa que quede absuelto, sino que saldrá a la calle en libertad provisional a la espera de que se celebre el juicio en el que se decidirá si es culpable o inocente de los cargos que se le imputan: asesinato y violación. Una sentencia judicial, que no social, que deberá sustentarse en las pruebas "irrefutables" que durante el proceso judicial se hayan amarrado o, de lo contrario, si hay una mínima duda, el juez tendrá la obligación de absolverlo.

Pero hasta que llegue ese momento, ¿por qué queda en libertad El Cuco? La Ley del Menor es muy clara a este respecto. Mientras que la Ley de Enjuiciamiento criminal contempla un máximo de prisión preventiva de dos años para delitos de gravedad, como son los que se instruyen en el caso Marta del Castillo, con posibilidad de ampliar a otros dos; para los menores este periodo de tiempo se reduce a seis meses, ampliable a otros tres. En el caso de El Cuco ya se van a cumplir estos nueve meses sin que se haya celebrado el juicio, por lo que tiene que ser puesto en libertad provisional.

Sin embargo, la idea de la Fiscalía de Menores es que no salga a la calle sin más, sino que ha solicitado que hasta que sea juzgado permanezca en un piso tutelado a más de 300 kilómetros de Sevilla para impedir que se cruce con la familia de Marta y por su propia seguridad. Una petición a la que se ha adherido la familia y que la defensa del joven rechaza, aunque es el juez de Menores el que tiene que decidir.


La pregunta obligada es por qué se ha esperado a que se cumpla este plazo sin que se celebre el juicio. La respuesta es también clara, aunque compleja en cuanto a proceso. Como El Cuco es un menor su juicio se tiene que celebrar de forma independiente al de los cuatro adultos imputados, que será por jurado.  Ahí está la clave, pues al Ministerio Público -también a las partes- le parece una "barbaridad" celebrar el juicio al menor ahora, con toda celeridad, y que el de los adultos se celebre casi un año después. De hecho, desde la Fiscalía sevillana incluso se han alzado voces reclamando que en los casos en los que haya menores y adultos imputados se pueda celebrar el juicio de forma conjunta para evitar que un proceso contamine al otro.


Es decir, si el juicio a El Cuco se celebrase ahora implicaría que Miguel Carcaño tendría que declarar como testigo, con la obligación de decir la verdad, lo que supone una contradicción pues como imputado tiene el derecho a no declarar y a mentir. Pero lo más grave sería que El Cuco tendría el derecho a no declarar o a mentir en el juicio contra él. El menor a buen seguro defenderá su inocencia como viene haciendo desde que pasó a disposición judicial, sólo confesó cuando declaró ante la Policía.


Puede darse el caso que el menor salga absuelto, o que sea condenado por delitos menores, como el encubrimiento. Cuando llegue el juicio de los adultos, El Cuco acudirá en calidad de testigo, con lo que tendría obligación de contar la verdad.  Es decir, que podría dar un giro radical a su testimonio reconociendo su participación en los hechos, por los que a lo mejor ya habría sido absuelto en el Juzgado de Menores o que haya cumplido ya una pena menor.


Un vericueto judicial que la Fiscalía trata de suavizar acercando ambos procesos en el tiempo, de ahí que no quede otra vía que ponerlo en libertad provisional a la espera de juicio, cumpliendo estrictamente lo que marca la ley. Sin embargo, el fiscal para evitar que quede en la calle ha solicitado que pase a un piso tutelado, donde "estará vigilado las 24 horas del día".

Una salida que ya está escociendo en la sociedad, pero que se basa en un argumento lógico y que defienden todos aquellos que trabajan en el ámbito de los menores: el tiempo para ellos avanza con más celeridad que para los adultos y hay más posibilidades de reinserción que tras la mayoría de edad. De hecho, fuentes de la Fiscalía de Menores lamentan las críticas a la falta de dureza de la Ley, "porque no es así".

Pero la salida de El Cuco puede que no sea la única, pues en breve podría salir de prisión Samuel Benítez al cumplirse también el tiempo máximo de internamiento: un año sólo, pues la pena del delito que le imputan no supera los tres.

El amigo de Carcaño, el único que permanecería preso si éste sale, tendría que abandonar la cárcel en febrero, aunque aún existe la posibilidad de que se le prorrogue su encierro otros seis meses. 

  • 1