viernes, 14 diciembre 2018
20:20
, última actualización
Local

Afectados de la zona azul en Bami podrán individualizar sus recursos contra Aussa

La plataforma contra este sistema de estacionamiento facilitará modelos de formularios para que los usuarios reclamen su dinero. Lo hará en mesas informativas que habilitará en el barrio.

el 12 sep 2014 / 12:00 h.

Un trabajador de Aussa explica las instrucciones del parquímetro a una usuaria de la zona azul de Bami. Foto: Pepo Herrera Un trabajador de Aussa explica las instrucciones del parquímetro a una usuaria de la zona azul de Bami. Foto: Pepo Herrera «No pararemos hasta que retiren la zona azul en Bami y se abra un diálogo para buscar soluciones a los colectivos afectados». Así de contundente se mostró ayer la Plataforma Contra la Zona Azul en Bami al concluir la reunión en la que acordó nuevas acciones contra un sistema de aparcamiento rotatorio de pago o zona azul que, critica, llega «sin consenso» y a través de «un procedimiento ilegal» al haber sido aprobada por resolución del delegado de Movilidad y «no en el Pleno municipal, como viene siendo habitual en este tipo de casos». Representantes de los distintos colectivos que aglutina este movimiento ciudadano – junta de personal del hospital Virgen del Rocío, representantes de vecinos de Bami, comerciantes, representantes de trabajadores de las consejerías de Medio Ambiente y Agricultura y Pesca, y la Asociación por una Tasa a las Transacciones cambiarías en Andalucía (Attac)– se dieron cita en las inmediaciones del centro hospitalario. Durante el encuentro se aprobó retomar este mes las movilizaciones. Según explicó la portavoz de la plataforma, Yolanda Álvarez, una de las medidas más inmediatas será informar a los usuarios en mesas repartidas por el barrio de los recursos judiciales que se han presentado hasta la fecha, y de las «otras herramientas con las que se cuenta para protestar por la zona azul». En este sentido, en dichos puntos se facilitará un modelo de formulario para que quienes hagan uso de los parquímetros puedan presentar individualmente su recurso contra Aussa, y así reclamar el reembolso de lo abonado por estos estacionamientos. «Queremos que todos tengan la oportunidad de defenderse y que cada ciudadano pueda presentar su recurso», afirmaron convencidos desde la plataforma. No será la única acción. A la espera de reunirse el próximo martes con la Coordinadora de Sevilla –creada hace unos meses para unir las distintas plataformas ciudadanas contra la zona azul–, los afectados de Bami preparan además «una gran manifestación» para la que aún no hay fecha, pero que pretende aglutinar al «descontento vecinal de todos los barrios víctimas» de este sistema de estacionamiento, cuya ampliación el pasado mes de junio afectó a Bami (1.767 plazas), Macarena (229), Pirotecnia (772) y Luis Montoto (786). «Se trata de que el Ayuntamiento paralice la zona azul porque es evidente que hay colectivos a los que se han tenido en cuenta y a las que no se da solución», señalaron desde la plataforma, dejando claro además que «cada día que pasa es un perjuicio grave al ciudadano». Una situación, que, según relatan, tiene su máximo exponente en Bami, donde a diario se multiplica el censo poblacional, «con hasta 4.000 vecinos en apenas tres kilómetros de radio dada la cercanía con el centro hospitalario». En este contexto, denuncian que «las personas que acuden al hospital a recibir, por ejemplo, sus tratamientos, no pueden bajar cada dos horas a ponerle dinero al vehículo». Algo que también ocurre con el personal sanitario, «que no puede dejar una operación a medias para ir a pagar a la zona azul». La medida, «claramente recaudatoria», no escapa a estudiantes y comerciantes de la zona, «que también sufren los efectos» de la zona azul. Desde el Ayuntamiento, por su parte, se subraya en que este sistema de estacionamiento se ha hecho «desde el consenso para solventar los problemas de movilidad». Una opinión que, sin embargo, no comparten en Bami. Aquí la plataforma lamenta que todavía el Gobierno local no se haya puesto en contacto con ellos: «Seguimos a la espera de alguna llamada o respuesta para iniciar el diálogo y plantear reunión con todos los colectivos afectados», concluyen mientras avisan de que los problemas de los gorrillas no han terminado, «ni mucho menos».

  • 1