miércoles, 20 marzo 2019
18:48
, última actualización
Local

Antonio Quero pide paso en el PSOE camino de las primarias

El líder emergido de las bases fue suspendido de militancia la primavera pasada, justo cuando mayor popularidad tenía en el PSOE.

el 02 dic 2013 / 19:59 h.

TAGS:

querowebPese a no haber recibido aún respuesta de su partido en ningún sentido, el impulsor de la plataforma socialista Bases en Red, Antonio Quero, ha quedado exonerado, con la ley en la mano, de las acusaciones vertidas contra él la pasada primavera desde cierto sector de la prensa y de su propio partido. Esto sucedía justo en el momento en que más prometedora se antojaba su carrera a la secretaría general del PSOE, y tales acusaciones le costaron el descrédito público, el freno a sus aspiraciones y una suspensión provisional de militancia hasta tanto se dilucidara el asunto. Se barruntaba entonces que Quero habría desviado dinero a una sociedad de inversión cuando ocupaba el puesto de responsable de su partido en Bruselas, lo cual dinamitaba todas sus aspiraciones de encabezar una candidatura regeneracionista bajo el lema de la honradez y la credibilidad de los políticos. Sobre el procedimiento sancionador que le abrió su partido, Quero comenta a este periódico que “el expediente ha caducado de acuerdo con la ley. Lo abrieron precipitadamente en reacción a una información de prensa, sabiendo fehacientemente que era falsa. Luego lo dejaron en vía muerta porque no había nada que probar. Al cumplirse seis meses sin haber realizado la más mínima diligencia, el expediente queda sin efecto. Es un episodio lamentable que no ha hecho más que reforzar mi voluntad de cambiar este partido”. Una voluntad de cambio que está dispuesto a protagonizar como secretario general del PSOE, si finalmente se proclama su exoneración y gana las próximas primarias. Lo cual lo convierte en el primer precandidato confeso. Una afirmación hecha a pecho descubierto de forma cuando menos llamativa, en un partido donde casi nadie abre la boca al respecto para no quedar a tiro de los francotiradores de las estrategias. Y llamativa sobre todo por el empeño en el mensaje regeneracionista. “Sigo pensando”, dice Quero, “que el PSOE debe ofrecer al país un proyecto diferente, con propuestas concretas y ambiciosas contra el paro y la corrupción e interviniendo en la raíz de las causas que han provocado esta crisis económica y política. Nada de esto ha salido de la Conferencia Política. Las primarias son una oportunidad, quizás la última, de promover una alternativa real de cambio. Ese sería el objetivo de mi candidatura.” Frente al solemne besamanos con el que todo el PSOE de gala ha recibido a la nueva representante del 25% de su alma (o sea, de Andalucía), Susana Díaz, el líder de este proyecto de bases (y cara visible también del colectivo de militantes y simpatizantes Factoría Democrática) tuiteaba ayer mismo un entrecomillado extraído de un análisis de la periodista Pilar Portero, donde citaba palabras de otro socialista no identificado: “Susana no es lo que espera la sociedad de nosotros. Ni tan siquiera si fuese la nueva FG [Felipe González] serviría”. Sobre este tema de moda en el partido y sobre lo que pueda afectar al futuro inmediato del mismo y del papel del socialismo en España, Antonio Quero sospecha que tras el discurso aparentemente renovador lo que hay es más de lo mismo. En sus palabras: “La militancia socialista está huérfana de líderes con mando en el partido, mientras que la ciudadanía está a la espera de políticos con ideas y capacidad de sacarnos de esta crisis. El PSOE de Andalucía ha demostrado lo primero, está por ver si puede ofrecer lo segundo, yo espero que sea así. Sin embargo, por ahora, el entusiasmo de los dirigentes socialistas tras la Conferencia Política y el Congreso del PSOE-A no es compartido por la sociedad porque ésta ya no se conforma con discursos, quiere ver actitudes coherentes con las palabras y resultados”. Si no hay nuevos sobresaltos, las primarias del PSOE podrían celebrarse después del verano de 2014, salvo en el caso de que unos hipotéticos resultados catastróficos del partido en las europeas del 25 de mayo hiciesen imperativo un adelanto sustancial del calendario. Es un acuerdo de la Conferencia Política que el Comité Federal, en enero, debería ratificar. Este confirmará la fecha para el otoño de 2014. Será entonces, si no antes, cuando se vea hasta dónde llega el efecto real de la irrupción triunfal de Susana Díaz y hasta dónde el anhelo modesto pero perseverante de esta plataforma de las bases socialistas. Sobre la situación de Quero como militante, los estatutos del partido no hablan expresamente de expiración de plazos de procedimientos sancionadores, por lo que se está a lo que establece el derecho administrativo en la materia, y en virtud del cual se entiende que un expediente de este tipo ha caducado si no se resuelve en el plazo de seis meses, tiempo que se cumplió el pasado día 13 de este mes. En aquel momento, y ante el mutismo de su formación, el interesado emitía una nota al respecto en la que afirmaba lo siguiente: “La dirección del PSOE no puede actuar al margen del estado de derecho prolongando arbitrariamente la privación de un derecho fundamental. La Ejecutiva Federal sabe fehacientemente que las imputaciones no tienen fundamento puesto que mi gestión en el PSOE Europa fue aprobada por unanimidad por los órganos fiscalizadores del partido, por eso el expediente no ha prosperado. A pesar del mismo, no he dejado de pagar mi cuota ni de participar activamente en la vida del partido. La Ejecutiva Federal ha agotado los plazos legales, por lo que me considero militante de pleno derecho, incluida la posibilidad de tomar parte en los procesos internos del partido.”

  • 1