sábado, 23 febrero 2019
10:21
, última actualización
Economía

BBK presume de beneficios en vísperas de absorber Cajasur

La caja de ahorros vasca destaca la fortaleza y la reducción de su tasa de morosidad

el 22 jul 2010 / 20:19 h.

La nueva dueña de Cajasur, Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK), ganó en el primer semestre del año 185,9 millones de euros, un 0,20% más que en el mismo periodo de 2009. Justo en la víspera de que se publiquen las pruebas de solvencia de la banca y en medio de una bajada generalizada del beneficio de las cajas, la entidad vizcaína presumió ayer de sus resultados y de su fortaleza.

Al entrar en el detalle del negocio, cabe resaltar que el beneficio neto creció no por la actividad financiera típica -el margen de intereses retrocedió un 27,3% y un 13,5% lo hizo el bruto- como por conceptos tales como las plusvalías -que no se detallan- y las menores dotaciones a provisiones (el colchón anticrisis para hacer frente a la mora). Eso sí, la BBK, hizo gala de su estrategia de productividad y eficiencia al recortar los gastos administrativos y de personal en un 4,7% semestral.

El volumen de negocio de la entidad vizcaína se incrementó el 2,7%, hasta los 48.214 millones de euros. Un 4,6% crecieron los depósitos, pese a recalcar que la caja no ha entrado en la guerra del pasivo -es decir, no ha lanzado ofertas agresivas-, mientras que la inversión crediticia registró una subida del 5,90% en los clientes individuales y el 3,4% en la división de empresas, "fundamentalmente en las pymes".

De hecho, el crédito incluso se apuntó alzas en las hipotecas, un 13,6% en el semestre, con un "importante repunte en junio", justo la víspera del incremento del IVA, que animó las ventas previas de viviendas para esquivar la carga tributaria adicional que en julio ha comenzado a aplicarse. "Nuestros clientes valoran una gama de productos hipotecarios flexible, sin suelos y con la posibilidad de establecer un techo que limite por arriba la cuota mensual", indicó la entidad vasca.

Por primera vez en más de un año, su tasa de morosidad se redujo para quedar en el 2,57% -de cada cien euros en créditos, 2,57 no se recuperan o son de difícil retorno-, mientras que la cobertura se situó en el 104,3% -posee capacidad para afrontar el doble de la mora con sus provisiones disponibles-.

Por otra parte, la agencia de medición de riesgos Fitch, al igual que hizo ayer Moody's, situó ayer a la caja de ahorros vasca en perspectiva negativa ante una posible "rebaja" de la calificación de su deuda a largo plazo tras la adjudicación de la andaluza intervenida Cajasur. El motivo: los riesgos que entraña esta integración por la debilidad financiera de la cordobesa y su tamaño. No obstante, Fitch destaca que esa operación es factible.

Mientras, a Cajasur la agencia le dejó la misma nota, con la posibilidad de revisarla al alza gracias al respaldo que le confiere la BBK, que tiene la calificación más alta de las buenas, A+.

Ya en el ámbito institucional, Mario Fernández, presidente de la vasca, se reunirá el lunes en Sevilla con el consejero andaluz de Economía, Antonio Ávila, y después con el jefe del Gobierno regional, José Antonio Griñán.

  • 1