martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

«ACNUR tiene sin cubrir dos tercios de sus necesidades»

El director de la División de Relaciones con Donantes de la ACNUR (Agencia de Refugiados de la ONU) estuvo hace días en Sevilla para sellar una colaboración con la Junta. De él dependen más de 30 millones de refugiados.

el 13 jun 2010 / 20:18 h.

TAGS:

Panos Moumtzis, la pasada semana en los exteriores del hotel Zenit, en el barrio sevillano de Triana.

-El 20 junio es el Día Mundial del Refugiado. ¿Qué idea principal quiere transmitir?
-No es un día para celebrar sino para conmemorar. Queremos llamar la atención sobre la situación de los refugiados en todo el mundo, llamar la atención de toda la comunidad internacional y pedir apoyo para los refugiados


-¿Y por qué necesitan llamar la atención? ¿Tienen carencias importantes?
-En una situación de crisis como la que vivimos, el espacio de asilo está cada vez más limitado. Queremos reivindicar esos espacios donde tengan cabida los derechos humanos. Conociendo también las dificultades de los gobiernos, el ámbito humanitario debe mantener una presencia y una ayuda para el colectivo de refugiados.


-La web de ACNUR dice que hay actualmente 40 millones de refugiados. 10 están bajo su protección. ¿Y los otros 30?
-ACNUR atiende a toda la población de refugiados a nivel mundial y trabaja también con la población de desplazados internos. El tercer grupo son los retornados, personas que vuelven a su tierra cuando las condiciones lo permiten. En total son 34 millones de personas a las que atender.


-¿Y todo eso cuánto les cuesta anualmente?
-El presupuesto es de tres billones de dólares y una plantilla de 6.000 trabajadores. Estamos en 118 países. No nos quedamos ahí sino que buscamos soluciones. La opción no es que estén en campos de refugiados de por vida. Ahora mismo hemos recibido 1,2 millones, y podemos llegar a 1,8. Esto significa que tenemos dos tercios de las necesidades sin cubrir aunque sí hay compromiso para ayudarnos.


-Llama la atención ahora mismo la situación de Pakistán y Afganistán. ¿Qué particularidades tienen?
-A Afganistán han podido retornar cinco millones de personas durante los últimos años pero aún tenemos más de un millón y medio de refugiados fuera del país. Mientras, en Pakistán tuvimos en 2009 dos millones de desplazados internos y hemos trabajado codo a codo con el Gobierno para poder resolver la situación.


-Imagino que África también les continuará creando muchos problemas.
-Sí. En Kenia hay 300.000 refugiados. Y hay más en Yemen. En Somalia el número de desplazados es de 250.000.


-El futuro de este último país en incierto...
-Pues sí, es un Estado fallido y su situación pasa obligatoriamente por una solución política. De ahí que el futuro sea incierto.


-¿Qué pata de la mesa falla para que no haya aún solución?
- El Gobierno de transición no tiene control del país. Hay milicias islámicas, intereses económicos, piratería, etc. Desde que en 1991 cayera el régimen del dictador Siad Barre la situación es de caos.


-¿Y el Sáhara tendrá arreglo?
-Está en una situación de status quo, no se mueve. Hay un programa para poner en contacto a familias que no se ven en 30 años y a nivel político la situación no está avanzando. Hay mucha tensión política entre todas las partes que intervienen.


-¿España podría hacer algo más en este conflicto?
- No conozco muy bien el papel que está jugando España, no podría decirle mucho más.


-¿Qué conflicto hay que sea importante y del que apenas se hable en los medios?
-Yemen. Aunque no es un estado fallido, no cuenta con demasiada atención internacional y puede ocurrir lo mismo que en Somalia. Hay conflictos separatistas y miles de refugiados. Siento que no hay una atención de la comunidad internacional y temo que desemboque en una situación como la de Somalia. Estamos en alerta.


-¿Han bajado sus aportaciones por la crisis?
-Más del 90% de nuestra financiación provienen de fondos voluntarios de gobiernos y donantes, que nos siguen manteniendo entre sus prioridades. También hemos desarrollado recortes porque cada dólar cuenta. Tenemos la obligación de informar en qué gastamos.


-¿España es generosa?
-Sí, la aportación asciende a 50 millones de dólares. Es un país cercano que llega al corazón.

  • 1